El azor: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández · 1 octubre, 2018
El aspecto más destacable del azor es su capacidad para cazar a sus presas al vuelo en la espesura de densos bosques

El azór común (Accipiter gentilis) es una de las aves rapaces más interesantes de nuestra fauna ibérica. Este animal se puede encontrar en gran parte de Eurasia y Estados Unidos, y es conocido por sus grandes dotes volando entre los bosques.

Características del azor común

De tamaño medio, este ave es ligeramente menor que el busardo ratoneroSu envergadura sobrepasa el metro de longitud en las hembras, ya que los machos son ligeramente más pequeños.

El azor adulto tiene una coloración parda, aunque se caracteriza por un pecho blanquecino con bandas negras, de forma similar al gavilán o al cuco, con el cual muchas de sus presas le confunden, lo que supone una ventaja para este. Es importante señalar que tiene dos manchas blancas por encima de sus ojos, que son amarillos, aunque con la edad se tornan rojos.

Hábitat del azor común

El azor común es conocido porque, a diferencia de otras rapaces cuya especialidad es el planeo en grandes valles, es capaz de cazar en la espesura. Posee unas alas cortas de extremos redondeados y una larga cola que actúa como timón para poder virar.

Azor: hábitat

Es por ello que puede encontrarse en bosques densos, y son escasas las ocasiones en las que sale a campo abierto. Vive en todo el hemisferio norte, principalmente en bosques de altura media donde exista abundancia de roedores y pequeñas aves, sus principales presas.

Este habito alimenticio le ha dado bastante protagonismo en cetrería a lo largo de la historia. Dentro de esta práctica también se la considera un ave de complicado manejo, y no se recomienda a principiantes, los cuales suelen optar por el águila de Harris.

Comportamiento del azor

El azor construye sus nidos en los árboles, donde pone de uno a cinco huevos, incubados por la hembra durante más de un mes. Tras su nacimiento, los polluelos realizan su primer vuelo al mes y medio. Sin embargo, rara vez consigue el azor sacar más de dos crías en cada puesta debido a las enormes demandas de carne por su parte durante la crianza.

Azor: comportamiento

El azor suele cazar muchos tipos de aves, como perdices, palomas o cuervos. También es capaz de cazar liebres, ardillas o ratones, además de reptiles. Este pájaro caza al acecho y es raro avistarlo, tanto por su patrón de camuflaje como por su predilección por los lugares apartados.

Desde un oteadero el ave vigila y localiza a sus presas, sobre las que vuela con extremada rapidez mientras calcula su trayectoria. Este depredador atrapa a otras aves al vuelo y tiene una gran fuerza en las garras, lo que hace que suelan matar a sus presas de forma instantánea con la mera presión. Normalmente, consumen toda su presa en el sitio en el que la han capturado.

Al igual que otras aves rapaces, el azor es esencial para las cadenas tróficas de nuestros bosques. Este controla las poblaciones de roedores, por lo que es muy sensible a los controles de plagas realizados por el hombre, y que por otro lado son innecesarios en su presencia.

Squires, J. R., & Reynolds, R. T. (1997). Northern goshawk (Accipiter gentilis). In: Poole, A.; Gill, F., eds. The Birds of North America, No. 298. Washington, DC: The Academy of Natural Sciences Philadelphia, PA; The American Ornithologists’ Union. p. 1-31., 1-31.