Dogo Argentino: características, comportamiento y cuidados

Laura Huelin · 31 octubre, 2018
Seguro que si has visto un Dogo Argentino, te has quedado impresionado por su apariencia física. Te contamos todo sobre el origen y comportamiento de este perro tan imponente.

El Dogo Argentino fue creado para la caza de presas grandes, pero a pesar de su aspecto y tamaño, su carácter es dulce y afectuoso. Te invitamos a conocer mejor a este gran perro:

Historia del Dogo Argentino

El Dogo Argentino es una de las dos razas de perro propias de Argentina que todavía existen. Conocemos exactamente cómo y por qué se creó esta raza, ya que cuando se acometió este trabajo se dejó registro de las razas empleadas y su propósito.

A principios del siglo XX se necesitaba en Argentina un perro de caza que pudiese abatir algunas de las presas más grandes habituales en el país, como el jabalí o el puma. Se necesitaba un perro grande y fuerte, pero también debía ser valiente y tenaz.

Así, se hizo una cuidada mezcla de razas: se usaron el Perro de pelea cordobés, (hoy extinto) para darle un cuerpo grande y fuerte, el Alano Español y el Mastín Español, para darle instinto de caza y de protección, además de mayor fuerza física.

Así mismo, más tarde se introdujeron cruces con Bull Terrier y Mastín del Pirineo: otras razas caracterizadas por tener una mandíbula poderosa y un marcado instinto de caza de presas grandes. Durante las primeras generaciones se demostró que eran imbatibles en las peleas con otros perros. Por fortuna, poco después se prohibieron estas prácticas y pasó a dedicarse únicamente a la caza.

Perro dogo argentino.

Para mejorar su olfato se introdujeron algunos cruces con pointers. En apenas una generación ya tenían formada una nueva raza que cumplía con todos los requisitos que le pedían. Hacia finales de la década de 1940 se estableció y se decidió continuar esta raza tal y como la conocemos hoy.

Características del Dogo Argentino

A primera vista, el Dogo Argentino llama la atención por su musculoso cuerpo y el color blanco de su perro. Efectivamente, es un perro de gran tamaño, ya que los adultos pesan entre 40 y 45 kilogramos y alcanzan una altura de 60 a 68 centímetros hasta la cruz.

A pesar de ser tan grande y de su apariencia robusta y pesada, el Dogo Argentino es un perro ágil y enérgico. Tiene la cabeza de proporciones cuadradas, en las que el morro debe tener el mismo largo que el cráneo. Las orejas son de inserción alta, y tristemente por tradición se le han cortado. Unas orejas sin cortar tienen la punta redondeada y le caen a los lados de la cabeza.

Desde las primeras generaciones del Dogo Argentino se tuvo mucho cuidado en seleccionar solo ejemplares que fuesen de color blanco: es el único color que puede aparecer en la raza. De esta manera, es muy fácil distinguir al perro en las batidas de caza y se evita dispararlo o confundirlo con una presa por error.

Comportamiento del Dogo Argentino

El Dogo Argentino es un cazador fiero y valiente. No duda en enfrentarse y luchar con presas tan grandes y fuertes como los jabalíes. Es tenaz y perseguirá a sus presas el tiempo y la distancia que haga falta, esperando el mejor momento para atacar.

Sin embargo, y es algo que se ha cuidado mucho desde las primeras generaciones de Dogo Argentino, son extremadamente gentiles y amigables con los humanos. Son cariñosos y son grandes perros de familia, protectores de sus miembros y su casa.

Son perros silenciosos que no suelen ladrar, y tranquilos a pesar de su fuerza física. El Dogo Argentino no necesita hacer más ejercicio diario que tres paseos de calidad, aunque de vez en cuando estará encantado de dar largos paseos por el monte que le permitan seguir rastros y caminar a sus anchas.

Ya que parte de su genética la deben a los mastines, son perros sociables y afectuosos con otros animales; tanto domésticos como de granja. En líneas generales también se llevan bien con otros perros, aunque estos pueden asustarse por su expresión decidida y su fuerza física durante los juegos.

Cuidados del Dogo Argentino

La mayor parte de los cuidados del Dogo Argentino están dedicados a su educación y bienestar mental: como es un perro considerado PPP, mucha gente le tiene miedo y se comporta de manera especial con él cuando se lo cruzan en la calle.

Dogo Argentino en el campo.

Una educación normal en positivo es más que suficiente para enseñar a este perro las normas sociales necesarias para vivir entre humanos. Sin embargo, el miedo de los propietarios o de sus allegados suelen llevarlos a usar collares de adiestramiento u otros métodos dañinos que pueden provocar problemas de comportamiento.

En cuanto a salud, debido a su tamaño suelen ser propensos a sufrir displasia de cadera. Además, y como ocurre con otras razas de color blanco, tienen cierta tendencia a ser sordos. También se ha observado que tienen una piel delicada tendente a desarrollar problemas.

Estas y otras cuestiones de salud deben ser revisadas y evaluadas por un veterinario. El Dogo Argentino es un perro con un umbral de dolor muy alto que puede esconder con facilidad su malestar: es necesario hacerle revisiones de salud a menudo para asegurarnos de que está completamente sano.

Este perro nació como una raza de caza y de pelea, pero su carácter cariñoso y leal lo ha llevado a ser un perro casero y sociable que vive sin problemas en los entornos urbanos. No hay que dejarse engañar por ese aspecto rudo: son perros dulces y amigables.