Peleas de perros, un maltrato criminal

Alba Muñiz · 2 mayo, 2016

Entre las múltiples formas de maltrato que las personas ejercen sobre los animales, las peleas de perros pueden considerarse una de las más perversas. Es un combo en el que se mezclan las apuestas clandestinas, la marginalidad y el montado de un espectáculo que atrae a cierta gente y que, si bien es considerado delito en buena parte del mundo, no da signos de estar en retroceso.

Denuncian un torneo clandestino de peleas de perros en Aguascalientes, México

peleas de perros

El tema de las peleas de perros volvió a ser noticia en estos días, con motivo de la celebración de la Feria Nacional de San Marcos, en México, país que lamentablemente está entre los más mencionados cuando se habla de maltrato animal. Afortunadamente, en los últimos tiempos se está intentando revertir esta situación con diversas iniciativas.

Pero todo parece indicar que, desde 2014, en paralelo a la realización de este famoso evento -que tiene lugar en Aguascalientes – se organiza un torneo internacional clandestino de peleas de perros.

Es que en esta ciudad, a pesar de estar tipificado como delito el maltrato, las riñas de canes son moneda corriente, tanto a nivel de apuestas como por el solo hecho de medir fuerzas entre oponentes o contemplar como dos perros se destrozan. Así lo denuncian diversos personas que defienden los derechos de los animales.

Estos encuentros suelen desarrollarse en baldíos de las zonas más conflictivas de Aguascalientes y atraen a gran número de asistentes, incluidos menores de edad. Las convocatorias se realizan simplemente “haciendo correr la voz” entre los concurrentes habituales.

Las peleas de perros, además de ser una forma de maltrato atroz hacia los animales, también son un gran negocio para organizaciones mafiosas. Incluso se llegan a desarrollar torneos internacionales, como el que se denuncia en Aguascalientes, México, y que se lleva a cabo en paralelo a la Feria Nacional de San Marcos.

Riñas de canes, otro gran negocio para las organizaciones mafiosas

Pero las peleas también se organizan a un nivel, podría definirse, profesional. Allí se apuestan grandes sumas de dinero y existe detrás una organización mafiosa que realiza otros negocios ilegales relacionados con, por ejemplo:

  • La prostitución
  • El tráfico de drogas
  • La pornografía infantil

Por todo esto, no resulta extraño que Aguascalientes también sea el lugar ideal para desarrollar un encuentro internacional de estas características. Es que, además, según los especialistas, algunos vacíos legales en la legislación mexicana deja el camino abierto para que se produzcan estos actos ilícitos.

Petición para terminar con las peleas de perros

La información sobre esta convención internacional de peleas de perros, comenzó a tener eco a través de una petición en Change.org. Allí se solicita a las autoridades locales y estatales que:

  • Investiguen el hecho
  • Cancelen su realización
  • Castiguen a organizadores y participantes

La convocatoria a esta convención clandestina parece realizarse a través de mensajes cifrados y los participantes de distintos lugares del mundo -sobre todo de EE. UU., España y Brasil-, suelen utilizar diversos sitios de internet para comunicarse entre entre sí.

Y si bien las autoridades indicaron que no han podido dar con organizadores para evitar su realización, es un hecho que se viene haciendo paralelamente a la Feria de San Marcos. Así se aprovecha la distracción que genera este evento, al que concurren gran cantidad de personas entre locales y turistas y que tiene, entre sus principales atractivos, las corridas de toros.

Un maltrato criminal

Autor: Mekanoide
Autor: Mekanoide

Los padecimientos a los que son sometidos los perros antes, durante y después de una pelea son atroces y no viene al caso entrar en detalles en esta nota.

Bastará con decir que los que maltratan así a estas inocentes criaturas son considerados criminales en buena parte del mundo pero, a pesar de ello, siguen realizando su negocio -a pequeña o gran escala- organizando este tipo de encuentros clandestinos.

También será tema de otra nota analizar qué pasa por la mente de estos seres que encuentran gratificación en presenciar o participar con sus animales en este tipo de actividades, más o menos legales o consentidas, se trate de canes, gallos o toros.