¿Cómo diagnosticar sordera en perros?

Francisco María García · 26 diciembre, 2017
Esta patología puede ser congénita, o puede producirse por infecciones o traumatismos

¿Tu perro no hace caso cuando lo llamas? ¿Últimamente no obedece tus órdenes? Posiblemente tiene problemas para escucharte, y es que la sordera también es un problema que afecta a nuestras mascotas. Es importante estar atentos a los síntomas que permitan diagnosticar sordera en perros.

Esta patología puede ser congénita, o puede producirse por infecciones o traumatismos. La edad también es un factor importante; a medida que envejece nuestra mascota puede ir perdiendo el sentido de la audición.

Conductas que podemos observar en casa para diagnosticar sordera en perros

La mayoría de las veces los problemas de audición en perros pueden pasar desapercibidos. A menos que la falta de audición sea absoluta, será difícil darnos cuenta de la situación. Algo que podemos hacer en casa para saber si nuestro perro presenta problemas de audición es una prueba de atención.

Prueba para captar la atención de tu mascota

Sin que el perro esté mirando, podemos provocar un ruido. Trataremos de que sea un sonido que solo pueda percibir con sus oídos; nada que provoque movimiento del aire o vibraciones. Sonar las llaves o subir el volumen de la radio o la televisión serviría… Si el can no reacciona debemos ponernos en alerta.

También podemos esperar a que esté dormido y comenzar a llamarlo en voz baja, para ir poco a poco subiendo el volumen de la voz. Si tiene algún grado de pérdida de audición responderá en algún nivel de volumen; si no responde, debemos sospechar que puede estar sordo.

Perro sordo

Cuando el perro escucha por un solo oído, puede que responda de manera confusa, sin determinar bien la dirección del sonido. En todo caso, al tener alguna sospecha en relación a la audición de nuestra mascota, es necesario acudir al veterinario.

Técnicas utilizadas para diagnosticar sordera en perros

En casa podemos comprobar las sospechas de que nuestro perro está perdiendo audición. Sin embargo, es el veterinario quien tendrá las herramientas para diagnosticar sordera en perros.

Para ello, generalmente utilizan el test BAER o de potenciales evocados auditivos, con el que se evalúa la actividad en el cerebro del perro como respuesta a una serie de sonidos.

El test consiste en la conexión de electrodos en la cabeza y la base de las orejas del animal; se aplican estímulos sonoros en forma de clics y se mide la respuesta cerebral.

También se utilizan métodos como la timpanometría, que evalúa el funcionamiento del tímpano y el oído medio. De igual manera, puede aplicarse la prueba del reflejo acústico, la cual mide la respuesta del oído ante sonidos fuertes.

La prueba de otoemisiones acústicas es una técnica para diagnosticar sordera en el perro. Consiste en estimular las células ciliadas del oído con sonido y evaluar la respuesta.

Con estos métodos puede comprobarse el nivel de sordera del perro: si es total, que el perro no escucha absolutamente nada; si es unilateral, que puede escuchar por un oído; o si tiene cierto nivel de pérdida de audición.

Síntomas de sordera en el perro

Hay algunas señales que pueden ser útiles para saber si nuestro perro tiene problemas en los oídos:

  • Si no se despierta con los ruidos fuertes.
  • Cuando no responde a sonidos con los que generalmente ha reaccionado: timbre de la puerta, llaves que indican la hora del paseo, etc.
  • En caso de que lo llamemos por su nombre, y no acuda o no haga caso a las órdenes habituales. Se trata de señales que percibimos, de que algo no anda bien con los oídos de nuestra mascota.

Sordera en cachorros

En los cachorros se pueden observar conductas que podrían indicarnos que padecen sordera. Un cachorro que muerde fuertemente a otros, puede no estar escuchando y no darse cuenta de que los lastima. Si el pequeño no se despierta, a menos que sea con el movimiento de la madre o de sus hermanitos, también puede indicarnos la posibilidad de sordera.

Perros adiestrados para estar con sordos

Hay que dejar meridianamente claro que un perro con sordera, sea parcial o total, es una mascota completamente normal. No debemos preocuparnos por eso, pues tu compañero será igualmente alegre, juguetón, cariñoso y leal.

Entonces, si vamos a adoptar un cachorro que ha sido diagnosticado con sordera, su crianza no va a ser diferente de la de otros cachorros. Simplemente no escuchará.

Por último, tampoco hay que hacer demasiado caso a mitos o rumores que hemos escuchado siempre, sobre perros malhumorados o agresivos simplemente porque son sordos.