Consejos sobre cortar las orejas a tu perro

Pastor aleman

Un perro requiere de muchos cuidados. Muchas personas optan por cortar las orejas de sus peludos. Esto es algo muy común. Ahora bien, ¿esto es bueno para el animal? Existen muchas controversias en cuanto a este tema. Es necesario analizar muy bien los beneficios y consecuencias de esta acción.

Algunas razas de perros se caracterizan por el particular aspecto de su cabeza. Este aspecto se adquiere al cortar las orejas del animal. Generalmente, estas razas son las más puras y peculiares. Se trata de los Doberman, Gran Danés, y algunas otras. Incluso existen razas pequeñas a las que también se les corta las orejas. Es una práctica muy extendida en la actualidad.

¿Es bueno cortar las orejas a un perro?

Muchos dueños de perros se cuestionan seriamente esta decisión. Hay una gran diversidad de opiniones en este tema, y se ha generado discordia. Incluso algunos países han prohibido por completo el corte de las orejas. El argumento principal es el sufrimiento del animal, y la crueldad hacia este. Sucede lo mismo con la acción de cortar la cola del perro. Son cada vez más los países que prohíben ambas acciones.

Pero, ¿por qué cortar las orejas de un perro? Muchos expertos aseguran que es así como se conserva la personalidad y el carácter natural del animal. Esto ayudaría a conservar la raza, de manera pura. Otros profesionales aseguran que este tipo de prácticas representan un gran peligro. Cortar las orejas y la cola del perro puede ocasionarle tumores. Es un riesgo innecesario para la mascota.

Es importante recordar que, en estas cirugías, no se utiliza anestesia. El animal padece gran dolor durante todo el procedimiento. Además, los perros pueden comunicarse mediante sus colas y orejas. Quitar estas partes podría ocasionar graves problemas de entendimiento y de comunicación.

También está el argumento de que es necesario cortar las orejas a los perros para prevenir posibles infecciones de oído. Quienes defienden esta postura, argumentan que la cirugía es sumamente sencilla. Casi igual que la castración o esterilización. El dolor que experimenta el animal será pasajero.

En algunas ocasiones, las orejas de los perros son demasiado largas. Esto ocasiona una gran molestia en el animal. En estos casos, es más común y entendible la intervención quirúrgica.

¿Qué implica la cirugía?

La intervención suele realizarse en perros de entre 2 y 4 meses de edad. Se procede a adherir la oreja a una superficie dura. Se aplica una inyección, que hace que la oreja pierda vitalidad. A las pocas semanas, se procede a retirar dicha parte.

No hay estudios oficiales que confirmen los beneficios médicos de cortar las orejas del perro. Se trataría solo de un fin estético. Además, el proceso de recuperación puede ser largo. Todo dependerá de la raza del animal. Lo que si se ha confirmado, es que el peludo realmente sufre durante esta intervención.

La anestesia

Algunos especialistas veterinarios optan por aplicar anestesia general al perro. Otros prefieren realizar la intervención de manera natural. Hay casos de canes que han muerto debido a reacciones alérgicas a la anestesia. Como cualquier otra intervención quirúrgica, cortar las orejas del perro también conlleva riesgos.

Algunos supuestos de intervenciones para cortar las orejas del perro han ocasionado un exceso de desangrado. Esto ha sido debido a problemas de circulación, que no se han tenido en cuenta, previo a la cirugía. No queda la menor duda de que el corte de orejas en canes conlleva un gran nivel de riesgo.

En caso de acceder a la intervención, es necesario contar con el respaldo de un buen profesional. Este podrá ofrecer buenas recomendaciones. Incluso dar su opinión, en cuanto la necesidad o no de la operación.

El profesional deberá tener experiencia previa en este tipo de cirugías. Se pueden pedir referencias sobre la clínica veterinaria en la cual nuestro perro se someterá a la intervención.

También es importante dejar bien claro qué tipo de corte se requiere. Si se ha decidido llevar a cabo la intervención, hay que tener en cuenta todos los detalles. Se trata de la salud y la apariencia del animal. Por estas razones es necesario tratar siempre con un buen profesional.

Cada día son más las personas que optan por prescindir de esta intervención en sus mascotas.

Fuente de la imagen principal: Gabriel Garcia Marengo