9 claves de la recuperación del perro tras la operación

Las operaciones quirúrgicas pueden ser un proceso bastante traumático y difícil para el perro, por lo que es fundamental que sus tutores se encuentren a su lado durante todo el proceso.
9 claves de la recuperación del perro tras la operación

Escrito por Alba Muñiz

Última actualización: 13 septiembre, 2022

Ciertas patologías de los perros necesitan una intervención quirúrgica para poder resolverse. Como se puede intuir, este proceso es bastante traumático y difícil para los canes, por lo que se debe ser precavido con los cuidados preoperatorios y postoperatorios.

Si tu peludo fue sometido a una intervención quirúrgica, además de todo tu afecto y atención, requerirá de determinados cuidados especiales. Te contamos cuáles son las claves de la recuperación del perro tras una operación, de acuerdo al grado de complejidad de la misma y de las condiciones físicas de tu mascota.

Primeros pasos tras la operación de tu peludo

perro enfermo

Después de que el susto de la cirugía haya pasado y tu amigo de cuatro patas está autorizado para volver a casa, presta atención a las indicaciones y recomendaciones del veterinario para que la convalecencia de tu peludo trascurra de la mejor manera posible.

Además, no dudes de formularle al profesional todas las consultas que te surjan al respecto, aun cuando parezca que te pones pesado o reiterativo. El cirujano te dará precisas instrucciones sobre:

  • Cómo alimentarlo.
  • Alguna medicación que debas proporcionarle.
  • Cuáles deben ser consideradas cuestiones normales tras una operación y cuáles son las señales de alarma.
  • Cuándo debes llevar al animalito para un control médico.

Asimismo, ten en cuenta que los efectos de la anestesia pueden tardar más de lo previsto en irse. Así que no te asustes si en un primer momento tu peludo se ve como atontado y presenta algunos problemas de estabilidad.



Cuando una mascota debe ser sometida a una cirugía, más allá de su menor o mayor complejidad, nos surgen dudas sobre cómo proceder para contribuir a su pronta mejoría. Te contamos algunas claves para lograr una buena recuperación del perro tras una intervención quirúrgica.

Claves para la recuperación del perro tras una cirugía

Pasadas las primeras horas tras la operación, el restablecimiento del can se irá dando de forma paulatina y, de no mediar algún tipo de complicación, poco a poco irá retomando su actividad habitual. Entre los temas que debes tener en cuenta para que la recuperación del perro sea exitosa, considera:

1. Acondicionar su espacio habitual de descanso

Esto con el objetivo de que pueda estar tranquilo y cómodo durante su convalecencia. De preferencia, acerca sus recipientes de comida y de agua para que no tenga que desplazarse demasiado. Ten en cuenta que cualquier movimiento drástico podría abrir la herida, así que acondiciona todo su espacio para que esto no suceda.

2. Extremar las medidas de higiene

La herida que se provoca por la cirugía es susceptible de infectarse si no se tiene cuidado. Por ello, lo mejor es extremar las medidas de higiene para evitar que el perro entre en contacto con objetos sucios. Esto significa lavar con mayor frecuencia su cama y todo el entorno con el que interactúa. Asimismo, procura mantener una ventilación adecuada del lugar.

3. Explicarle debidamente a los niños de la casa la situación que está atravesando su amigo de cuatro patas

Los niños de hogar están acostumbrados a jugar y correr con sus amigos peludos, pero después de una operación, estas actividades están completamente prohibidas. Claro está, el perro no es consciente de esto e intentará jugar como siempre, por lo que es mejor explicarle a los pequeños la situación para lograr que tengan cuidado.

4. No forzar al animal a realizar largos paseos

Dentro de las recomendaciones postoperatorias se recomienda fomentar que la mascota realice ejercicio. Sin embargo, esta actividad no debe ser excesiva ni extenuante. En un principio, sácalo solo para que haga sus necesidades y siempre con correa para evitar cualquier imprevisto que pueda descontrolar la situación. Después, conforme lo indique el veterinario, comienza a introducir ejercicios leves.

5. Evitar ambientes estresantes

Posterior a la operación, lo que más necesita un can es un sitio en donde se sienta tranquilo y pueda descansar. Esto le permitirá a su cuerpo fomentar la reparación de tejidos y recobrar su estado físico. Si no se cumple con ello, su salud se podría ver afectada, lo que alargaría aún más su recuperación.

6. Mantén un contacto estrecho con tu veterinario

A pesar de que se encuentre en casa, es importante informar al profesional a cargo cómo va el proceso de recuperación. No olvides mencionarle cualquier signo o comportamiento extraño que detectes, pues podría ser esencial para detectar complicaciones graves.

7. Vigilar que no deje de beber y comer y que haga sus necesidades normalmente

La nutrición y la hidratación es crucial para la recuperación total del perro, pues de estos factores depende la reparación natural del organismo. Por ello, se debe vigilar bien que la mascota no deje de comer ni beber agua, pues no solo retrasará su recuperación, sino que también pone en peligro su vida.

8. No olvidarse de darle los remedios indicados por el veterinario

En el momento que el can regrese a casa después de la operación, es esencial seguir bien las indicaciones del veterinario, tanto para los medicamentos como para las curaciones que necesite. Recuerda respetar la dosis y la hora de administración, ya que esto será fundamental para su efectividad. Ten en cuenta que la mayoría de estos fármacos servirán para reducir su dolor (analgésicos), así que no olvides dárselos.

Además, evita poner remedios caseros que no haya recomendado el veterinario, puesto que podrían perjudicar la salud y la evolución de la mascota. Cualquier duda sobre los medicamentos o sobre las curaciones, consúltalas primero con el profesional a cargo. Nunca autorrecetes ni des suplementos adicionales sin antes platicarlo con el veterinario.

9. Controlar minuciosamente la evolución de la herida

La herida de la operación es un canal de acceso para diversos patógenos, de manera que se debe ser bastante cuidadoso con su evolución. En cuanto detectes algún olor, color o secreción que sea extraña, acude de inmediato con el veterinario para descartar cualquier complicación.

Cabe aclarar que los tutores jamás deben de quitar los puntos de sutura por su cuenta, ya que podrían lesionar más al can o empeorar su herida.

Precisiones sobre el cuidado de la herida en una mascota operada

Es de vital importancia para la recuperación del peludo que no se muerda o se rasque la herida que está en pleno proceso de cicatrización. En algunos casos quizá sea recomendable que por un tiempo le coloques al animalito un collar isabelino. Si tienes otras mascotas en la casa, controla también que no lo laman o jueguen de manera brusca con el convaleciente.

Además, recurre al veterinario de forma urgente si notas que la zona de la incisión se pone caliente o presenta:

  • Moretones.
  • Enrojecimiento.
  • Hinchazón.
  • Olor.
  • Secreción.
  • Dolor.

Opciones de rehabilitación en caso de operaciones complejas

perro enfermo

En caso de cirugías complejas, en las que el animal puede llegar a perder mucha masa muscular, se debe recurrir a sesiones de fisioterapia o a algún otro tipo de rehabilitación para una mejor y más rápida recuperación del perro. El veterinario sabrá indicarte con atino las mejores opciones.



Con estas técnicas -láser, ultrasonido, hidroterapia, etc.- se busca que el can:

  • Mitigue el dolor.
  • Disminuya la inflamación.
  • Reduzca la atrofia de músculos, tendones, cartílagos y ligamentos.
  • Recupere su movilidad.

Prepárate para los resultados de la operación

Es necesario tener en cuenta que no todas las operaciones permiten una recuperación al 100 %. Esto significa que en algunos casos los canes tendrán que lidiar con diversas secuelas, las cuales podrían limitar su movilidad o sus capacidades para hacer las cosas. Por esta razón, es importante que te prepares con antelación y comiences a realizar los cambios pertinentes en el hogar para la nueva vida del perro.

También es crucial hacerle entender estos cambios a tu can desde que se encuentra en la fase de rehabilitación. Recuerda que no es consciente de la gravedad de su herida y no siempre mide la magnitud de sus acciones, así que tendrás que ser muy paciente mientras se acopla a su situación.

Es cierto que este panorama no suele ser fácil para la familia ni para el perro, pero una cosa es segura, continua con vida y aún le queda mucho por ofrecerle a los seres que ama. Cuídalo y dale la oportunidad para seguir por más tiempo a tu lado, ten por seguro que te lo recompensará.

Más allá de los cuidados y tratamientos, no olvides que el amor expresado con palabras y caricias y tu presencia constante, son también claves principales para que tu amigo peludo logre superar con éxito una intervención quirúrgica.

Te podría interesar...
Perrita es abandonada posterior a su operación para no pagar la cuenta
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perrita es abandonada posterior a su operación para no pagar la cuenta

La historia de esta perrita es un caso de abandono que te pueden sorprender, debido a lo increíble e imposible que parece ser.