¿Puede mi perro dormir en la cama?

Yamila · 4 octubre, 2019
¿Crees que es malo dormir con tu perro en la cama? ¡Te lo contamos!

¿Eres de esos tutores que adoran dormir con su perro en la cama o, por el contrario, prefieres no hacerlo? Esta es la única pregunta que deberías plantearte si quieres o no, dormir junto a tu mascota.

Si es bueno o malo dormir con el perro en la cama, solo tú, como su tutor, puedes decidirlo. En este artículo desmitificaremos algunas creencias negativas sobre este tema, sin dejar de lado materias tan importantes como la salud de ambos, can y humano.

¿Los perros pueden dormir en la cama?

Los perros son animales que viven en grupos familiares, ya sea con otros perros o con humanos, incluso, también con gatos o aves. Los canes necesitan crear y mantener un vínculo fuerte con sus compañeros vitales para estar emocionalmente sanos.

Cuando son pequeños, sobre todo tras el destete, los perros necesitan un contacto casi continuo para desarrollarse emocionalmente de forma correcta. Si un cachorro llora, no debemos ignorarlo, ya que si estuviera con otros perros, estos no lo abandonarían.

Si decides que tu perro puede dormir en la cama, fomentarás tu vínculo con él. Por el contrario, si no lo haces, no pasará nada, ya que siempre puedes positivar su lugar de descanso. Aunque es preferible que sea en la misma habitación donde tú duermes.

Pros y contras de dormir con un perro

Ante el planteamiento de dormir o no con tu mascota, siempre debes analizar cuáles son los beneficios y cómo pueden perjudicaros. Lo que no se puede hacer es, permitir al can subir a veces a la cama y, en otras ocasiones, negárselo. Tal hecho, confundiría al animal y deterioraría su autonomía.

Problemas para la salud

Si padeces alergias ambientales, como por ejemplo a los ácaros, no es aconsejable meter a tu mascota en la cama. Esto podría empeorar tu estado de salud. Los perros, aunque mantengamos un perfecto protocolo de higiene, cargan en su pelaje ácaros y polvo que podrían ensuciar la cama. Bañarlos más a menudo no es la solución, ya que no es bueno para su salud.

No obstante, siempre puedes poner su camita cerca de la tuya, para poder alcanzarlo con el brazo si ambos lo necesitáis.

Desajustes en el sueño

En este punto, nos encontramos antes dos premisas. En primer lugar, si tienes problemas para conciliar el sueño, dormir con una mascota puede no ser lo mejor. Los perros, al igual que nosotros, tienen sueños y pesadillas y, a veces, pueden moverse o en exceso o hacer ruidos. Si esto ocurre, puede despertarnos y deteriorar la calidad de nuestro sueño.

Perro en su cama

Por el contrario, tumbarnos junto a nuestro perro tras un día estresante, con su respiración tranquila y pausada, podría provocar un aumento de ciertas hormonas y neurorreceptores que nos facilitaría la inducción del sueño. Así, el problema de insomnio, podría mejorar.

Permitir a tu perro dormir en la cama, no le provocará problemas de conducta

A pesar de lo que algunos programas de televisión nos hayan hecho creer, permitir a tu perro dormir en la cama, subirse a ella o al sofá, no conlleva el desarrollo de ningún problema de conducta.

Si un perro se sube a un mueble, no es porque pretenda dominarte. De hecho, la dominancia es intraespecífica, por lo que un perro solo intentará dominar a otro perro, nunca a un humano. Además, la dominancia existe para evitar conflictos y mantener la estabilidad del grupo, no para destruirla. Asimismo, solo se da ante recursos, como la comida.

Que nuestro perro quiera dormir con nosotros significa que está a gusto con nuestro contacto, que nos quiere y desea estar cerca. Si, ante esta situación, un perro intenta morder, gruñe o tiene una actitud negativa, debemos acudir a un educador, que no eduque mediante el método alpha-roll, ni ningún otro por el estilo, ya que va en contra del bienestar animal.

  • Dotson, M. J., & Hyatt, E. M. (2008). Understanding dog–human companionship. Journal of Business Research, 61(5), 457-466.
  • McCONNELL, P. B. (2006). Al otro extremo de la correa.
  • Rooney, N. J., Bradshaw, J. W., & Robinson, I. H. (2000). A comparison of dog–dog and dog–human play behaviour. Applied Animal Behaviour Science, 66(3), 235-248.
  • Rugaas, T., & Ramos, B. P. (2005). El lenguaje de los perros: las señales de calma. Kns ediciones.