9 cuidados necesarios en el embarazo y lactancia en perros

27 Agosto, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Tanto el embarazo como la lactancia de los cachorros son dos fases muy importantes ya sea para los propios animales como para sus dueños

El embarazo y la lactancia en los perros son fases muy importantes de la vida de los canes. Por lo tanto, estar informado es fundamental para mantener la salud de nuestras mascotas. A continuación, se muestran una serie de consejos que podrían seguirse a la hora de enfrentarse a estas etapas.

El embarazo en perros

El período de gestación de una perra suele durar aproximadamente nueve semanas. Se aconseja que el proceso de gestación sea guiado por un especialista, ya que según avance el embarazo, será necesario incorporar pasos a la rutina.

Modificación de la alimentación

El aumento de peso no se apreciará hasta la quinta o sexta semana de embarazo. Será a partir de ese momento cuando se modificará la alimentación, para que los cachorros reciban los nutrientes necesarios.

Por este motivo, se incrementará la ingesta de comida progresivamente, desde la quinta semana hasta la novena. En ese momento, la ración será de un tercio más de lo habitual.

De igual forma, el estado físico previo al embarazo o si padece algún tipo de enfermedad son limitaciones a la hora de cambiar la alimentación. Por lo cual, han de seguirse las recomendaciones dadas por el veterinario.

Mantener la hidratación

Es imprescindible que la hembra se mantenga hidratada y beba agua frecuentemente. Por lo tanto, ha de tener siempre disponible agua limpia y fresca.

Además, si el tipo de alimentación que se le da es comida seca, es fundamental que tenga una fuente de agua accesible, sobre todo en las últimas semanas de gestación.

Ejercicio

Es conveniente que la hembra realice ejercicio suave a lo largo del embarazo. Por ello, se aconseja mantener los paseos diarios, aunque se debe reducir el tiempo y distancia de paseo.

Comodidad ante todo

Cuando se aproxima la fecha del parto, se suele preparar un rincón con mantas o toallas en una caja de cartón llamado ‘nido’. Allí la hembra podrá dar a luz tranquilamente. El objetivo del nido es asegurar que la hembra se encuentre cómoda y se sienta segura.

La lactancia en perros

Los cachorros recién nacidos no han terminado su desarrollo y solo son capaces de realizar unas pocas funciones de manera adecuada. Por ello, necesitan cuidados especiales y una dedicación intensa.

Lactancia en perros

Han de tenerse en cuenta los siguientes pasos:

Mantener regulada su temperatura

Los cachorros no son capaces de regular correctamente su temperatura corporal. Esto puede acarrear serias consecuencias para su salud.

Por ello, se ha de mantener al cachorro en una temperatura estable. Evitar temperaturas bajas, ya que el cachorro disminuye su actividad digestiva y su reflejo de succión puede desaparecer.

La temperatura ideal es mayor a 34 ºC, ya que podrá succionar y digerir correctamente la leche. Si se encuentra entre los 32 ºC y 34 ºC, solo podrá succionar, no digerir. Por este motivo, conviene calentar al cachorro hasta los 34 ºC antes de darle el alimento.

Mantenerlos hidratados

Los cachorros están formados por un 82 % de agua y pierden una cantidad importante de agua y de calor. Por esa razón, conviene mantener a los cachorros en un ambiente con un 60 % de humedad –si baja de este nivel, puede deshidratarse y, si sube, se incrementa el riesgo de crecimiento bacteriano– y darles numerosas tomas diarias.

Controlar el alimento que se administra

Los neonatos no regulan por completo los niveles de glucosa. Para asegurar una correcta alimentación y controlar la glucemia, se aconseja que los cachorros sean alimentados de manera frecuente y con unas proporciones concretas de nutrientes.

Sistema inmune inmaduro

Los cachorros requieren el calostro para poder recibir los anticuerpos de la madre, ya que no son transmitidos por la placenta; su sistema inmune aún no ha madurado.

Para evitar problemas de salud, la higiene ha de ser correcta, para lo cual hay que mantener al cachorro en un ambiente limpio y desinfectado, y administrarle lo antes posible el calostro.

Asimismo, cabe señalar que su sistema digestivo no es funcional. Y es que son incapaces de digerir el almidón y tampoco pueden defecar como lo harían los adultos.

¿Qué tipo de leche ha de tomar?

Desde el momento en el que nace hasta la fase del destete, el cachorro solo se alimentará de leche. No obstante, no todos los tipos de leche son asimiladas adecuadamente por el cachorro.

Leche maternizada para cachorros

Nunca ha de ofrecerse a los cachorros leche de vaca. La composición de la leche de vaca y la de perra es diferente, lo que podría provocar en el cachorro problemas intestinales por el alto de contenido en lactosa, así como trastornos del crecimiento al no tener el contenido de nutrientes necesario.

Si por cualquier razón el cachorro no puede tomar leche de la madre, hay diferentes propuestas en el mercado. Puede encontrarse la leche maternizada, que ha de cubrir las necesidades nutricionales y proteger su sistema digestivo. Por otra parte, suele darse un suplemento de DHA, un ácido graso presente en la leche de la perra, así como en la retina y cerebro de los cachorros.

Conclusión sobre el embarazo y lactancia en perros

Es conveniente reiterar que todos estos consejos son orientativos y que cada caso de embarazo y lactancia en perros tiene sus propias características, que han de comentarse con un veterinario.