Diferencias entre hámster y cobayo

Para algunas personas, distinguir a un hámster de un cobayo no es una tarea sencilla. Por ello, os invitamos a conocer todas las características que permiten diferenciar a un roedor del otro.
Diferencias entre hámster y cobayo
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 25 agosto, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 25 agosto, 2021

Última actualización: 25 agosto, 2021

Conocer las diferencias entre hámster y cobayo no solo es ideal a nivel informativo. Aprender a distinguirlos es más bien esencial para aquellas personas que estén pensando en adoptar a un pequeño roedor como mascota, ya que ambos tienen requerimientos y conductas diferentes.

Cada vez son más familias las que optan por un animal de compañía diferente al perro o gato y entre las alternativas favoritas están estos animales. Conozcámoslos un poco mejor citando aquellas diferencias entre ambos pequeños mamíferos.

Introducción sobre el hámster y el cobayo

Los cobayos son conocidos por muchos nombres a lo largo y ancho del mundo: cobayas, cuys, cuyos, guinea pigs y conejillos de Indias son los más comunes. Existe una gran variedad de ellos y la mayoría de las veces se les clasifica por su manto. Los hay de pelo largo (como la cobaya sheltie o la peruviana), de pelo corto (como la cobaya americana) o sin pelo, como la skinny.

Por su parte, los hámsteres pertenecen a una subfamilia de roedores en la que hay unas 19 especies diferentes. Una particularidad común a todos ellos es que poseen unas bolsas expansibles en los carrillos conocidas como abazones. Estas les sirven para almacenar o transportar alimentos.

Diferencias entre hámster y cobayo

Para empezar, se expondrá un dato común: ambos animales son considerados excelentes mascotas. Esto es así porque su reducido tamaño les permite no necesitar grandes espacios para vivir, por lo que se adaptan a cualquier vivienda.

Además, en general su mantenimiento no es excesivamente caro ni complicado. Por estos motivos, son una elección muy correcta en caso de elegir una primera mascota para las familias con niños. Gracias a la presencia de un animal en sus vidas, los infantes aprenderán sobre la responsabilidad de cuidar de un ser vivo.

Explicado esto, a continuación se expondrán las diferencias entre hámster y cobayo en base a diversas consideraciones. Son más de las que en un principio podría parecer.

Clasificación taxonómica

Al hablar del hámster en lo que a su taxonomía se refiere, se determina lo siguiente:

  • Reino: Animalia.
  • Filo: Chordata.
  • Clase: Mammalia.
  • Orden: Rodentia.
  • Familia: Cricetidae.
  • Género: Phodopus, Cricetus, Cricetulus, Cansumys y otros.
  • Especie: existen muchas especies de hámsteres domésticos que pertenecen a distintos géneros. Eso sí, todas son de la familia Cricetidae. 
Las diferencias entre hámster y cobayo son muchas.

Para hacer diferenciación con el cobayo, hay que especificar su taxonomía de la misma forma:

  • Reino: Animalia.
  • Filo: Chordata.
  • Clase: Mammalia.
  • Orden: Rodentia.
  • Familia: Caviidae.
  • Género: Cavia.
  • Especie: Cavia porcellus. En este caso, el término engloba a una sola especie.
Dos cobayas disfrutando de su compañía.

Con lo cual, se podría decir que la primera distinción (en lo que a su taxonomía se refiere) la encontramos en la familia a la que pertenece cada uno de estos animales. Además, cabe destacar que el término “hámster” se aplica a varias especies diferentes, mientras que todos los cobayos pertenecen a la misma (Cavia porcellus).

El tamaño: la más evidente diferencia entre hámster y cobayo

A simple vista, el tamaño es la diferencia más evidente entre un cuyo y un hámster. Mientras que la cobaya puede alcanzar una longitud de entre 20-25 centímetros, el hámster adulto mide una media de 15 centímetros o menos. Este último roedor también puede ser mucho más pequeño según la especie, como es el caso del hámster ruso (que solo llega a 7 centímetros).

El peso

Derivada del punto anterior se encuentra otra de las diferencias entre estos dos roedores: el peso. En el caso de los hámsteres, tan solo pesan 30 gramos los más pequeños, mientras que aquellos más grandes llegan a los 180 gramos. Esto está muy alejado del kilogramo que puede pesar un cobayo.

Lugar de origen

Otra diferencia ente hámster y cobayo es su lugar de procedencia. Los primeros encuentran su origen en Medio Oriente, la zona del sudeste de Estados Unidos o Asia, dependiendo de la especie analizada. Por su parte, las cobayas son oriundas de la zona de los Andes, especialmente Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia.

Hámster y cobaya como mascota

Ambos roedores son buenas elecciones como mascotas para principiantes, tal y como se indicó al principio del espacio. Sin embargo, hay algunas consideraciones que pueden hacer al tutor decantarse por uno u otro.

Por ejemplo, los hámsteres son bastante territoriales y se reproducen muy fácilmente. Por ello, no es recomendable tener más de un ejemplar por jaula. Por su parte, en ese aspecto muchos de los tipos de cobayas no tienen problema en compartir espacio con otro de su especie. Es más, lo agradecen por su carácter social.

En cuanto a sus cuidados, cabe destacar que algunos cuyos poseen un pelaje largo que requerirá de un cepillado diario, así como pequeños recortes cuando sea necesario. Ese tipo de atenciones no son necesarias en los hámsteres.

Por otro lado, las cobayas necesitan una jaula mucho más grande que las de los hámsteres por su tamaño.

Esperanza de vida: otra diferencia entre hámster y cobayo

La esperanza de vida también es diferente entre ambos roedores. El hámster vive una media entre año y medio y 3 años, mientras que el cobayo es algo más longevo: puede vivir entre 5 y 8 años.

Hámster y cobayos como no-mascotas

Otro dato a considerar a la hora de distinguir entre estos animales es el uso que la humanidad les ha dado más allá de su condición como mascotas. Sus labores ecosistémicas son muy diferentes, así como su papel en la sociedad humana.

Concretamente, los hámsteres han sido empleados de forma histórica en la industria farmacéutica para pruebas de laboratorio. Esto también ha sucedido con los cobayos, aunque realmente estos últimos son usados en muchos lugares como alimento y su piel también es muy apreciada.

Algunas similitudes entre el hámster y el cobayo

Expuestas las diferencias, veamos algunas características en las que se asemejan estos pequeños mamíferos. Por ejemplo, la principal es que ambos forman parte del mismo orden: Rodentia.

Otro atributo común entre ambos es que sus dientes están en desarrollo durante toda su vida, por lo que es importante que los desgasten a través del alimento para que no sufran problemas con ellos derivados de su sobrecrecimiento. Es necesario brindarles una dieta balanceada y con elementos duros para evitar problemas bucales.

Por último, otra similitud es que los dos animales se activan bastante al caer el sol, aunque en el caso de los hámsteres se puede decir que son más nocturnos que los cobayos. En general, el hámster es un animal con picos de actividad más pronunciados (de ahí su esperanza de vida reducida).

Una cobaya del himalaya de color blanco.

Las diferencias entre hámster y cobayo son múltiples, pero ambos resultan excelentes mascotas para principiantes. De todas formas, debes tener en cuenta que un cuyo requiere una jaula bastante más grande (de hasta 1 metro de largo) y un compromiso más a largo plazo, pues su esperanza de vida supera con creces la de sus pequeños parientes.

Te podría interesar...
Diferencias entre rata y ratón
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Diferencias entre rata y ratón

Las diferencias entre rata y ratón se basan en su taxonomía, apariencia física, inteligencia y comportamiento social y reproductivo.



  • Montilva, J. (2014). Tu Primer Hámster: Manual Para Iniciarte En El Cuidado De Tu Mascota. Juan Manuel Montilva.
  • Mettler, M. (2002). El nuevo libro de los cobayas. Susaeta Ediciones.
  • Fritzsche, P. (2008). El hamster/ The Hamster (Ill Tra ed.). Hispano Europea Editorial.
  • Manual de crianza de cobayos. Recogido el 22 de agosto en https://repositorio.una.edu.ni/2472/1/RENL01V856.pdf