4 consejos para limpiar la jaula de un hámster

18 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
¿Con qué frecuencia limpiamos la jaula del hámster? Realmente el mantenimiento debe hacerse de forma diaria, tanto de la jaula en general, comedero, bebedero, y otros accesorios

Los hámsters son unos animales naturalmente limpios que pueden enfermarse fácilmente si su ambiente no cuenta con la higiene adecuada. Por ello, al decidir adoptar a uno de estos roedores como mascota, será esencial poner atención a la limpieza del hogar y de su entorno.

¿Con qué frecuencia se necesita limpiar la jaula de un hámster?

Con respecto a la frecuencia ideal de limpieza de la jaula, es preciso un mantenimiento habitual. Diariamente, se recomienda limpiar el comedero y cambiar el agua del bebedero del hámster, para evitar el cúmulo de restos de comida en el sustrato y de impurezas en el agua.

También será importante revisar la jaula al menos una vez al día para verificar si hay acumulación de excrementos. Con la ayuda de una palita o espátula, es posible remover los restos de alimentos y deposiciones, lo que mantendrá limpio el entorno del roedor.

La higienización completa y el cambio total de sustrato deben realizarse al menos dos veces por mes. También hay que resaltar la importancia de optar por jaulas de buena calidad, fabricadas en materiales resistentes; de esta forma, tendrán una mejor vida útil y permitirán una higienización más profunda sin dañar su estructura.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

A continuación, resumiremos algunos tips que facilitarán la tarea de higienizar la jaula de tu hámster.

4 tips para limpiar la jaula de un hámster

1. Siempre prepara un lugar tranquilo para tu hámster

Antes de empezar a limpiar la jaula de un hámster, será necesario preparar un lugar tranquilo donde tu roedor pueda estar tranquilo. Como en su hábitat natural los hámsters son presas fáciles para muchos depredadores, necesitan estar siempre atentos a cualquier alteración en su ambiente.

Por esta razón, estos roedores pueden desarrollar síntomas de estrés fácilmente, lo que impacta negativamente en su salud y en su comportamiento. Como cuidadores, necesitamos reducir estos malestares para brindar una excelente calidad de vida a nuestros hámsters.

Lo ideal es contar con una jaula adicional o con un área debidamente delimitada, donde el hámster pueda jugar y ejercitarse mientras higienizamos su jaula. Para mantenerlo entretenido, podemos dejar a su alcance sus juguetes favoritos o alguna golosina que sea de su agrado.

2. No utilizes productos corrosivos, irritantes o agresivos

Por su fuerte olor y acción desinfectante, es común que tendamos a pensar que los productos agresivos, como la creolina o el cloro, sean más ‘eficientes’ al momento de limpiar. No obstante, este tipo de producto no resulta eficaz para limpiar la materia orgánica ni sus olores residuales.

Además, los productos de limpieza corrosivos o irritantes son perjudiciales para la salud de nuestras mascotas. Sus compuestos pueden provocar alergias dérmicas, pérdida de pelos, irritación en las mucosas y problemas en el sistema respiratorio.

Cuidados para un hámster

Para limpiar la jaula de un hámster, lo ideal es dar preferencia al jabón neutro o a los detergentes enzimáticos. Para potenciar su acción se aconseja utilizar agua tibia y una esponja o cepillo que permita limpiar adecuadamente todos los rincones de la jaula. Si es necesario, también es posible utilizar una espátula para quitar los residuos.

3. Quitar todos los accesorios de la jaula

Para higienizar bien el ambiente de tu roedor, será esencial quitar todos los accesorios del interior de la jaula. Antes de mojarla, también removeremos todo el sustrato del suelo y posibles residuos secos con una espátula.

Se aprovecha esta oportunidad para lavar bien todos los accesorios utilizados por el roedor. Hay que poner especial atención a su comedero y bebedero, ya que constantemente reciben materia orgánica.

Una buena práctica es dejar tanto la jaula como los accesorios sumergidos entre 15 y 20 minutos en agua tibia, para ablandar cualquier suciedad impregnada. De esa forma, la limpieza será más sencilla.

4. El bicarbonato pude ayudarte a prevenir los olores desagradables

En la actualidad, existen varios tipos de sustratos elaborados específicamente para la jaula de los hámsters. Algunos de estos productos tienen un valor muy elevado porque ayudan a prevenir los olores desagradables de la orina y heces de los roedores.

No obstante, una forma muy económica de evitar el mal olor en la jaula de un hámster es pulverizar una cucharadita de bicarbonato de sodio en su sustrato. Además de absorber los olores indeseados, este compuesto tiene acción antiséptica, lo que ayuda a prevenir la proliferación de microorganismos patógenos.