Derrame pleural en gatos: causas, diagnóstico y tratamiento

El derrame pleural en gatos es una condición que puede poner en peligro la vida de tu mascota de forma muy rápida. Sigue leyendo para descubrir sus causas.
Derrame pleural en gatos: causas, diagnóstico y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 09 febrero, 2022

El derrame pleural en gatos es una condición en la que se acumula una cantidad excesiva de líquido en la cavidad pleural, un espacio virtual entre la pleura parietal y la pleura visceral. En esta enfermedad, el fluido conflictivo no se encuentra dentro de los pulmones, sino que está en el espacio que los protege.

El pronóstico de esta patología es muy variable y depende en su totalidad de la causa subyacente del derrame pleural. Si quieres saber cómo detectar esta condición a tiempo en felinos, sigue leyendo.

¿Qué es el derrame pleural en gatos?

La cavidad pleural es el espacio que se encuentra entre la pleura visceral y la parietal, unas membranas serosas cuya función es recubrir la superficie de los pulmones y la parte interna de la cavidad torácica, de forma respectiva. Una pequeña cantidad de fluido en el espacio pleural permite la lubricación entre ambas membranas y que se puedan producir los movimientos respiratorios de forma adecuada.

Cualquier proceso que provoque un desbalance en las presiones de los fluidos internos, el drenaje linfático o la integridad vascular puede resultar en una acumulación neta de líquidos en la cavidad pleural. Este mecanismo patológico se conoce como derrame pleural pleural effusion en inglés. En gatos, esto se produce porque muy poco líquido se reabsorbe en la zona afectada o porque se produce demasiado.

Las condiciones que aumentan la presión hidrostática en los capilares o que reducen la presión oncótica pueden desencadenar derrames pleurales en gatos.

Un derrame pleural en un gato.

Síntomas

Tal y como indica el portal VCA Hospitals, el derrame pleural en gatos disminuye la cantidad de espacio disponible para la expansión de los pulmones en el tórax al respirar. Por lo tanto, la mayoría de síntomas indican que el felino tiene que hacer más esfuerzo que antes para conseguir oxígeno. Entre los posibles signos clínicos, destacamos los siguientes:

  • Toses continuas y dificultad para respirar.
  • Incremento en el número de respiraciones por minuto. La tasa respiratoria normal en descanso es de 15 a 30 respiraciones por minuto. Si el félido muestra un aumento sostenido, es posible que tenga un problema en el entorno pulmonar o cardíaco.
  • Posiciones atípicas. Puede que el gato cambie de posiciones de forma constante para intentar respirar mejor.
  • Respiración con la boca abierta.
  • Color azul o amoratado de las mucosas, sobre todo en la zona de la nariz y encías. Este signo clínico se conoce como cianosis y evidencia una falta de flujo sanguíneo a los tejidos.
  • Intolerancia al ejercicio, pérdida de actividad y falta de apetito.

Causas del derrame pleural en gatos

Como hemos dicho en líneas previas, múltiples condiciones pueden provocar un desbalance en la absorción-producción de líquidos en la cavidad pleural. A continuación, te mostramos las causas más importantes del derrame pleural en gatos.

Piotórax felino

Se denomina piotórax a la presencia de exudado séptico en la cavidad pleural. Dicho de otro modo, se acumula pus en este espacio por una infección bacteriana o por la presencia de cuerpos extraños. La infección que causa este cuadro puede ser sanguínea o provenir de una herida muy profunda.

Quilotórax felino

Esta condición se caracteriza por la acumulación de quilo —fluido linfático— en la cavidad torácica. Esta condición puede ocurrir por un fallo cardíaco o por un traumatismo directo, pero muchos de los cuadros nunca llegan a presentar una causa subyacente (idiopáticos).

Fallo cardíaco

Una de las causas más comunes de la acumulación de fluidos en órganos y zonas indebidas. Cuando el corazón no funciona correctamente, puede fomentarse que algunos líquidos se asienten y estanquen de forma indebida. Esto puede desencadenar el derrame pleural en gatos.

Hernia diafragmática

El diafragma es la separación muscular entre el tórax y las cavidades del abdomen que actúa como barrera y ayuda en la respiración. Cuando esta estructura se altera, los órganos abdominales son capaces de migrar hacia la cavidad torácica. Este defecto puede ser congénito o adquirido tras un traumatismo físico muy fuerte, pero en ambas variantes puede desencadenar un derrame pleural.

Otras posibles causas

Te hemos presentado 4 de las causas más comunes de esta patología en felinos, pero existen muchas más. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • Cáncer: los tumores malignos en los pulmones o en las pleuras pueden provocar derrames.
  • Peritonitis infecciosa felina (PIF): tal y como indica la GEMFEesta condición se ve propiciada por un coronavirus felino mutado. No todos los gatos infectados desarrollan un derrame pleural, pero es otra de sus causas.
  • Hemorragia: el consumo de agentes tóxicos o un golpe muy fuerte pueden hacer que se acumule sangre en el interior de la cavidad pleural.

Diagnóstico del derrame pleural en gatos

Según estudios profesionales, el primer paso para diagnosticar el derrame pleural en félidos es prestar especial atención a su tasa respiratoria. La presencia de sonidos extraños en la auscultación, la respiración trabajosa y un número elevado de respiraciones por minuto son algunos de los signos clínicos que evidencian esta enfermedad.

Una vez se sospecha de un problema respiratorio, se suele recurrir a los rayos X para ver de forma directa la situación patológica en el animal. Los ultrasonidos pueden ser útiles, sobre todo cuando la cantidad de fluido acumulado en la cavidad pleural es muy baja.

La toracocentesis —punción de la pared torácica para la extracción de líquido— se utiliza para detectar la causa subyacente del derrame pleural. Este proceso diagnóstico le provocará algo de alivio inmediato al gato y, además, servirá para encontrar el problema tras la realización de pruebas laboratoriales.

Tratamiento

Nada más llegar a la clínica, el objetivo principal es estabilizar al paciente felino. Para ello, se le colocará de forma automática en una caja de oxígeno, que le permite al animal obtener más O2 con un esfuerzo respiratorio menor. Esto permitirá que su respiración se estabilice mientras se realizan pruebas y se planifican los pasos posteriores.

En algunos casos, con la toracocentesis basta para eliminar el exceso conflictivo de fluidos en la cavidad pleural. De todas formas, en los casos más graves se puede requerir la inserción de un tubo torácico, que drenará de forma constante el líquido que se está sobreproduciendo. Esto hará que el gato pueda respirar mejor, pero no aborda de forma directa la causa subyacente.

La causa del derrame pleural en gatos se debe tratar más allá de la estabilización respiratoria. Desde la extirpación de un tumor al cerrado de una herida interna, existen muchos posibles abordajes.

Un gato enfermo en una caja de oxígeno.

Pronóstico del derrame pleural en gatos

En casi todos los casos, estabilizar al paciente felino es solo el primer paso. Tras ello, serán necesarias visitas sucesivas al veterinario que permitan diagnosticar la causa subyacente del derrame pleural.

Dependiendo de cuál sea la entidad clínica causal, el pronóstico puede ir desde fatal hasta reservado. De todas formas, esta patología suele indicar que algo va muy mal en alguno de los sistemas vitales del félido.

Te podría interesar...
Onsior para gatos: dosis y efectos secundarios
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Onsior para gatos: dosis y efectos secundarios

Si tienes dudas sobre el uso de Onsior para gatos, en este artículo te contamos cuáles son sus aplicaciones y posibles contraindicaciones.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.