Dermatitis acral por lamido en gatos: síntomas y tratamiento

Eva Maria · 25 septiembre, 2018
Si tu gato lame continuamente cualquier área específica de su piel, es probable que sufra dermatitis acral por lamido; en este artículo abordaremos las diversas causas, síntomas y tratamientos de este trastorno

La dermatitis acral por lamido en gatos, también conocida como neurodermatitis, es un comportamiento estereotípico y automanipulador. Un felino continuará un patrón de comportamiento de lamerse sin un propósito aparente.

Como este acto provoca una liberación de endorfinas en el cerebro, el felino continuará este patrón. Esto puede ocurrir incluso cuando aparezca un granuloma cutáneo doloroso en la superficie de la piel.

La dermatitis acral por lamido en gatos es a menudo el resultado del estrés o el aburrimiento en los gatos de interior. No obstante, a menudo hay una respuesta a un alérgeno u otro irritante dérmico que requiere un diagnóstico diferencial.

El acto de lamerse en exceso a menudo está relacionado con un trastorno obsesivo compulsivo. También puede ser un signo clínico de una afección subyacente. Una vez que aparece una herida (granuloma), el felino continuará acicalando el área, lo que causa que la piel se infecte, se irrite y se adormezca.

Con el fin de diagnosticar adecuadamente la dermatitis acral por lamido, la consulta con un profesional veterinario es imprescindible.

Gato lamiéndose a sí mismo

Síntomas de la dermatitis acral por lamido en los gatos

El principal signo clínico de la dermatitis acral por lamido en los gatos es el acto de lamer repetitivamente un área del cuerpo. La dermatitis acral por lamido se encuentra comúnmente en las articulaciones del carpo (muñeca) o patas de las extremidades anteriores. Los dueños de gatos notarán úlceras y llagas rojas, húmedas e irritadas en la piel y pérdida de pelo localizada.

A medida que el comportamiento continúa, estas úlceras pueden convertirse en granulomas. Un granuloma es una masa rosada y carnosa que a menudo hace que la piel se engrose. Al tratar de raspar cualquier área incómoda, el gato puede continuar lamiendo repetidamente y terminar causando más irritación.

A veces, el lamido puede volverse inconsciente y habitual. Esto hace que la mascota se lama después de que el área ya no se sienta incómoda o tenga picazón.

Causas de la dermatitis por lacto acral en los gatos

La verdadera dermatitis acral en gatos es un trastorno neurológico y obsesivo que surge del aburrimiento, el estrés y la inactividad. Un felino que no recibe estímulos diarios, como jugar o cazar, buscará la manera de entretenerse. El acto de acicalamiento libera endorfinas (hormonas de la felicidad) en el cerebro y sustituye la necesidad de actividad.

Sin embargo, la dermatitis acral por lamido también puede ser una conducta automanipulada causada por alergias, traumas, neoplasias y hongos o infecciones bacterianas. Las picaduras de insectos y los ácaros, así como problemas hormonales (como el hipertiroidismo), disfunciones nerviosas o la reacción a un cuerpo extraño también pueden provocar que el gato se lama repetidamente.

 Diagnóstico de dermatitis por lacto acral en gatos

La dermatitis acral por lamido en gatos puede diagnosticarse fácilmente en el examen físico. Esto se debe a que los granulomas por lamido son fácilmente visibles en la piel. Con el fin de identificar la causa subyacente de la conducta de auto manipulación, un veterinario hará preguntas al dueño del gato sobre el estilo de vida del animal, sobre su rutina y sobre cómo emplea el tiempo libre.

Dermatitis acral por lamido en gatos

El veterinario también preguntará acerca de cualquier cambio reciente en el hogar. Por ejemplo, una nueva mascota o un bebé puede haber estresado al felino. Los gatos son criaturas de hábitos y pueden angustiarse fácilmente con el cambio, por lo que cualquier información es útil en el proceso de diagnóstico.

La dermatitis acral por lamido en gatos también puede ser un signo clínico de un problema de salud subyacente. Con el fin de descartar otras causas probables de la dermatitis acral por lamido, el veterinario realizará un diagnóstico diferencial.

Un raspado de la piel, cultivos bacterianos y un examen histológico de la piel ayudarán a descartar problemas externos. Para identificar un problema de salud interno, el veterinario puede solicitar que se hagan radiografías, un análisis de orina y análisis de sangre en el felino.

Tratamiento de dermatitis por lacto acral en gatos

El tratamiento de la dermatitis por lamedura acral en gatos es variable y depende de la causa subyacente. Las infecciones bacterianas de la piel que han causado o resultado del acto de lamerse se tratan con un antibiótico. Las infecciones fúngicas de la piel se tratan comúnmente con una crema antimicótica tópica aplicada a la zona afectada.

A menudo se coloca un collar o vendaje restrictivo en el felino para evitar una mayor destrucción del área afectada. No obstante, las causas neurológicas de esta afección son difíciles de tratar.

El veterinario puede recetarle un medicamento contra la ansiedad o antidepresivo para ayudar a aliviar el estrés del felino. En estos casos se puede acudir a un especialista en comportamiento felino para abordar específicamente la causa de la necesidad del animal de lamerse en exceso.