Alopecia en gatos

Francisco María García · 2 mayo, 2018
Aunque puede ser fácilmente detectable por el dueño, debido a que el felino se rascará o lamerá la zona en la que se cae pelo, no se deben adoptar remedios caseros, ya que la afección puede ser desde lo más simple hasta el padecimiento de un cáncer

Los gatos cuidan su pelaje manteniéndolo limpio y brillante, lo que es una señal de su buena salud. Sin embargo, la caída excesiva de pelo o alopecia en gatos es una señal de que el animal está padeciendo una patología.

Las causas de alopecia felina son muy variadas. El médico veterinario es quien debe examinar al animal y determinar qué enfermedad está sufriendo y darle el tratamiento adecuado.

A continuación, veremos las causas más frecuentes:

Causas de alopecia en gatos

Los gatos pierden pelo naturalmente. Pero, cuando esta pérdida es excesiva, y deja zonas de piel a la vista y colorada, inflamada o con espinas, significa que existe un problema subyacente.

Pulgas y ácaros

Los gatos son alérgicos a las picaduras de pulgas y ácaros, por lo que se rascan la zona y tiran de los pelos para dar lugar a la alopecia, sobre todo en zonas como la espalda y la cola. La picadura incluso puede causar una infección en la piel que se verá rojiza y con escamas.

Los ácaros se meten por debajo de la piel del gato, lo que produce sarna. El prurito es tan intenso que el gato se rasca y lame la piel para aliviarse, lo que genera parches sin nada de pelo. En casos graves puede llegar a extenderse por todo el cuerpo.

A los gatos les gusta lamerse

Tiña

La tiña es un hongo que se presenta en el rostro, orejas, cabeza y a veces en las patas de los gatos. Además de alopecia, la piel se puede ver descamada, seca o con costras; también produce prurito intenso. Esta patología es contagiosa, tanto para otras mascotas como para el ser humano.

Alergias

Pueden ser causadas por alimentos, como algunas proteínas específicas (de pescado, pollo o vacuno); en este caso, la piel se verá enrojecida con bultos.

La alergia a ciertos productos químicos, plásticos, caucho y lana, también provocan dermatitis y alopecia en gatos. El talio y el yodo son altamente tóxicos para los felinos, y generan en ellos pérdida de pelo inmediata.

Hormonas

El sistema endocrino es el que regula el crecimiento de pelo en los gatos, por lo que cualquier problema hormonal genera alopecia. Es el caso de la disminución de hormonas sexuales tras la castración o el exceso de ellas en machos dominantes.

Cuando la causa de la alopecia es un desequilibrio hormonal, la pérdida de pelo se manifiesta en todo el cuerpo del animal de manera uniforme. Este supuesto es sencillo de identificar para el dueño del minino.

Enfermedad de Cushing

Es una patología de las glándulas suprarrenales, que producen hormonas esteroideas en exceso. Se caracteriza por causar alopecia en gatos de manera simétrica en todo el cuerpo.

Psicológicas

Los gatos son animales muy sensibles y propensos a estresarse ante cambios drásticos y otros factores psicológicos. De igual forma, el encierro y el aburrimiento pueden provocar que el felino se acicale en exceso, lo que provoca caída del pelo.

Tiroideas

Es posible que el gato padezca hipo e hipertiroidismo. Este trastorno de las glándulas tiroideas no solo causa pérdida excesiva de pelo, sino también manchas, descamación y dolor en la piel acompañadas de fiebre.

Alopecia en gatos: causas

Neoplásicas

La alopecia va acompañada de úlceras en la piel, que se pueden infectar produciendo secreciones purulentas. Esta es una de las causas más graves de pérdida de pelo en el gato, pues indican la presencia de un carcinoma.

Diagnóstico y tratamiento de la alopecia en gatos

La alopecia en gatos es bien identificable por sus dueños, que encontrarán mechones de pelo felino en todas partes. Además, se observará que el gato presenta zonas de piel desnuda y estará molesto, lamiendo y mordisqueando la piel afectada.

El médico veterinario hará un examen exhaustivo del felino para determinar la causa específica de su alopecia. Si es necesario, tomará muestras de pelo, piel, sangre y orina, que ayudaran con el diagnóstico.

El tratamiento dependerá de la causa de alopecia. Algunas de ellas son simples de tratar como las pulgas o la tiña; otras causas pueden acarrear problemas de salud graves que ponen en riesgo la vida del felino. Por esta razón, ante los primeros indicios es importante acudir a la consulta con un profesional y evitar los tratamientos caseros.

Hay que recordar que algunas medidas preventivas pueden ser de gran ayuda para cuidar la salud del gato en el hogar. Es vital mantener el ambiente libre de pulgas, garrapatas y ácaros, aún más cuando se tienen varias mascotas.

Otros buenos hábitos pasan por ofrecer al minino una alimentación adecuada a su edad, para conseguir un pelaje saludable. En lo posible, hay que evitar las situaciones que puedan estresar al animal.