Todo lo que debes saber sobre los parásitos externos del gato

Alba Muñiz · 4 octubre, 2016

Para prevenir enfermedades en nuestros mininos, además de cumplir con el calendario de vacunación, no debemos olvidarnos de desparasitarlos, de acuerdo a las indicaciones del veterinario. No obstante, tenemos que estar siempre atentos, sobre todo si el animalito sale de la casa. Hoy te contamos detalles sobre los parásitos externos del gato.

Las pulgas, los más comunes parásitos externos del gato

La pulga que ataca a los mininos es la Ctenocephalides felis felis. Si bien es de los más frecuentes parásitos externos del gato, cuando el animal se acicala, habitualmente se deshace de ellas. Este es el motivo por el que, por más que tengamos la certeza de que nuestro amigo maullador tiene pulguitas, no podamos encontrarlas el examinar su piel o su pelaje.

gato rasca

Pero la picadura de estos huéspedes indeseado suele provocarle a los mininos dermatitis por alergia. Entonces aparecen pápulas, costras, coloraciones distintas del pelo a causa del lamido excesivo y eritemas. También se pueden producir infecciones secundarias producidas por hongos o bacterias.

Ten en cuenta estos detalles sobre la Ctenocephalides felis felis:

  • Vive entre 10 y 62 días, si el ambiente le resulta favorable
  • Cada hembra puede poner unos 2000 huevos.
  • Es un hospedador intermedio de la tenia (parásito interno)

Considera, además, que si las pulgas entran en tu casa, será dificultoso deshacerse de ellas. Mejor mantenlas a raya para bien de tu minino y de toda su familia humana.

Pulgas, garrapatas, ácaros y piojos son los parásitos externos del gato más frecuentes. Te contamos detalles sobre prevención y tratamientos.

Las garrapatas también afectan a los mininos

Si bien no es muy habitual que los gatos tengan garrapatas, no están exentos de padecerlas. Los más propensos a tener estos molestos parásitos son los mininos que salen de las casas. En este caso, es importante examinarlos de forma periódica.

Hay que revisar, sobre todo, la zona de las orejas, cabeza y dedos. Y, si se detecta una garrapata, lo ideal es quitarla con cuidado o recurrir el veterinario para que lo haga. Aunque es muy probable que sea el mismo gato el que primero la encuentre y se deshaga de ella antes de tenga la oportunidad de prenderse a su piel.

Recuerda que estos parásitos pueden causar enfermedades infecciosas, que aunque no son comunes, sí son graves. Entre ellas está la ehrlichiosis, que presenta las siguientes signos:

  • Letargo
  • Depresión
  • Inapetencia
  • Pérdida de peso
  • Vómitos y diarrea
  • Fiebre
  • Mucosas pálidas
  • Anemia
  • Dificultad para respirar
  • Articulaciones inflamadas
  • Ojos llorosos

Los ácaros, causantes de la sarna en los felinos

Los ácaros son los responsables de la sarna en los gatos. Aunque no se puedan detectar a simple vista, llegan hasta las capas más profundas de la piel de los mininos. Se ubican generalmente en la cabeza, cuello y orejas.

El animal afectado, además de sufrir una picazón intensa, presenta distintas reacciones inflamatorias y alopecia.

El veterinario es quien debe determinar qué tipo de ácaro está atacando al minino, para que puede indicar el tratamiento adecuado para cada tipo de sarna. Ten presente que algunas, como la sarcóptica y la notoédrica, pueden contagiarse a las personas.

Los gatos no estás exentos de tener piojos

El piojo que afecta el gato es de la especie Felicola subrostrata y se contagia con facilidad. La infección por estos parásitos causa mucha picazón.

Estos bichitos, que son visibles en sus tres ciclos de vida -adultos, larvas y huevos- pueden provocar en la piel del minino:

  • Pápulas
  • Excoriaciones
  • Costras
  • Alopecia secundaria por lamido
  • Seborrea seca

Prevención y tratamiento de los ectoparásitos felinos

gato rasca

Para evitar la presencia de estos molestos huéspedes en los gatos, es fundamental la prevención. Consulta al veterinario sobre las mejores opciones en productos antiparasitarios, de acuerdo a las características de cada mascota (pipetas, sprays, polvos, etc.).

Si de todos maneras el gatito se infectó con algún tipo de ectoparásito, llévalo a la consulta médica para solucionar cuanto antes el problema e impedir complicaciones mayores.

Y recuerda mantener siempre limpio y ventilado el entorno de tu amigo peludo y ronroneador.