10 curiosidades del pepino de mar

12 septiembre, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
Los pepinos de mar son invertebrados muy poco conocidos y encontrarse con uno de ellos en las costas es una gran suerte. ¡Aquí te lo contamos todo sobre su grupo!

Las curiosidades del pepino de mar son múltiples, pero muy poca gente se topará con uno a lo largo de su vida. Estos equinodermos se encuentran en los sustratos marinos de todo el mundo, y en muchos casos, es necesario ponerse las gafas de buceo y sumergirse en las aguas costeras para ver un ejemplar. De todas formas, su extraña fisiología hace que el esfuerzo merezca la pena.

Como no todos los humanos tenemos una playa a nuestra disposición, a veces debemos conformarnos con conocer la majestuosidad de ciertos seres vivos a través de las palabras. Sigue leyendo, pues a continuación te mostramos 10 curiosidades del pepino de mar que te sorprenderán. 

1. El pepino de mar es un equinodermo

El término “pepino de mar” no hace referencia a una sola especie, sino a un grupo de equinodermos de la clase Holothuroidea. Debido a su clasificación taxonómica, se consideran familiares cercanos de las estrellas de mar, los erizos marinos y las ofiuras. Como veremos en líneas posteriores, su anatomía justifica este parentesco.

El número de especies de pepinos y holoturias que existen en el mundo ronda las 1700 y la mayor variedad se encuentra en la región marina del pacífico asiático. A su vez, la clase Holothuroidea se escinde en 6 órdenes y 160 géneros diferentes, así que se considera un taxón bastante diverso a nivel genético.

2. ¡Hace honor a su nombre con su forma!

Los pepinos de mar reciben su nombre común por una razón muy concreta. En general, todos los holoturoideos tienen una forma elongada y una silueta vermiforme (agusanada), pero retienen la simetría pentarradial típica de los equinodermos. Esto quiere decir que su cuerpo se puede dividir en 5 secciones iguales partiendo de la boca.

Tal y como indica el portal Animal Diversity Websegún la especie el ejemplar puede presentar una forma de cilíndrica a esférica. La parte anterior del animal contiene la boca y corresponde al polo oral de los erizos de mar, mientras que su ano supone la sección aboral de otros equinodermos. Por ello, se podría decir que los pepinos de mar viven “de lado”.

Un pepino de mar.

3. Curiosidades del pepino de mar: animales fascinantes de todos los tamaños

El tamaño medio de los pepinos de mar oscila entre los 10 y 30 centímetros, pero existe cierta variabilidad. Holothuria thomasi es la especie más grande de su grupo, con unos impresionantes 2 metros de envergadura. De todas formas, esta se camufla tan bien en el fondo marino que no fue descubierta por los seres humanos hasta el año 1980.

Otras especies de pepino de mar (como Thyonina bijui) son mucho más pequeñas y alcanzan una talla máxima de 2 centímetros.

4. Unos hábitos alimenticios muy primitivos

Una de las curiosidades del pepino de mar radica en sus hábitos alimenticios. Todas las especies englobadas en su grupo son suspensívoras o detritívoras, lo cual significa que se alimentan de la materia orgánica libre presente en la columna de agua o en los fondos marinos.

En sus formas sedentarias, algunos holoturoideos “sacan” de su boca unos tentáculos especiales, con los que atrapan las micropartículas y el plancton que se encuentran en suspensión en el agua. Algunos de ellos se colocan de forma estratégica en zonas con corrientes, pues así maximizan el flujo de agua que pasa por sus tentáculos con un esfuerzo mínimo.

En algunas zonas, se concentran tantos pepinos de mar que pueden filtrar 190 kilos de materia orgánica por metro cuadrado en un año. 

5. Su sistema digestivo es simple

Ahora sabes que los pepinos de mar tienen una serie de tentáculos orales que en situaciones normales están recogidos, pero falta por descubrir el resto de su sistema digestivo. Tras la boca se encuentra una faringe con unas placas calcáreas y en muchos casos esta es la única parte dura de su cuerpo que permite la inserción de los músculos.

Por lo demás, su sistema digestivo es muy primitivo. Algunos pepinos de mar tienen un esófago y un estómago, pero otros vierten directamente el contenido de la faringe en una red intestinal. Esta se encuentra enrollada sobre sí misma y desemboca en una apertura anal muy simple.

6. El pepino de mar carece de cerebro

Una de las curiosidades más fascinantes del pepino de mar es que carece de cerebro y de un sistema nervioso complejo. Tal y como indican estudios, su red sensorial consiste en un anillo nervioso alrededor de la boca y 5 nervios radiales bajo cada una de las áreas ambulacrales, lo cual hace referencia a la simetría pentarradial descrita con anterioridad.

Si el anillo nervioso central del pepino de mar se daña, aún es capaz de mantener coordinación y autonomía. Esto quiere decir que no existe una zona en la cual se centraliza su sistema nervioso, como sí ocurre en la inmensa mayoría de seres vivos (el encéfalo o cerebro).

7. ¿Cómo se mueven los pepinos de mar?

A pesar de su forma arcaica y su ausencia de extremidades, muchos pepinos de mar se mueven con relativa eficacia por los fondos marinos. Para “arrastrarse” en el sedimento, utilizan una serie de podios pedicelos, expansiones de la pared del cuerpo con forma de pequeños tubos que contienen una ramificación del sistema hidrovascular. 

Más allá de estas estructuras, algunas especies se sirven de contracturas musculares para avanzar y otras (orden Elasipodida) “saltan” a más de 1000 metros sobre el suelo del fondo marino gracias a su densidad equiparable a la del agua que les rodea. Además, su estructura dérmica puede modificarse según la necesidad, lo que les permite caber en espacios muy reducidos.

8. Una curiosa reproducción

Otra de las curiosidades del pepino de mar recae en su sistema reproductivo. Todas las holoturias poseen una única gónada y su aparato suele ser dioico, es decir, que los ejemplares son o machos o hembras (pero no ambos a la vez). En muchos casos, los individuos reproductivos liberan los óvulos y los espermatozoides al medio acuático, esperando que se dispersen con las corrientes marinas.

Cuando un ejemplar del sexo contrario encuentra un gameto (espermatozoide u óvulo) lo recoge con sus tentáculos y se fecunda sin mayor complicación.

9. ¿Pueden expulsar sus tripas para defenderse?

Si sabías algo de los pepinos de mar, seguramente el dato hiciese referencia a su capacidad de defensa. No es para menos, pues estos animales destacan sobre el resto por su curiosísimo método para evadir la depredación. Estos invertebrados son famosos por secretar sus intestinos para asustar a sus atacantes cuando se encuentran en peligro.

Este arcaico método de defensa es efectivo y supone un coste moderado para el pepino de mar, pues es capaz de regenerar las estructuras perdidas tras la eyección de sus intestinos. Como podrás imaginar, su capacidad se está investigando en el ámbito de la medicina para dar respuestas a cuestiones en el terreno de implantes de tejidos (y muchas cosas más).

10. Son unos seres que merece la pena proteger

Como última de las curiosidades del pepino de mar, cabe destacar que muchas de las especies están en peligro por la sobrepesca. Estos equinodermos se consideran una delicia en muchas regiones en las que son endémicos, por lo que se cazan de forma indiscriminada con el fin de preparar platos disponibles para solo unos pocos.

Los pepinos de mar u holoturias reciclan la materia orgánica de los fondos marinos y son una parte importante de la dieta de muchos peces, así que no podemos permitir que desaparezcan. Son una parte vital del ecosistema marino que merece preservación. 

  • Holothuroidea, ADW. Recogido a 9 de septiembre en https://animaldiversity.org/accounts/Holothuroidea/
  • Biología y ecología de las holoturias. Recogido a 9 de septiembre en https://accedacris.ulpgc.es/bitstream/10553/9065/5/0671065_00000_0000.pdf
  • Nakano, H., Murabe, N., Amemiya, S., & Nakajima, Y. (2006). Nervous system development of the sea cucumber Stichopus japonicus. Developmental biology, 292(1), 205-212.