Curiosidades del ñandú

Eugenio Fernández · 1 octubre, 2018
Una de las curiosidades del ñandú es que se confunde, por su enorme parecido, con el avestruz, y es que la teoría de la evolución de Darwin sugiere que ambos animales derivan de una misma especie

Una de las aves más grandes del planeta es poco conocida. Sin embargo, las curiosidades del ñandú son variadas, lo que lo hacen una especie digna de estudio.

Curiosidades del ñandú: el menú de Darwin

Una de las curiosidades del ñandú es su fuerte relación con el padre de la evolución o, mejor dicho, de la selección natural: Charles Darwin basó alguna de sus conclusiones en esta magnifica ave.

El ñandú de Darwin es una especie concreta conocida como ñandú del norte. La razón tras este nombre es que el propio Darwin obtuvo los primeros huesos que demostraban la existencia de esta nueva especie.

Y es que Darwin era dado a probar todos los animales que descubría en sus viajes literalmente. Probó varias especies de tortuga y otras especies como el ñandú, cuyos huesos mandó a Londres junto a otros restos del ejemplar cazado, tras los cuales la Sociedad Zoológica de Londres decidió nombrar la especie en su honor.

Ñandú de Darwin

Curiosidades del ñandú: padre ejemplar

Una de las curiosidades del ñandú su etología; hablamos de un animal en el que los machos incuban los huevos de las hembras, en grupos en los que hasta 12 hembras pueden poner huevos de un macho.

En ocasiones, estas no los ponen en el nido, por lo que el macho los va colocando. Este se vuelve particularmente agresivo durante el período de cría, cuando sus extremidades son especialmente peligrosas debido a su musculatura.

Curiosidades del ñandú… ¿o del avestruz?

Cuando alguien no entendido en estas especies se acerca al avestruz, el emú y el ñandú no alcanza en muchas ocasiones a distinguirlas. El propio Darwin llama al comienzo de sus viajes a estos animales como avestruces enanas.

Mientras que el avestruz vive en África, el emú vive en Australia y el ñandú en Sudamérica. Entre ellos hay múltiples diferencias, desde el tamaño al plumaje, e incluso el hecho de que el ñandú tiene tres dedos, mientras que el avestruz tan solo tiene dos.

Sin embargo, la similitud entre estas aves no pasó desapercibida para Darwin. ¿Cómo era posible que existieran animales tan parecidos en dos continentes separados por miles de kilómetros?

Aquellas observaciones inocentes fueron otras de las pruebas de Darwin para defender la teoría evolutiva. Aquellos dos animales podían ser parientes que poseían un ancestro común, a partir del cual habían evolucionado: dos animales tan parecidos y a la vez distintos podían haber derivado de un ancestro común a través de cambios a lo largo de generaciones.

Rhea americana

Curiosidades del ñandú: invasor en Alemania

Uno de los hechos más curiosos del ñandú es que se ha convertido en una especie exótica invasora en países como Alemania. Las avestruces y sus parientes han sido explotados en granjas por su carne y huevos en Europa, los cuales tuvieron cierta popularidad hace unos años, aunque esto puede ocasionar estas situaciones.

Estos animales habitan ahora mismo una región alemana, en concreto los aledaños de la ciudad de Lübeck. Se estima que la población ha superado los 200 ejemplares y los agricultores locales comienzan a quejarse de su impacto.

Curiosidades del ñandú: su relación con el hombre

Darwin no es el único que se ha relacionado con el ñandú, puesto que el ser humano lleva conviviendo con esta especie en Sudamérica desde hace milenios, hasta el punto de que la constelación de la Cruz del Sur era para muchos indígenas una huella de este animal.

Esta relación se ha materializado principalmente por el consumo de su carne, con un perfil bastante saludable. El uso de su piel para vestimenta o sus plumas para plumeros es bastante frecuente, junto con el consumo de huevos, también usados para decoración. Y es que al igual que otros animales salvajes, el ñandú ha moldeado nuestras vidas, queramos o no.

«Rhea». Paleobiology Database (en inglés). Consultado el 1 de Octubre de 2018.