Curiosidades de los conejillos de indias

21 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
Los conejillos de indias se popularizaron entre la aristocracia europea hace más de 300 años

Los conejillos de indias son mascotas habituales en el mundo occidental. Sin embargo, estos animales presentan algunas características no muy conocidas, pero que pueden ser claves para lograr su adecuado cuidado.

Los conejillos de indias o cobayas se conocen en el ámbito científico como Cavia porcellus. Pertenecen a la familia de los cávidos, caracterizados por su prominente cabeza rectangular frente a su prácticamente imperceptible cola. En los últimos años, este animal de origen peruano-boliviano, se ha convertido en una popular mascota entre los más pequeños.

Algunos de los rasgos más curiosos de esta especie son:

  • En Sudamérica, los conejillos de indias reciben tradicionalmente el nombre de cuy en alusión al breve y agudo chillido que emiten para comunicarse. El motivo de este es variado, aunque normalmente coincide con situaciones que les generan cierto estrés como el hambre o el miedo.
  • Son animales gregarios que tienden a encontrarse en la naturaleza en agrupaciones de cinco o más individuos. Este factor puede ser considerado a la hora de tenerlos en el ámbito doméstico, y es que es aconsejable adquirir al menos un par de ellos para su mayor satisfacción. Sin embargo, tanto si se compran varios ejemplares como si no, las cobayas demandan el afecto del dueño.
  • Estos animales son herbívoros estrictos. Se alimentan en el ámbito natural de todo tipo de semillas, frutas, verduras y hortalizas. En el entorno doméstico su dieta es a base de piensos ricos en vitamina C debido a que es crucial y no son capaces de sintetizarla por ellos mismos, entre otras cosas, para un buen estado cutáneo.
Conejillo de indias: alimentación

  • Forman parte de la gastronomía popular andina. Son servidos asados, como el típico cochinillo o lechal español, o a modo de brocheta en puestos de comida urbana. Su balance nutricional es equilibrado, con un 20 % de proteínas frente a un 7 % de lípidos.
  • A pesar de que en las tiendas de mascotas las cobayas más comunes son las de pelo corto, y con un peso aproximado de un kilogramo, existen otras razas en las que las dimensiones corporales, el color y el tipo de pelaje cambian. Entre ellas destacan la cobaya skinny, sin pelo salvo por un mechón frontal en la cabeza y la cobaya rex, que puede alcanzar los dos kilogramos.
  • Aunque cuentan con un desarrollado sentido visual, en cuestión de perspectiva presentan ciertas limitaciones. Esta dificultad para calcular distancias y profundidades les suele causar frecuentes accidentes durante las carreras.
  • La expresión «ser un conejillo de indias» se debe a su extendido uso en la investigación científica. Además de su aplicación en el sector sanitario para la prueba de nuevos tratamientos médicos, su alta capacidad de aprendizaje sirve para estudiar procesos cognitivos.
Conejillos de indias investigación

  • Practican la coprofagia. Al igual que los conejos y otros muchos animales, necesitan ingerir sus propias heces para incorporar una serie de nutrientes esenciales como la vitamina B y ciertos minerales. Además, así pueden recuperar parte de la flora bacteriana importante para la digestión de su dieta elevada en fibra.
  • Sus dientes crecen a lo largo de toda su vida, por lo que es fundamental, principalmente en el ámbito doméstico donde suelen alimentarse a base de piensos, que cuenten con otro tipo de objetos o alimentos ‘duros’ que permitan su limado.
  • Entre la comunidad angloparlante se conocen como guinea pigs debido a que a partir del XVIII los comerciantes holandeses e ingleses los trajeron desde Sudamérica a Europa parando en Guinea. Así se extendió la falsa creencia de que ese era su lugar de origen.

Los conejillos de indias, convertidos en populares mascotas desde que los aristócratas europeos empezaran a adquirirlos hace más de 300 años, son una frecuente opción entre el público infantil. Sin embargo, sus necesidades alimentarias, sanitarias y afectivas requieren madurez y responsabilidad por parte de sus dueños.

  • Ateuves. (2018). La cobaya y la vitamina C. Recuperado de https://ateuves.es/la-cobaya-y-la-vitamina-c/
  • Clínica Manescania Veterinaris. (2016). Cobayas, mansos y siempre alerta. Recuperado de https://veterinariosmolletvalles.com/cobayas-mansos-y-siempre-alerta/
  • Hogarmanía. Cobaya, cuy o cuyo: un roedor de origen andino. Recuperado de https://www.hogarmania.com/mascotas/otras/roedores/200902/cobaya-cavia-porcellus-6511.html