¿Hasta cuándo un cachorro debe estar con su madre?

Virginia Duque Mirón · 19 diciembre, 2017
Por si no lo sabías, los perros tienen que pasar más tiempo del que crees junto a su madre; ello para adquirir habilidades sociales, muchas de las que aprenden por 'imitación'

En ocasiones, la avaricia del hombre lleva a hacer daño a la naturaleza y también a los animales. Por ejemplo, en el caso de los cachorros, no son pocas las veces las que se separan a estos de su madre antes del tiempo recomendado. Además de causar un gran daño emocional, esto podría generar comportamientos no gratos en el animal, tanto de pequeño como a medida que crece.

Hay una técnica conocida como imprinting, que se basa en la socialización del animal desde que nace, especialmente con su familia. Al igual que los humanos, los perros absorben conductas que usarán para formar su personalidad cuando son cachorros.

La parte más importante de este proceso abarca las semanas dos a siete, momento en el que comenzará a descubrir el mundo, a saber de dónde viene y quién es su familia. Este proceso es sumamente importante, ya que la personalidad y conducta del perro depende de él. Veamos por tanto, hasta cuándo un cachorro debe estar con su madre.

Cuánto tiempo un cachorro debe estar con su madre

Los cachorros deben concluir su período de imprinting y de lactancia para que sean peros equilibrados. Aunque el proceso del imprinting puede darse por concluido a las siete semanas, el de la lactancia no finaliza hasta mínimo las nueve semanas. Que un proceso haya concluido no significa que se deba acelerar el siguiente, pues ambos son diferentes.

No obstante, aunque las nueve semanas es el tiempo marcado para el destete, no significa que no pueda ocurrir después. Lo que nunca se podrá hacer es finalizarlo antes, y es que son muchos los que recomiendan que en vez de a las nueve semanas, se haga a las doce. ¿Por qué?

Al parecer, después de las primeras nueve semanas, las madres de los cachorros los empiezan a tratar de manera más estricta; los cogen del cuello e incluso les dan pequeños mordiscos para enseñarles una serie de normas y ‘modales’ que les servirán en la vida.

Los bóxer blancos representan el 25% de la totalidad de la raza

Por tanto, cuanto más tiempo esté un cachorro con su madre, mejor será su comportamiento y su estado emocional. Entendemos que si estás esperando un cachorro estés ansioso por tenerlo, pero ten paciencia, no importa esperar un mes más y tener un animal sano y feliz en el futuro.

Qué perjuicios para el cachorro

Si se separa a un cachorro de su madre antes de tiempo, puede ocasionarle diversos perjuicios. Estos son algunos de ellos:

  • Personalidad asustadiza e insegura. Que un cachorro se vea fuera de su ambiente antes de tiempo le puede crear inseguridad y no saber muy bien dónde ir o qué hacer. Esto hará que no sea un animal feliz y, posiblemente, no te aporte la felicidad que buscas al tener una mascota.
  • No sabrá relacionarse. Ya hemos visto que la socialización es muy importante. Si esta no dura el tiempo establecido, lo más probable es que el animal tenga problemas para relacionarse con otras personas y con otras mascotas.
  • Será desconfiado y agresivo. Estas serán las consecuencias de sentirse inseguro. Digamos que estará siempre con la ‘escopeta cargada’ por si viene algo que no le agrada; otro signo de infelicidad.

Sin embargo, si se respetan los tiempos, los cachorros gozarán de estos beneficios:

  • Aprenderán disciplina. Las madres caninas enseñan a sus cachorros a través de mordiscos lo que está bien o mal. Un paso ganado que tú no tendrás que enseñarle.
  • Sabrán dónde están los límites. Si se ponen pesados queriendo jugar o se pelean entre ellos, la madre actúa y les enseña que hay un tiempo para todo.
  • Aprenden a no hacer daño al jugar. Jugando con sus hermanos aprenderán cómo hacerlo para no dañar a nadie. Si muerden fuerte a uno de sus hermanos, este reaccionará con un grito, y el ‘agresor’ aprenderá que se ha pasado y debe suavizar el juego.
  • Conocerán la fuerza del cariño. Durante ese tiempo, la madre los cuida, los lame, juega con ellos y los hace sentirse queridos e importantes. Esto hará que el cariño y su capacidad de amar crezca en ellos también.

En definitiva, sé paciente y no adoptes a ningún animal que no haya estado el suficiente tiempo con su madre.