4 consejos para limpiar los ojos de un gato

Mantener una higiene adecuada en los ojos de tu gato es muy importante, pero a veces no es tan sencillo como parece. Siguiendo una serie de consejos, minimizarás las probabilidades de que algo salga mal.
4 consejos para limpiar los ojos de un gato
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 08 enero, 2021.

Última actualización: 08 enero, 2021

La visión de un gato es uno de sus sentidos más necesarios y agudos. Es por ello que mantener sus ojos sanos es una tarea importante en la convivencia con él, pero ¿sabías que a veces se puede complicar? Aquí te damos unos cuantos consejos para limpiar los ojos de un gato.

No todo se refiere a la limpieza en sí misma, que ya de por sí es importante. Si quieres que el felino no se estrese demasiado —ni acabar llenos de arañazos—, aquí también encontrarás consejos para ello.

La visión felina

¿Por qué mantener los ojos de tu gato sanos? La visión de un felino es de 6 a 8 veces mejor que la del ser humano, por lo que depende en gran medida de ella para su comunicación con el medio; especialmente de noche, que es cuando se desarrolla el grueso de su actividad.

Además, cualquier enfermedad del tracto respiratorio es probable que acabe repercutiendo en los ojos cuando se trata de gatos. Los ejemplares jóvenes son más propensos a sufrir conjuntivitis secundaria a la rinotraqueitis, especialmente en el caso de cachorros abandonados o huérfanos que deben criarse a biberón.

Consejos para limpiar los ojos de un gato

Como has podido leer, mantener sanos los ojos del felino es vital para que su vista siga funcionando correctamente. Si quieres hacerlo de la forma más eficaz y tranquila posible, aquí tienes unos cuantos consejos que te ayudarán a conseguirlo.

1. Minimiza el estrés

Un gato estresado es peligroso para sí mismo y para los demás: además del propio susto, puede hacerse daño tratando de escapar o lesionar al tutor en el intento. Prevenir este estrés, por tanto, es beneficioso para todos.

Lo ideal es acostumbrarlo desde pequeño a todas las actividades de mantenimiento de su salud pero, si esto no fuera posible, te ofrecemos otra solución: el burrito de gato. Esta técnica consiste en envolver firmemente al felino con una toalla y una manta, con especial cuidado en que no pueda deshacerlo ni escaparse por detrás.

Se debe dejar la cabeza al aire y sujetar tanto esta como el cuerpo, sin hacerle daño al animal —obviamente— pero teniendo en cuenta que son felinos flexibles y escapistas. De esta forma, podrás limpiarle los ojos sin mucho conflicto.

La limpieza de los ojos de los gatos es esencial.

2. Usar gasas limpias y que no suelten fibras

Es importante que la gasa o el algodón que vayas a usar esté limpio o, mejor aún, esterilizado. De esta forma, evitarás introducir patógenos en los ojos del gato, lo que sería contraproducente.

También debes usar materiales que no suelten fibras, como una gasa, porque el menor residuo que se quede en la zona puede provocar una conjuntivitis. Los discos de algodón humedecidos son mejor opción que el algodón suelto.

Por otro lado, es necesario que uses una gasa distinta para cada ojo. Así te asegurarás de que, si hay cualquier tipo de agente infeccioso, no lo transmites al otro ojo del gato sin querer.

3. Usar manzanilla o agua hervida

La infusión de manzanilla tibia tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, por lo que es ideal para humedecer la gasa o el algodón con el que vas a limpiar los ojos al felino. No es peligrosa si entra en contacto con el globo ocular e incluso se le pueden echar unas gotas y dejarlas actuar si se está tratando alguna infección.

Si no dispones de manzanilla, hervir agua y usarla para limpiar cuando esté tibia es buena opción también. Es importante hervirla para matar los patógenos que pudieran haber en ella.

Además, siempre es recomendable que el líquido que humedece la gasa —tanto agua como manzanilla— esté tibio para causar menos molestia al felino y deshacer mejor las costras o legañas que se hubieran podido formar.

4. El recorrido ideal para limpiar los ojos de un gato

Siempre es mejor hacer varias pasadas suaves hasta eliminar los residuos que frotar con fuerza. La paciencia y el tacto son fundamentales para llevar a cabo esta tarea sin accidentes.

Para limpiar la parte nasal del ojo, donde está el lagrimal, lo ideal es frotar hacia la nariz para sacar poco a poco las legañas o costras que pudiera haber. La parte externa del ojo puede limpiarse hacia el exterior, para no volver a arrastrar residuos o patógenos hacia el lagrimal. Es decir, siempre se debe limpiar en dirección contraria al globo ocular.

La limpieza del ojo de un gato.

Conclusiones

Como ves, la única dificultad que tiene limpiar los ojos a un gato puede que sea la personalidad de tu felino. Con sentido común y mucho tacto, es una tarea mucho más fácil de lo que parece.

Sin embargo, estas limpiezas periódicas no sustituyen a un tratamiento veterinario. Siempre que exista sospecha de algún problema con los ojos del felino, se debe acudir a un veterinario. Siempre es mejor que un especialista te indique cómo limpiar los ojos de un gato de acuerdo a la patología que pudiera tener.

Te podría interesar...
Gato patinegro: un felino amenazado
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Gato patinegro: un felino amenazado

El gato patinegro es un felino nativo del Sur de África que destaca por sus impresionantes habilidades cazadoras, entre otras cualidades.



  • Del Carmen, G. C. A. (2019). Principales patologías del ojo, segunda parte.
  • Diseases of the eyelid, conjunctiva, lacrimal, and nasolacrimal systems, 
  • Manuel, G. G. L., & Abelardo, S. H. G. (1994). Manual de conocimientos básico para el manejo del gato doméstico.