¿Cómo se produce la muda en conejos y hurones?

Francisco María García · 25 marzo, 2019
La muda en conejos y hurones es un proceso totalmente natural; además de ser una situación inevitable, es un cambio positivo para que nuestras mascotas tengan un aspecto más higiénico y su pelo más brillo

La muda de pelos es un proceso totalmente natural que resulta esencial para preservar la buena salud del pelaje. Si bien tendemos a asociar este proceso a mascotas más ‘tradicionales’, como perros y gatos, muchos otros animales de compañía también la atraviesan a lo largo del año. Es el caso de la muda en conejos y hurones.

¿Por qué es importante la muda en conejos y hurones?

Como hemos mencionado, la muda en conejos y hurones es esencial para que el manto del animal se mantenga bello y brillante. No obstante, la importancia de este proceso va más allá de la calidad de su pelaje y desempeña un rol central para la supervivencia de dichos animales.

Por un lado, este cambio de pelaje permite quitar los pelos muertos y también las impurezas que a ellos pueden adherirse. Recordemos que los animales no pueden cepillarse por su propia cuenta en la naturaleza, por lo que su organismo ha necesitado desarrollar otro ‘método’ para librarse de las suciedades.

La muda también ayuda a que el manto mantenga siempre una longitud y una densidad apropiadas. En caso de que los pelos crecieran indeterminadamente, sin caerse o renovarse, ello terminaría por perjudicar la movilidad del animal.

Así mismo, un pelaje excesivamente largo o voluminoso podría favorecer las infestaciones de parásitos, ya que difícilmente el animal sería capaz de eliminarlos por sí mismo con una capa de pelo tan densa. Por lo tanto, la muda también auxilia en la prevención de los ectoparásitos, como pueden ser las garrapatas y las pulgas.

Los cambios de estación

Por otro lado, es fundamental que el pelaje se adapte a las condiciones ambientales de cada estación para proteger el cuerpo.  Durante el invierno, el manto necesita ser más abundante para ayudar a mantener el calor e impedir que las adversidades climáticas afecten la salud del animal.

Ya en verano, es esencial que el pelaje se vuelva más ligero y suave para permitir la refrigeración natural del cuerpo y prevenir un posible golpe de calor.

En resumen, la muda en conejos y hurones es necesaria para que su organismo pueda adaptarse y mantenerse sano en su hábitat. Cuando decidimos adoptarlos como mascotas, debemos tener conciencia de que sufrirán algunas pérdidas de pelos a lo largo de toda su vida.

Más aún, necesitamos estar preparados para ofrecerles los cuidados necesarios durante dichos periodos estacionales. El cambio de pelo y las bolas que se producen, como vemos, exigen unos cuidados específicos.

Muda de pelo en los conejos  

Los conejos experimentan dos grandes mudas anualmente, en las que presentan una pérdida de pelos masiva. Generalmente estas mudas empiezan al final las estaciones ‘de transición’, es decir, otoño y primavera. Su organismo necesita prepararse tanto para las altas temperaturas del verano, como para el  invierno, y la renovación del manto es esencial.

Conejo ram: cuidados

No obstante, los lagomorfos también suelen cambiar ligeramente su pelaje cada tres meses. En estos periodos la pérdida es mucho menos intensa, pero también se aconsejan cepillados regulares –al menos cuatro veces a la semana– para mantener una óptima higiene en el hogar y prevenir las bolas de pelo intestinales.

Muda de pelos en hurones

Al igual que los conejos, los hurones suelen presentar cuatro mudas a cada año. Las dos más intensas ocurren en los principios del verano y del invierno: preparan su cuerpo para adaptarse óptimamente a las condiciones climáticas.

Hurón hipoalergénico

Cuando la primavera ya está por terminarse, el hurón empieza a perder pelos para resistir el calor que se aproxima. Con la llegada del verano, la caída se acentúa y los cepillados deben ocurrir con más frecuencia.

Cuando el otoño se acerca, veremos que el pelaje comienza a ‘repoblarse’, pues se prepara para el frío. En invierno, el hurón exhibirá su manto más bello y voluminoso, el cual empezará a ‘despoblarse’ nuevamente con la llegada de la primavera.

Cepillados durante la muda en conejos y hurones

Durante la muda, veremos que los animales se lamerán constantemente para asear su cuerpo. El acicalamiento es un hábito perfectamente natural y saludable, pero, cuando la muda es muy intensa, pueden ingerir una gran cantidad de pelos muertos.

Cuando ello sucede, se eleva el riesgo de formar y acumular bolas de pelo en el tracto gastrointestinal. Las bolas de pelos intestinales pueden llevar a problemas digestivos, como el estreñimiento y la parálisis intestinal.

Por todas estas razones, es esencial cepillar diariamente el pelaje durante la muda en conejos y hurones, para evitar que ingieran pelos muertos al acicalarse.