El pelaje de tu caballo: cepillado y alimentación

Además, de estos, es fundamental la limpieza y aplicar unos 'trucos' para que aumente su brillo; además, son momentos en los que se puede fortalecer el vínculo con el animal

Los caballos son animales que impresionan por su belleza y elegancia; su figura majestuosa ha seducido a los seres humanos desde tiempos milenarios. Son animales elegantes, seductores por su belleza, por su porte; en este sentido, para que siga siendo así, debes saber cómo cuidar el pelaje de tu caballo.

Y es que gran parte de la gracia de estos equinos está en su pelaje; si su pelo está brillante es sinónimo de un caballo saludable y feliz. A continuación, veremos algunas recomendaciones para mantenerlo siempre así.

La limpieza

La limpieza es un paso fundamental para mantener el pelaje de tu caballo en perfectas condiciones, aunque no es necesario bañarlo con frecuencia. Al contrario, se recomienda reducir el número de baños al mínimo, ya que el uso de jabón o champú puede resecarlo. Tres baños anuales son suficientes, dependiendo del clima en el que se encuentre.

Lo primero que se debe hacer es eliminar todo rastro de barro y de polvo con un guante. A continuación, con la ayuda de una manguera, se moja al animal empezando por las patas; lo ideal es utilizar agua tibia. Se debe aplicar un champú especial para caballos, con la ayuda de un guante o con la mano, y hay que frotar hasta obtener espuma.

Es necesario lavar cuidadosamente todo el cuerpo del caballo, incluidas la cola y la crin; hay que enjuagar varias veces hasta eliminar todo rastro de champú. Una vez terminado el baño, se debe secar al animal con toallas; finalmente, se cubre al animal con una sábana hasta que se seque.

El cepillado

El pelaje del caballo, incluidas la crin y la cola, debe ser cepillado a diario si es posible. Esto servirá para eliminar el polvo y el lodo, así como también las células muertas y los parásitos. La piel podrá transpirar de forma correcta y eso hará que se generen los aceites naturales que le darán ese brillo característico.

Cola del caballo

El cepillado del caballo requiere tiempo y dedicación, y es también la oportunidad de establecer un vínculo afectivo con el animal. Se debe utilizar una rasqueta de goma o un cepillo y realizar movimientos circulares; es aconsejable empezar por el cuello y continuar bajando por el cuerpo, sin olvidar el bajo vientre.

Esta operación se debe realizar después de montarlo o cuando el animal haya terminado su trabajo. Su cuerpo estará caliente por el sudor y sus poros abiertos, por lo que será mucho más fácil eliminar la suciedad.

Al pasar el cepillo, hay que observar la reacción del caballo para estar seguros de no estar presionando demasiado. Si se queda quieto es porque la presión está bien; de lo contrario, se pondrá nervioso o se pondrá a patear.

Alimentación

Otro factor importante para mantener el pelaje de tu caballo sano y brillante es su alimentación. Esta debe ser equilibrada y no pueden faltar las vitaminas y minerales necesarios para el correcto crecimiento del manto.

Complementos básicos para caballos

La alimentación con pasto es ideal. No solo es económica, sino que además proporciona justamente esas vitaminas y minerales. Es necesario que el pasto sea de buena calidad; también es fundamental el consumo de abundante agua.

Los aceites naturales que produce el animal son los responsables de que el pelaje de tu caballo se vea brillante. Estas sustancias se encuentran en los micronutrientes que ingiere a través de la alimentación. Para lograr el brillo tan anhelado, se puede enriquecer la dieta del caballo para que contenga más de estos micronutrientes.

Los concentrados que venden en el mercado contienen la grasa y el aceite que el caballo necesita. Para potenciar su efecto se puede añadir una cucharada de aceite vegetal a la ración o al forraje.

Trucos caseros para que el pelaje de tu caballo brille

Existen muchas preparaciones caseras que se utilizan para que el pelaje del caballo esté más brillante. Una de las más conocidas es un complejo preparado de aceites que se coloca en la crin: contiene aceite de oliva, flor de azufre y aceite de hígado de bacalao.

Otro remedio muy popular es el vinagre de manzana. Se mezcla con agua y se pulveriza sobre el pelo del caballo. El alto contenido ácido del vinagre hace que su pH sea alto y contraste con el pH bajo de la grasa; al repartir este preparado casero sobre el pelaje, elimina el exceso de grasa y lo deja brillante.

Te puede gustar