La alimentación de tu caballo, ¿qué le debes dar?

Francisco María García · 22 septiembre, 2017

La alimentación de tu caballo debe ofrecer los nutrientes necesarios para que el animal pueda alcanzar su desarrollo óptimo. Solamente así es posible conservar su estado de salud del equino.

Más allá de la posibilidad de hacer negocio

Los equinos son mucho más que una inversión monetaria. Está reconocido su talento para auxiliar en el desarrollo físico e intelectual de los niños. También en la recuperación de lesiones motoras y nerviosas.

Sin embargo, un animal solo es capaz de desempeñarse correctamente en sus habilidades cuando su organismo está equilibrado. Por eso, la alimentación de tu caballo es la condición sine qua non para disfrutar de su compañía. Además, hay que disfrutar de proponerle el desarrollo de actividades conjuntas.

Caballos
Fuente: Paco

¿Cómo reconocer un caballo saludable y bien alimentado?

Un caballo saludable y con buena salud ostenta el porte noble característico de su especie. El pelaje brillante y lacio culmina con una larga y notable crin. Las patas altas y fuertes conducen hasta un cuerpo de musculatura abundante y bien desarrollada.

Son sociables y deben tener un nombre. También son curiosos, a pesar de mostrarse precavidos frente a ambientes, personas o animales desconocidos. Sus sentidos son agudizados y están atentos a los estímulos a su alrededor. La audición privilegiada reconoce fácilmente los sonidos y las orejas se mueven para los costados cuando un ruido les intriga.

Lamentablemente, todavía se ven caballos en mal estado por abandonos y malos tratos o a la exploración de su fuerza de trabajo. Equinos muy delgados, con pelos rasos y opacos y comportamiento asustadizo suelen presentar graves deficiencias nutricionales.

Actualmente, es posible denunciar anónimamente. Cualquier persona que abuse física o emocionalmente de un animal puede ser sancionada y sometida a un proceso legal.

¿Cómo elegir la alimentación de tu caballo?

“Somos lo que comemos”: esa regla de oro de la nutrición humana también es válida para los equinos.

Cada especie posee una necesidad nutricional propia y necesita de una alimentación específica. Se trata de suplir debidamente su organismo y mantenerlo saludable.

Elegir la alimentación de tu caballo es más complicado de lo que parece. Hay muchos productos disponibles en el mercado y no siempre el precio o el nombre garantizan la calidad del alimento. Sin hablar de que es necesario combinar la proporción de nutrientes. Y ello de acuerdo con las necesidades de cada animal.

Por eso, siempre es recomendable buscar ayuda profesional y consultar periódicamente al veterinario. Por ejemplo, antes de optar o cambiar radicalmente la dieta de un caballo.

Cuatro consejos fundamentales para acertar en la alimentación de tu caballo

  1. Hidratación en primer lugar

Los mamíferos necesitan hidratación reforzada para conservar su buena salud. Un caballo adulto suele ingerir de 18 a 35 litros de agua por día. En verano, cuando la temperatura se eleva considerablemente en los campos, el volumen ingerido diariamente puede alcanzar los 60 litros.

Por eso es indispensable dejar a disposición del animal agua fresca y limpia permanentemente. Lo más recomendable es que el recipiente de agua no quede expuesto al sol, pero sí bajo sombra en un ambiente limpio.

  1. Carbohidratos estructurales

Los carbohidratos estructurales son la principal fuente de energía del organismo de un caballo. Como es un rumiante, su sistema digestivo necesita gran cantidad de estos nutrientes para funcionar correctamente.

Un caballo criado en el campo acostumbra pastar cerca de 12 horas diarias. Eso significa ingerir entre 6 y 9 kilos de pasto y heno por día. La alimentación de tu caballo debe contener suficiente forraje para compensar la disminución del pasteo natural.

La cantidad de heno a ofrecer diariamente a tu caballo es del 1 al 2% de su peso corporal. También es fundamental asegurar el mantenimiento del heno, impidiendo la proliferación de hongos y bacterias.

  1. Carbohidratos no estructurales

Clásicamente se asocia la dieta de un equino con la administración de cereales como la avena, el maíz o la cebada. Pero en realidad estos carbohidratos no esenciales deben ser ofrecidos con mucha moderación al animal. En caso contrario, pueden provocar gases y malestar estomacal.

La cantidad diaria recomendable es de 200 a 250 gr de carbohidratos no estructurales por cada 45 kilos del animal.

  1. Complementos dietéticos naturales

La alimentación de tu caballo también debe ser reforzada con grasas, proteínas, vitaminas y minerales. La mejor opción es elegir un pienso enriquecido para complementar su dieta. El veterinario podrá indicar la cantidad a ser suministrada y ayudar en la decisión del mejor coste-beneficio.

Decidir conscientemente la alimentación de tu caballo es parte esencial de una tenencia responsable.