Cómo hacer crecer el pelo de mi gato

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 4 junio, 2021
El pelo del gato, además de protegerlo de picaduras y mordeduras, le ayuda a comprender el mundo que lo rodea. Para que crezca sano, es fundamental cuidar la salud integral del animal.

El pelaje es esencial en casi todos los mamíferos, pues mantienen al animal protegido de los estresores mecánicos y térmicos del ambiente. Además, un pelo tupido se trata de un componente estético muy buscado por algunos tutores, de ahí que muchos quieran hacer crecer el pelo del gato o perro de la casa.

Si quieres hacer crecer el pelo del gato del hogar, este es tu espacio. De todos modos ten presente que, de seguir el protocolo de cuidados y no obtener resultados, debes consultar con el médico veterinario para descartar patologías de fondo en el animal.

¿Por qué es importante cuidar el pelo del gato?

Aunque se pueda pensar que el cuidado del pelo del gato es algo estético, hay razones de fondo para hacerlo. Los gatos se caracterizan por tener un pelaje muy denso y esto tiene varias funciones:

  • Protección: en su ambiente natural, los gatos se enfrentan a muchos riesgo como heridas, arañazos, picaduras y mordeduras de otros animales. El pelo los ayuda a protegerse.
  • Aislante térmico: el pelaje de los gatos los protege de las altas y bajas temperaturas, que podrían producir quemaduras si entraran en contacto directo con la piel.
  • Sentir: el pelo de los gatos, en especial los bigotes y el que está cerca a ellos, participa de una forma muy especial en la manera en que perciben su entorno. A través de estas estructuras, obtienen mucha información que les permite estar seguros.
  • Comunicación: al no poder hablar, los gatos se comunican a través del lenguaje corporal, en el que cada uno de los pelos es muy importante.

Cuando cuidas el pelo de tu gato, además de ayudarlo a lucir limpio, elegante y saludable, estás contribuyendo a que pueda estar seguro y protegido en el hábitat que has construido para él.

¿Sabes cómo hacer que el pelo de tu gato crezca?

Ciclos de crecimiento

Para cuidar de forma óptima el pelo del félido, es importante identificar los ciclos de crecimiento. Sí, el pelo del gato, al igual que el nuestro, pasa por diferentes etapas. Estas son las siguientes:

  • La fase anágena: es la fase de crecimiento rápido del pelo.
  • Fase catágena: es el momento en el cual el pelo deja de crecer.
  • Fase telógena: es también conocida como la fase en la que muda el pelo, es decir, en la que se cae para darle paso al nuevo. Básicamente, el vello nuevo empuja el viejo, dando paso a la repetición de los ciclos.

Aún así, el pelo del gato puede caerse por múltiples razones, muchas no necesariamente relacionadas con los ciclos de crecimiento. Una de ellas se relaciona con el estrés. Expertos señalan que el principal signo clínico de esta patología es la alopecia, que se caracteriza por caída excesiva del pelo y un aumento en la frecuencia del lamido en una misma zona.

De no prestarle atención al gato en esta condición, a largo plazo podría quedarse completamente calvo.

Por otro lado, hay un trastorno en el ciclo que se conoce como efluvio telógeno. Este término hace referencia a una alteración en la que no se inicia la fase anágena. Sin embargo, cuando la causa del estrés que la provoca desaparece, vuelve a producirse un pelo nuevo, que tumba el que estaba en la fase telógeno.

En ese momento, se produce una alopecia generalizada que, contrario a la descrita antes, no necesita tratamiento. En esta condición, basta con dejar que el nuevo pelo crezca y se retome el ciclo.

Cuidados del pelo de gato

Para cuidar el pelo del gato no hay una fórmula mágica. De hecho, hay diferentes alternativas que se pueden aplicar a la vez para obtener un resultado satisfactorio. De todas formas, teniendo en cuenta que según la raza cada gato tiene condiciones específicas, es una buena idea consultar todo abordaje con el médico veterinario.

Como todos sabemos, al igual que para los humanos, la alimentación es vital. Te contamos cuáles son esos ingredientes que no pueden faltar en la dieta de un felino, no solo por el bienestar de su pelo, sino por su salud integral.

Proteínas

Los gatos son carnívoros por naturaleza. Los domésticos comen alimento seco o pepitas, las cuales deben tener una cantidad considerable y de calidad de proteína de origen animal. De la composición nutricional del pienso dependerá que el organismo del gato pueda procesarla y utilizarla mejor.

Las proteínas, al estar compuestas de aminoácidos esenciales, mantienen el bienestar general del gato. La lisina, en específico, es la que más contribuye al crecimiento del pelo. La mala calidad de la proteína que se proporciona a la mascota hará que el crecimiento del pelo se torne lento. Tal y como indican estudios, la deficiencia de lisina también puede fomentar que aparezcan lesiones epidérmicas.

Vitaminas

El aporte vitamínico en la dieta del gato también es fundamental. Más allá del bienestar del pelo, expertos señalan que las vitaminas contribuyen a preservar la salud del animal y fomenta la longevidad en félidos. Entre las vitaminas esenciales, se encuentran la vitamina A, la D, la K, la D y las del complejo B. Así como la tiamina, riboflavina, niacina, biotina, taurina y el ácido fólico.

Minerales

Toda dieta animal debe contar con la presencia de minerales, ya que estos no los produce el organismo. En pequeñas cantidades, son fundamentales para ayudar a las mascotas a regenerar tejidos, sintetizar hormonas y desencadenar las reacciones químicas necesarias al interior de su organismo. Los minerales esenciales son el calcio, sodio, magnesio, fósforo, potasio, cobre, yodo y selenio, entre otros.

Consejos para que crezca el pelo del gato

Un pelaje brillante, saludable y sedoso es el sueño de todo amante de los gatos, pero también se traduce en buena salud. Además de las recomendaciones nutricionales que te describimos en el apartado anterior, puedes seguir otros consejos para que el pelo del gato crezca sano.

Evita el estrés

Como vimos, el estrés en el gato causa afectaciones graves, pues impacta el sistema inmunológico y baja las defensas. De hecho, el estrés crónico puede afectar el hígado, el funcionamiento de otros órganos y derivar en una calidad de vida disminuida.

Para combatir el estrés del gato, puedes aumentar el enriquecimiento ambiental, jugar con él, darle premios y acariciarlo.

Cepillado diario

El cepillado del gato debe ser constante. Este acto contribuye a controlar la suciedad y el aceite corporal que se empieza a acumular, así como el pelo muerto que el gato no elimina con su lengua. Asimismo, elimina la piel muerta y estimula la circulación sanguínea.

Si tus ocupaciones no te permiten hacer un peinado diario, puedes hacerlo una o 2 veces a la semana. Así, el pelo del gato permanecerá brillante y saludable.

Alimentación adecuada

Una dieta saludable para el félido debe estar compuesta por mínimo un 30 % de proteína de origen animal de calidad, seguida por minerales, vitaminas y ácidos grasos. Estos últimos intervienen en la absorción de vitaminas y minerales, contribuyen a regenerar las células y hacen que su función sea más eficaz.

Desparasitación

La desparasitación es muy importante, tanto a nivel interno como externo. Ambas protegen a la mascota del ataque de parásitos que puedan causar problemas dermatológicos. Tal es el caso de los ácaros, que provocan sarna y la caída del pelo en las áreas afectadas.

Un gato pequeño con el pelo largo.

¡Cuidar es la clave para hacer crecer el pelo del gato!

El crecimiento del pelo del gato está ligado a los cuidados generales que le damos a nuestra mascota. Procurar que coma bien y sano es la clave número uno, al igual que velar porque no lo afecten parásitos y plagas que contaminen su piel, sin olvidar el dedicarle tiempo para mantenerlo relajado.

Si sigues estos consejos, podrás contribuir a que el pelo del gato crezca fuerte y sano. Recuerda que, si tienes el hábito de bañarlo, debes usar productos de higiene adecuados —mejor sin químicos— para cuidar su piel y pelaje.

  • Guías nutricionales para alimentos completos y complementarios para perros y gatos. Federación Europea de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía.
  • Lorente, C., Ventura, J. Efluvio telógeno en un gato. Dermatología. Vol. 26, n° 2, 2006.
  • Baciero, G. El estrés en el gato. Nutrición.AV.