¿Cómo enfriar el agua del acuario de un ajolote?

11 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
El ajolote es uno de los anfibios más fascinantes que se pueden tener como mascota pero, por desgracia, mantener fría la temperatura de agua que requiere puede ser un desafío.

El ajolote es una de las especies de anfibios más fascinantes que podemos encontrar en la naturaleza, pues permanece en un estado larvario acuático permanente, a diferencia del resto de tritones y salamandras. Este animal puede ser una curiosa mascota, pero el acuario del ajolote debe permanecer frío todo el año, algo que no todos pueden conseguir.

A continuación, te presentamos una serie de consejos que todo tutor de un ajolote debe tener en mente. Con el fin de aguantar las temporadas más cálidas y preservar a este anfibio, serán necesarios ciertos sacrificios energéticos y logísticos. Si quieres mantener frío el acuario de tu animal en los ambientes más cálidos, continúa leyendo.

¿Por qué es importante la temperatura para el ajolote?

El ajolote (Ambystoma mexicanum) es un anfibio caudado endémico del sistema lacustre de la cuenca de México. Este animal se lleva criando décadas en cautiverio y, por ello, muchos apasionados de la terrariofilia han tenido la oportunidad de adquirir un ejemplar en algún momento de sus vidas.

La mayoría de portales divulgativos indican que el agua del acuario de este animal debe permanecer constante a 20 grados o menos, si bien en Xochimilco y Chalco, lugares donde habita, se pueden observar temperaturas ambientales de 30 grados en verano —y unos 23 grados en el agua—.

Desde luego, esto no implica que haya que descuidar la temperatura del acuario. Solo tratamos de reportar que, en efecto, existen testimonios de personas que han mantenido a sus ajolotes a unos 22-23 grados durante ciertos períodos de tiempo sin complicaciones graves.

Aun así, es necesario que el tutor esté atento a los siguiente signos claros de estrés por una temperatura del agua demasiado alta:

  • El animal acude demasiado a la superficie para coger aire.
  • Las branquias se retraen.

El ajolote obtiene oxígeno del agua a través de su árbol branquial externo, la piel y sus pulmones. Los niveles de oxígeno disuelto en agua disminuyen con la temperatura, por lo que, en un agua muy caliente, el animal se está ahogando —literalmente—. Por esta razón, es esencial tener especial cuidado con el parámetro que aquí nos atañe.

Un ajolote en un acuario.

Cómo mantener frío el acuario del ajolote

Una vez te hemos mostrado la importancia de la temperatura de agua en los cuidados de este simpático animal, es hora de que te presentemos una serie de consejos para mantener su tanque frío. Vamos allá.

La localización del acuario

La localización del acuario es un factor importantísimo que se debe tener en cuenta. Para evitar al máximo una acumulación de calor, se deben considerar los siguientes consejos:

  • Coloca el tanque cerca del suelo. El aire caliente asciende, por lo que siempre te ahorrarás un par de décimas si colocas el acuario a ras de suelo.
  • Evita la exposición a la luz. La luz es energía, razón por la cual si entra en contacto con el agua, la calienta. Es imprescindible que, en las épocas calurosas, el acuario esté lejos de ventanas. Tampoco enciendas la luz del tanque en las horas más calientes del día.
  • Coloca el tanque en la habitación más fría de la casa. Si tienes un sótano o una de tus habitaciones da a un patio interior con sombra, ya sabes lo que hacer.
  • Abre la ventana por las noches.

Ventiladores especializados

Existen múltiples modelos de ventiladores para el acuario del ajolote a precios reducidos, que se pueden encontrar en las tiendas de animales a precios relativamente módicos. Puedes colocar tantos como sean necesarios, pues moverán el agua de forma superficial y el animal, al estar en el fondo del tanque, no se dará ni cuenta.

Cabe destacar que este método de enfriamiento promueve la evaporación del agua. Aprovecha para reponer diariamente la fracción evaporada con agua de la nevera o congelada, siempre y cuando se haya declorado previamente.

Según reportes en páginas especializadas, existen ventiladores para acuarios que pueden bajar la temperatura del agua hasta cuatro grados.

Botellas frías y cubitos de hielo

Desde luego, estamos ante el método más famoso y, por desgracia, el menos efectivo. La colocación de botellas frías en el acuario solo se debe tener en cuenta en las olas de calor o momentos de urgencia, pues su efecto es transitorio. Aún así, meter una botella helada en el tanque del animal reducirá la temperatura unos cuantos grados por un rato.

Un enfriador para acuario

Sin duda, la mejor de las opciones. Los enfriadores para acuarios funcionan a la perfección a la hora de mantener la temperatura deseada, pero tienen una pega muy importante: el precio. La mayoría de ellos se mueven en un rango de 150-250 euros, o lo que es lo mismo, casi 300 dólares. Toca vaciar la cartera.

Un ajolote grande en un acuario.

Un gran esfuerzo para un gran animal

Como hemos podido ver en estas líneas, mantener la temperatura del acuario de un ajolote cuando hay 30 grados en el exterior es un gran sacrificio. Necesitarás control, paciencia y, sobre todo, una amplia toma eléctrica en la que conectar ventiladores y enfriadores.

Aun así, el esfuerzo merece la pena. El ajolote es uno de los animales más fascinantes que se pueden encontrar en el mundo de las mascotas exóticas y, como tal, merece todos los cuidados y atenciones que requiera por parte del tutor.

  • Manual básico para el cuidado en cautiverio del axolote de Xochimilco, Instituto de Biología UNAM. Recogido a 10 de noviembre en http://www.ibiologia.unam.mx/barra/publicaciones/manual_axolotes.pdf