Cómo atender a un perro accidentado

Caridad Torcuato · 12 enero, 2015

Por desgracia muchos son los perros que sufren accidentes, cada vez que paseamos con nuestra mascota corren el riesgo de escaparse, cruzar la calle y… ocurre lo que nadie espera, un accidente. Por eso es muy importante educar siempre a nuestro perro desde pequeño a que camine al lado nuestro o a utilizar la correa. Pero ya sabemos del instinto de los perros y si ven un gato o algo que les llame la atención, salen corriendo.

Desde Mejor con Mascotas queremos aconsejarte cómo atender a un perro accidentado hasta que llegue la asistencia veterinaria y darle los primeros auxilios, tanto si ha sido atropellado, como si ha comido algo envenenado o ha sufrido un accidente de otro tipo.

Cómo actuar ante un atropello

perro manta

Si el perro ha sido atropellado por un vehículo, lo primero que tienes que hacer es tumbarlo sobre su lado derecho y abrigarlo con una manta, si no tienes una a mano utiliza un abrigo, chaqueta o algo para que no tenga frío. Tienes que colocar su cabeza recta para que sea fácil la entrada de aire, abre su boca y vigila que no haya ningún cuerpo extraño que impida la entrada de aire.

Debes observar el pecho de tu mascota para verificar que respira. Si vas a trasladarlo en el coche, no es recomendable que lo dejes en el suelo, ya que cualquier frenazo le haría daño. Si su traslado se realiza en ambulancia, procura que sea lo menos traumático posible, acompáñalo y háblale para que el perro se sienta más seguro y no tenga miedo.

Si tiene hemorragias

Si aprecias que tu perro tiene una hemorragia externa, hay que intentar cortarla lo antes posible. Para ello coloca un paño o alguna tela empapada en agua y presiona la herida hasta que se corte la hemorragia. Tienes que vigilar que no se muerda ni se lama la zona afectada, de esta manera evitarás que se infecte.

Si tu perro ha sido atropellado, pero aparentemente no ha sufrido daños, te recomendamos que lo lleves de todas formas al veterinario, para que lo revise y descartar que tiene una hemorragia interna.

Si tiene alguna fractura

Si tu perro se ha fracturado alguna patita con el impacto, hay que actuar con mucho cuidado y delicadeza para no hacerle daño. Tenemos que evitar que se mueva y si te sientes capaz, puedes intentar inmovilizar el miembro con alguna revista, periódico e incluso un vendaje.

Accidente por envenenamiento

Son muy comunes también en los perros los accidentes por envenenamiento, ya sabemos que toman lo que pillan de la calle o comen hierba del parque. Si tu perro ha sufrido un envenenamiento presentará síntomas como vómitos, mareos, convulsiones y hasta puede echar espuma por la boca.

Si supieras qué tipo de veneno ha ingerido tu perro, debes comunicárselo inmediatamente a su veterinario, para que sepa cómo tratar a tu can. Lo primero que tienes que hacer es darle agua o leche, para conseguir diluir el veneno. También puedes provocar el vómito del animal para que así expulse el veneno, aunque esto sea algo difícil.

Los cuidados en casa

perro enfermo

Cuando tu perro ha sufrido un accidente de cualquier característica, en el acto debemos proporcionarle los primeros auxilios y después llevarlo al veterinario. Allí lo evaluarán y le pondrá el tratamiento específico, pero la última parte es cuando vuelve a casa y debemos cuidarlo hasta que se recupere de sus heridas.

Es muy importante que el lugar donde va a estar tu mascota esté lo más limpia y desinfectada posible. La habitación, su camita y todo el lugar donde vaya a realizar la recuperación, debe estar perfectamente aseado.

Si ha sufrido una fractura o herida en alguna de sus patitas, es mejor que esté vendada y lo más limpia posible. Hay que evitar que se lama la herida y sobre todo cambiar el vendaje periódicamente. Si al desinfectar la herida observas alguna anomalía, debes consultar con su veterinario.

Aunque es importante vigilar a tu mascota y darle todos los cuidados necesarios, es muy importante para su recuperación que le des todo el cariño posible. De esta manera no sentirá miedo y sentirá tu tranquilidad y atención. Como en los seres humanos es muy importante para nuestras mascotas sentirse queridos y que su dueño le de toda la tranquilidad posible.