Cimarrón uruguayo: todo sobre esta raza

Laura Morales Negrin · 13 septiembre, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 11 septiembre, 2021
La marcada personalidad del cimarrón uruguayo hace de él un can algo difícil de entrenar, pero no imposible. Al recibir un buen adiestramiento, se descubrirá a un compañero leal con gran capacidad de trabajo como perro protector del ganado y las tierras.

El cimarrón uruguayo es un animal fuerte, con grandes dotes de perro guardián y pastor. Se trata del único can nativo de Uruguay y su historia data de varios siglos de antigüedad.

Este canino puede llegar a ser un fiel animal de compañía. Sin embargo, algunas de sus características hacen que sea muy necesario aportarle una buena educación, además de cuidados básicos, para que se desarrolle en el entorno doméstico de la forma adecuada. Veamos todos los detalles sobre esta raza.

Origen del perro cimarrón uruguayo

No se conoce con exactitud el origen del cimarrón uruguayo. Aun así, ciertas informaciones apuntan a que estos canes son descendientes de los perros que llegaron con los conquistadores europeos a las tierras uruguayas, en especial, del perro alano español.

La selección natural habría hecho su trabajo con estos canes, dado que aquellos perros que fueron abandonados o se escaparon durante la conquista tuvieron que aprender a sobrevivir en un entorno que no era el suyo. De estos primeros colonos quedaron los ejemplares más fuertes, dando lugar al actual cimarrón uruguayo.

De hecho, el término “cimarrón” se aplicó en América para definir a todo lo que un día fue domesticado y pasó a estado salvaje, haciendo referencia a la ubicación de su refugio en las cimas. Por ello, el término significaría algo así como “el que vive en las cimas”. Ese asalvajamiento del can es lo que le dio el nombre con el que lo conocemos hoy en día.

La raza ha pasado por periodos muy críticos, debido a que muchos ejemplares fueron perseguidos y asesinados en tiempos pasados. Esto se debió a que existía un gran número de ejemplares que se juntaban en jaurías y atacaban con agresividad a los rebaños e, incluso, a caravanas de personas.

Sin embargo, muchas personas también supieron ver el potencial de la raza como perro guardián y pastor. Por ello, decidieron comenzar a adiestrarla en sus hogares y su temperamento fue conformando el que se conoce hoy en día. El Kennel Club Uruguayo (KCU) estableció el estándar de la raza en 1989. Por su parte, el estándar de la Federación Cinológica Internacional no llegó hasta el año 2017.

Características del cimarrón uruguayo

Aunque puede existir gran variabilidad entre ejemplares, pudiendo catalogarse como perro de tamaño entre mediano y grande, hay ciertas características establecidas como comunes de la raza. Por ejemplo, el tamaño de las hembras adultas oscila entre los 55 y 58 centímetros, mientras que el de los machos es de  58-61 centímetros.

El peso va de los 33 a 40 kilos en las hembras y de 38 a 45 kilos en los machos. Se trata de un perro de tipo molosoide, debido a su robustez, su cuerpo musculado y su fuerza. Sus patas son rectas y bastante musculosas también, por lo que le permiten ser muy ágil y poseer un gran equilibrio. Además, cuenta con una cola gruesa, de porte bajo.

En lo que a su cabeza se refiere, los ojos son de forma almendrada, tamaño mediano y color oscuro, lo que le da una mirada penetrante al animal. El hocico es algo corto y ancho, con trufa amplia y de color negro, aunque puede ser de otro tono según su pelaje.

Sus orejas son de tamaño mediano, triangulares y caídas. Estas solían ser amputadas antiguamente, pero por suerte esto se considera ya una práctica ilegal en muchos países.

Pelaje de cimarrón uruguayo

El pelaje de este perro presenta un manto corto, de doble capa y liso. Además, la sección inferior es más gruesa y densa que la superior. En cuanto a los tonos, se reconocen como oficiales en el cimarrón uruguayo los colores atigrados y bayos en cualquiera de sus variedades. También puede tener manchas blancas, pero solo si estas están ubicadas en el antepecho, las patas, el maxilar inferior, la garganta o el vientre.

Temperamento del cimarrón uruguayo

Este perro deja ver su carácter fuerte y su tenacidad desde que es un cachorro. Por ello, desde ese momento debe ser educado y socializado correctamente.

Puede ser un perro muy territorial con otros animales, llegando a mostrarse agresivo en caso de no habérsele adiestrado como es debido. En cambio, si se dedica el tiempo apropiado a su entrenamiento, el cimarrón uruguayo será un can sociable y de carácter equilibrado.

Además de esto, este perro destaca por ser valiente y seguro, por lo que no se rinde hasta lograr sus objetivos. De ahí que a veces se muestre algo cabezón y se describa como un animal con una personalidad muy marcada.

Cuidados del cimarrón uruguayo

La dieta de este can debe ser adecuada a la vida de un perro enérgico como es él. Además, tiene que ir acorde a las etapas vitales del canino, cubriendo las necesidades nutricionales en cada caso.

Debido a su naturaleza de perro de pastoreo, guardián y de caza, este can se suele adaptar mejor a la vida en espacios amplios y abiertos. En caso de no poder ser así, la estimulación tanto física como mental serán aún más necesarias, pues le facilitarán la vida en esos espacios más reducidos.

El ejercicio físico debe ser intenso durante al menos una hora al día. Esto quiere decir que en este can no bastan solo los paseos, sino que tiene que correr y jugar para poder mantenerse sano y desfogar toda la energía que posee.

Una buena idea para esta raza es practicar algún tipo de deporte con su tutor, como el bikejoring, o realizar circuitos de agility. En las ocasiones en las que el ejercicio solo pueda ser moderado, el tiempo del mismo se debe incrementar más allá de una hora.

Higiene del cimarrón uruguayo

El pelaje de este perro requiere un cepillado o dos semanales, con el fin de eliminar el pelo muerto y la suciedad más superficial. Esto favorecerá la salud de su manto, además de limitar los baños a un ocasión cada mes y medio o 2 meses.

Las orejas deben ser revisadas y limpiadas cada 15-20 días por si hubiese un exceso de cera en ellas, ácaros o demás patógenos que pudiesen causarle una infección al animal. Además, en caso de no producirse un desgaste natural, el tutor del cimarrón uruguayo deberá cortar sus uñas para evitarle molestias o daños.

Adiestramiento del cimarrón uruguayo

Lo cierto es que la educación del cimarrón uruguayo no es del todo sencilla. Esto se debe a que la raza se ha ganado a pulso la fama de ser muy tozuda e independiente, características que complican su adiestramiento.

No es un perro muy dócil ni obediente de primeras ante las órdenes de sus tutores. Esta fuerte personalidad hace que para su adiestramiento sea esencial conocer bien al animal y también tener conocimientos sobre educación canina.

Por ello, se debe ser muy constante y usar el refuerzo positivo como método de adiestramiento. Aun así, si no se tiene la certeza de poder lograr buenos resultados, lo mejor siempre será acudir a un adiestrador canino profesional.

Además de lo dicho, el cimarrón uruguayo debe ser socializado desde cachorro para que de adulto sea un perro equilibrado. En caso de que este can llegue a la vida de una persona siendo ya adulto, un educador experto será la mejor opción.

Salud del cimarrón uruguayo

Para que el cimarrón uruguayo goce de buena salud son necesarios los cuidados ya mencionados, así como las visitas al veterinario para vacunarlo, desparasitarlo y realizarle chequeos. Por suerte, se trata de un perro con una salud bastante buena. De todas formas, siempre podría llegar a padecer ciertas enfermedades que suelen ser comunes en esta raza. Entre dichas patologías se encuentran las siguientes:

  • Hipotiroidismo: trastorno en el que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas.
  • Displasia de cadera: se trata de una inestabilidad de la articulación de la cadera y es típica de razas grandes.
  • Displasia de codo: es una enfermedad que cursa con osteoartritis y artritis en el codo del animal.
  • Torsión gástrica: es una condición gastrointestinal grave típica en perros con un pecho ancho, como este.
  • Obesidad.

¿Es una buena mascota?

No se puede decir que el cimarrón uruguayo sea una mascota desaconsejada. Sin embargo, como hemos podido observar, por su temperamento no es el can más indicado como primera mascota.

Es necesario tener mucha paciencia y constancia en su educación, proporcionarle compañía y entender bien la raza para saber cómo manejarlo. De no ser así, se debe estar dispuesto a invertir en un educador canino para evitar conflictos en la convivencia.

Además de esto, hay que tener presente que este can puede llegar a ser algo agresivo con otros perros y animales, ya que lleva muy arraigado su instinto de perro guardián y de caza.

Por todo ello, la decisión de tener a un cimarrón uruguayo como mascota debe ser meditada, aunque esto debería ser así en el caso de cualquier perro. Si finalmente se opta por uno de ellos como animal de compañía, este proporcionará su fidelidad a lo largo de unos 10 a 13 años, pues esa es su esperanza de vida.

  • Cimarrón uruguayo. Kennel Club Uruguayo. Recogido el 6 de septiembre en https://www.kcu.com.uy/cimarron-uruguayo
  • Cimarrón uruguayo. Federación Cinológica Internacional. Recogido el 6 de septiembre en http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/353g02-es.pdf
  • Estándar cimarrón uruguayo. Recogido el 6 de septiembre en http://www.perrosdeluruguay.com/CIMARRONURUGUAYO.htm
  • Perro cimarrón uruguayo. Recogido el 6 de septiembre en https://es.wikipedia.org/wiki/Perro_cimarr%C3%B3n_uruguayo