El chimpancé: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández 21 noviembre, 2017

Los chimpancés son los animales que más se acercan a la especie humana genéticamente, pero además tienen una vida social menos conocida y muy interesante.

Cuando hablamos de chimpancés hablamos de uno de los grandes simios, es decir, de los primates de mayor tamaño; y también de los más inteligentes, todos ellos muy relacionados con el ser humano. Sin embargo, el chimpancé es el más conocido, ya que por desgracia su parecido con el ser humano ha hecho que sea una de las especies más explotadas por el hombre.

Tiene cuatro subespecies, si bien todas ellas son bastante parecidas: el chimpancé occidental, el oriental, el central y el chimpancé de Nigeria-Camerún. Muchas de ellas conviven con otros grandes simios como el gorila.

Características del chimpancé

Esta especie puede llegar a pesar 70 kilogramos en el caso de los machos, pues las hembras pesan un poco menos. Esta especie en posición erguida puede llegar a 1,60 metros de altura, si bien la envergadura de los brazos es mucho mayor que la de la especie humana.

Cara de un chimpance

Y es que los brazos de los chimpancés son muy largos, lo que permite a esta especie moverse con agilidad a cuatro patas o incluso mediante braquiación entre las ramas de los árboles.

Al igual que nosotros, poseen pulgar oponible, lo que les permite, junto a su gran inteligencia, ser unos expertos en el uso de herramientas. El dedo grande del pie también es oponible, lo que hace que sus pies sean muy versátiles.

A la hora de reproducirse, el embarazo es similar al de la especie humana, y es que pueden llegar a los ocho meses. Las crías son destetadas a los tres años, pero tardan varios más en independizarse, por lo que alcanzan la pubertad a los nueve años. Si bien cabe reseñar que un chimpancé puede llegar a vivir 60 años.

En cuanto a la alimentación, su dieta es principalmente vegetariana, aunque pueden comer algo de carne. De hecho, los chimpancés tienen técnicas de caza sorprendentes para capturar a otros primates como el colobo. Sus depredadores principales son leopardos, cocodrilos y serpientes, pero su mayor amenaza es el ser humano.

Hábitat de la especie

El chimpancé está considerado un primate exclusivo de África y su distribución se ha reducido mucho en los últimos siglos. Esta especie está muy ligada a los árboles, pues vive normalmente en el bosque húmedo tropical y los bosques de sabana. Actualmente cada subespecie ocupa un nicho en el continente:

  • El chimpancé occidental vive en el sur de Senegal, Costa de Marfil, Nigeria y Sierra Leona.
  • La subespecie central se extiende principalmente en Gabón, el Congo, Camerún y Guinea Ecuatorial.
  • La variedad oriental comparte hábitat en algunos países con el central, asentados en el Congo, Burundi, Tanzania y Uganda, entre otros países.
  • En el caso del chimpancé de Nigeria-Camerún, como su nombre indica, reside en estos países.

Comportamiento del chimpancé

Los chimpancés viven en sociedades conocidas como ‘fisión-fusión’, en la que la reproducción es promiscua y las combinaciones y número de miembros, muy cambiantes. Pueden vivir en grupos de 20 individuos y alcanzar los 150 miembros.

En esta especie, los machos suelen realizar labores de patrulla, además de competir por el liderazgo basándose en la fuerza. Sin embargo, dada su tremenda inteligencia, no siempre es así, y se han olvidado líderes pragmáticos que basaban su gobierno en mantener buenas relaciones con todos los miembros del grupo.

También se han visto líderes que no poseían fuerza, pero que sabían cómo causar buena impresión. La primatóloga Jane Goodall observó como un chimpancé más débil que el resto llegó al poder usando bidones del campamento, y así poder hacer un ruido muy fuerte que imponía al resto.

Chimpance
Fuente: David

Respecto al carácter, es preciso señalar que los chimpancés son animales bastante agresivos, y se han observado guerras sin piedad entre diferentes grupos. Pero en esta especie también se ha observado una enorme empatía, sentido de la justicia y demostración de auténtico dolor por la muerte de miembros del grupo.

La primatóloga Jane Goodall observó como un chimpancé más débil que el resto llegó al poder usando bidones del campamento, y así poder hacer un ruido muy fuerte que imponía al resto.

Amenazas

Esta especie ha sido explotada como mascota, cazado por su carne y afectado por enfermedades como el ébola. Pero es que además se suma el hecho de que el ser humano lo ha usado como mascota, como animal de circo o incluso como actor.

Esto se debe a su tremendo parecido a nosotros. De hecho, una de las cosas que más se explota es su falsa sonrisa: un chimpancé sonriendo como un humano está aterrado, no feliz. Y es algo que vemos en circos y películas constantemente.

Dada su inteligencia y la cantidad de años que viven con sus padres (ocho años), la separación prematura que se hace para todas estas actividades causan en estos animales un drama brutal, pues sus relaciones materno-filiales son muy similares a las humanas.

Además, todo el aprendizaje y socialización que tienen durante la infancia se les arrebata. Esto, unido a que suelen ser jubilados a los seis años (dada su tremenda fuerza) hace que vivan más de 40 años sin ser capaces de relacionarse con otros individuos.

Es por ello que existen en nuestro país numerosos centros de rescate para estos animales, los cuales se pueden visitar para conocer la triste historia de estos ejemplares.

Fuente de las imágenes: Carlos Octavio Uranga y David

Te puede gustar