Cara hinchada en perros: causas, síntomas y tratamiento

Encontrar a la mascota con la cara hinchada puede provocar un shock en el tutor. Por suerte, esta condición tan preocupante suele tener fácil tratamiento.
Cara hinchada en perros: causas, síntomas y tratamiento
Ana Díaz Maqueda

Escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda el 19 Mayo, 2021.

Última actualización: 19 Mayo, 2021

A pesar de que el concepto de cara hinchada en perros pueda parecer simple, las diversas causas del problema no lo son. Del mismo modo, las áreas faciales que se ven afectadas dentro de este signo clínico pueden ser diferentes. Además, la velocidad a la que se desarrolla la hinchazón —o si aumenta y disminuye a un ritmo concreto— también puede variar.

La cara hinchada en los perros no es más que un edema en alguna región de la cara o toda ella que, además, puede o no ser simétrico. Este efecto puede ser producido por varias razones que serán explicadas a continuación, así como los posibles tratamientos de la inflamación facial en la mascota.

Causas y signos clínicos de la cara hinchada en perros

La hinchazón facial en perros puede tener muchos precursores. Este signo clínico es la consecuencia de alguna enfermedad subyacente, intoxicación o reacción adversa del organismo. Junto a la cara hinchada, pueden aparecer más signos relacionados con alguna enfermedad, como ataxia, letargo, apatía o pérdida de apetito.

Reacción alérgica y cara hinchada en perros

La inflamación facial suele ser un signo muy común cuando se produce una reacción alérgica severa. Esta inflamación ocurre de forma abrupta y repentina, tras la picadura de un insecto, vacunas, fármacos, determinados alimentos, polen, exposición a toxinas y otros alérgenos que puedan estar en el ambiente.

Las reacciones alérgicas son una respuesta exagerada que tienen el cuerpo ante sustancias que a priori no son dañinas. De forma general, estos eventos clínicos suelen producir urticarias, picores o prurito y una respuesta inflamatoria orgánica, especialmente en la región facial.

La inflamación tiende a localizarse alrededor de los ojos y el hocico, pero también puede afectar al cuello. En ocasiones, la hinchazón es tal que al perro le cuesta respirar y puede llegar a tener convulsiones.

Aunque la gran mayoría de reacciones alérgicas no suelen ir a más, a veces se considera una situación de urgencia veterinaria.

Un perro con la cara hinchada.

Salud dental

Otras veces, la causa de la cara hinchada en perros es una deficiente salud dental o algún problema concreto. Cuando la inflamación aparece en la región de la cara —donde se encuentran las mandíbulas o bajo los ojos—, puede ser que se haya desarrollado un absceso con pus.

Las infecciones en las encías, roturas de piezas dentales, la enfermedad periodontal y otras lesiones en la boca pueden hacer que la cara del perro se hinche. Otros signos clínicos comunes en estos casos son el mal aliento, anorexia por dolor o sangrado en las encías.

Tumores

Los tumores en perros, cancerosos o no, también pueden desarrollarse en la cara. Las tumefacciones faciales, en la boca o en la garganta están relacionadas con la hinchazón en el área cefálica. Además, los canes pueden presentar tumores en la cuenca del ojo y hacer que este sobresalga.

Traumatismo

Los traumatismos son otras de las causas más comunes de la cara hinchada en perros. Los golpes o heridas penetrantes pueden infectarse y causar hinchazón. Del mismo modo, un golpe puede hacer que esa parte del cuerpo se inflame.

Tratamiento de la cara hinchada en perros

Al tratarse de un signo clínico causado por una enfermedad subyacente, aunque se pueda tratar con distintos antiinflamatorios, lo más recomendable es encontrar la causa. Esto quiere decir que hay que abordar la patología detrás de la inflamación.

Cuando se desconoce si el perro es alérgico a algo —y se sabe con seguridad que no ha sido víctima de un insecto o del mordisco de algún animal—, el veterinario comenzará un régimen dietético para intentar encontrar la causa. No obstante, existen pruebas específicas para conocer qué tipo de alergia sufre un perro.

Se pueden utilizar técnicas intradérmicas o análisis de sangre para detectar reacciones alérgicas en cánidos.

Si el perro ha sido mordido o ha sufrido algún otro tipo de traumatismo, lo más habitual es que se opte por un tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios. Así, se trata el signo y, además, se combaten posibles infecciones existentes o potenciales.

Si la inflamación no es generalizada y solo un área de la cara está afectada, puede que se trate de un tumor o problema dental. Si esta es la sospecha, el veterinario inspeccionará los dientes de la mascota y las encías, con el fin de determinar cuál es el mejor tratamiento.

Por último, cuando se tratan de posibles tumores, el primer paso es realizar una biopsia para determinar el tipo de tumor y, posteriormente, tratar de las forma más acertada y efectiva posible la neoplasia. De la quimioterapia a la radioterapia, existen muchos posibles abordajes. Según estudios, la terapia metronómica es uno de los campos más prometedores en este ámbito.

La hernia perineal en perros requiere tratamiento.

Aunque depende del origen de la inflamación, en general este signo clínico tiene un buen pronóstico y una recuperación muy acelerada. Según la causa, es posible que el veterinario quiera dar algunos consejos para prevenir que vuelva a ocurrir. Sigue las indicaciones y tu perro estará como nuevo en muy poco tiempo.



  • Ericson, S., & Kurol, J. (1988). Resorption of maxillary lateral incisors caused by ectopic eruption of the canines: a clinical and radiographic analysis of predisposing factors. American Journal of Orthodontics and Dentofacial Orthopedics, 94(6), 503-513.
  • Shmuel, D. L., & Cortes, Y. (2013). Anaphylaxis in dogs and cats. Journal of Veterinary Emergency and Critical Care, 23(4), 377-394.
  • Munro, H. M. C., & Thrusfield, M. V. (2001). Battered pets ‘: non‐accidental physical injuries found in dogs and cats. Journal of Small Animal Practice, 42(6), 279-290.
  • Verlinden, A., Hesta, M., Millet, S., & Janssens, G. P. J. (2006). Food allergy in dogs and cats: a review. Critical reviews in food science and nutrition, 46(3), 259-273.