Loading...
 

Canguro gris oriental: hábitat y características

El canguro gris oriental comparte características con otros parientes, como el canguro rojo o su congénere occidental. ¿Quieres conocer más sobre él?

Escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas el 04 octubre, 2021.

Última actualización: 04 octubre, 2021

Entre la fauna autóctona de Australia encontramos al canguro gris oriental. Este marsupial está emparentado con otros mamíferos como los ualabíes y otras especies que conforman la familia de los macropódidos. Es un animal fascinante, así que merece la pena aprender algunos datos sobre él.

Un detalle poco conocido sobre la palabra «canguro» es que se emplea para hablar sobre cualquiera de las especies de este grupo. Sin embargo, suele utilizarse para referirse a los ejemplares de mayor tamaño dentro del grupo de estos herbívoros. ¿Quieres conocer más sobre estos animales? ¿Qué rasgos diferencian al canguro gris oriental de sus parientes? ¡Sigue leyendo!

Hábitat del canguro gris oriental

Como ya indica su nombre, el canguro gris oriental reside en las costas del sur y del este de Australia (así como en Tasmania). Dentro de dichas regiones, podemos encontrar a estos marsupiales en una gran diversidad de hábitats: desde los bosques hasta las praderas.

Todos los ecosistemas que habitan los canguros se caracterizan por presentar 2 zonas: una en la que llueve frecuentemente y otra que se clasifica como semiárida.

Características físicas

Antes de adentrarnos en las características físicas de esta especie oriental, es necesario mencionar que también existen los canguros grises occidentales. Aunque se consideraba que estos últimos eran una subespecie de los ejemplares que aquí nos atañen, han sido definidos como dos especies distintas.

Por esta razón, la especie oriental es identificada como Macropus giganteus y la occidental como Macropus fuliginosus. A su vez, el canguro gris oriental engloba a dos subespecies diferenciadas según la distribución de cada una de ellas:

  • Australiana: esta subespecie recibe el nombre de M. giganteus giganteus.
  • De Tasmania: la subespecie es reconocida como M. giganteus tasmaniensis.

Ambas subespecies muestran patrones de color diferentes que varían desde el gris al marrón en la parte superior del cuerpo y el blanco en las secciones inferiores delanteras. Por suerte, al ser animales bípedos su identificación a simple vista es más sencilla.

Además, en esta especie puede observarse un claro dimorfismo sexual entre los machos y las hembras. En concreto, los machos pueden duplicar o triplicar el peso de una hembra, mientras que en tamaño superan el metro de altura (pero no rebasan los dos metros). Las hembras, por el contrario, alcanzan justo un metro de porte como máximo.

En cuanto a la longitud de la cola, cabe destacar que esta se mide separada del resto del cuerpo y que también difiere según el sexo. En el caso de los machos puede medir 109 centímetros, pero en las hembras se mantiene en unos firmes 84 centímetros.

Sin embargo, el rasgo más llamativo de esta especie es el marsupio. Esta bolsa está presente únicamente en las hembras y posibilita que las crías completen su desarrollo. Además, también actúa como protección, ya que les permite ocultarse de los depredadores.

Comportamiento de la especie

Los canguros son mamíferos sociales que suelen vivir en pequeños grupos integrados por un macho dominante, 2-3 hembras, sus crías y 2-3 machos jóvenes. Se ha observado que evitan las horas más calurosas del día y que se comunican emitiendo una serie de sonidos característicos, denominados cacareos.

Alimentación del canguro gris oriental

Al igual que el resto de especies de la familia Macropodidae, las poblaciones de canguro gris oriental se caracterizan por ser exclusivamente herbívoras. Por lo tanto, estos marsupiales se alimentan de diferentes tipos de fuentes vegetales como hojas, arbustos, corteza de árboles y diversas especies de plantas. Evitan ingerir hierba seca, ya que esta dificulta su digestión.

Reproducción del canguro gris oriental

La llegada de la primavera y el inicio del verano es la señal de salida para el periodo reproductivo del canguro gris oriental. Por el contrario, el resto de especies de canguros se reproducen a lo largo de todo el año siempre que las condiciones sean óptimas.

Durante estos meses, el comportamiento de los miembros de esta especie se asocia a las conductas repetitivas. Por ejemplo, el canguro macho combate contra otro ejemplar masculino mediante boxeo u otra serie de comportamientos agresivos. Busca exhibir su superioridad con estos actos.

De todos los machos, el dominante es aquel con un mayor número de oportunidades para aparearse con una hembra en celo. A la hora del cortejo, muchas especies de canguros se comportan igual: el macho hace ruidos que recuerdan al cacareo y zarandea la cola y la cabeza con el fin de establecer su posición dominante en la jerarquía.

Una estrategia evolutiva curiosa de los canguros es la denominada diapausa embrionaria, en la que el desarrollo del cigoto se detiene y entra en un estado de letargo. De esta manera, la hembra se asegura de que el cigoto madurará cuando las condiciones sean las adecuadas.

Estado de conservación

Por último (pero no menos importante), cabe destacar que las poblaciones del canguro gris oriental se mantienen estables. Debido a esta situación, el estado de conservación de este marsupial está en la clasificación de “preocupación menor (LC, least concern)” de la Unión Internacional para la Conservación de la naturaleza (IUCN).

Se cree que existen unos 2 000 000 de ejemplares vivos en libertad a día de hoy.

Podemos concluir que el canguro gris oriental es una especie endémica del continente australiano. Se diferencia en detalles concretos de su congénere occidental, pero es necesario dejar claro que ambos canguros (y todos los animales en general) son esenciales para el bienestar del medio en el que residen.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
10 tipos de marsupiales

Los tipos de marsupiales que existen viven en América y Australia. Los primeros son más primitivos filogenéticamente hablando.