¿Es bueno llevar a tu perro en un bolso?

Si bien puede ser una ventaja para los canes pequeños en según la ocasión, quizás pueda provocarle problemas de alergias; asimismo, es necesario un periodo de adaptación

Cuando queremos disfrutar las vacaciones junto a nuestras mascotas, o simplemente llevarlos a pasear, debemos elegir la mejor forma de transportarlos.

Los transportines suelen ser muy resistentes, pero pueden resultar pesados y poco prácticos cuando hablamos de perros pequeños y livianos. En estos casos, llevar al can en un bolso puede resultar más cómodo, pero, ¿es una opción segura?

¿Es seguro llevar a tu perro en un bolso?

Depende. Si cumplimos con los requisitos de transporte, respetamos los límites de peso y tamaño y preferimos un bolso de buena calidad, es perfectamente seguro llevar tu perro en un bolso. Y al contrario, si somos negligentes con nuestras decisiones, ponemos en riesgo el bienestar de nuestra mascota y también el nuestro.

Por ello, antes de transportar a tu can, es fundamental garantizar que el bolso sea apto para transportar perros, soporte su peso y le permita moverse y respirar con comodidad. En las tiendas para mascotas y en algunas clínicas veterinarias están disponibles diversos modelos fabricados especialmente para nuestros peludos.

Ventajas y desventajas de transportar tu perro en un bolso

Sabemos que está muy de moda en las calles de las grandes ciudades llevar a los pequeños perros en bolsos. Pero antes de dejarnos llevar por cualquier modismo, es fundamental saber si lo que nos parece bello también resulta cómodo para nuestros compañeros. Por ello, hoy te contamos algunas ventajas y desventajas de llevar tu animal en un bolso.

Ventajas de transportar tu perro en un bolso

Los bolsos aptos para perros suelen resultar una opción para proteger a nuestros caninos durante el invierno. Actúan como un abrigo, evitando que nuestra mascota se exponga a la intemperie durante sus paseos. Algo muy beneficioso, principalmente para las razas más vulnerables al frío, como el chihuahua, el yorkshire o el pinsher.

Además, los bolsos nos pueden facilitar la entrada de una mascota a ambientes públicos, como tiendas o centros comerciales, donde no podrían pasar caminando. Permite que nuestros peludos nos acompañen y disfruten de diversas actividades diarias junto a nosotros.

Desventajas de llevar tu perro en un bolso

Respecto a las desventajas, debemos estar muy atentos por las posibles alergias de nuestros perros. Algunos animales tienen tanta sensibilidad que pueden desarrollar reacciones alérgicas o irritaciones cutáneas apenas con el contacto de ciertas telas o costuras. Si tu perro jamás realizó un test de alergias, te recomendamos consultar tu veterinario de confianza.

Bolsos para perros pequeños

También debemos tener muy claro que llevar nuestro can en un bolso no sustituye los paseos diarios. Las mascotas necesitan practicar ejercicios físicos de forma regular para mantener su buena salud, combatir el sobrepeso y las enfermedades asociadas.

Además, la actividad física permite gastar energía y liberar tensión, evitando la aparición de los síntomas relacionados con el estrés y al aburrimiento. Una buena opción para evitar el sedentarismo es utilizar el bolso solo en algunos tramos del paseo, alternando con las caminatas.

Consejos básicos para adaptar tu perro a su nuevo bolso

Antes de viajar o pasear con nuestro perro en un bolso o en un transportín, es fundamental adaptarlos a este nuevo ambiente. Los perros, así como nosotros, se aferran a una rutina para garantizar su seguridad y bienestar.

Es seguro llevar al perro en bolsos

Si cambiamos repentinamente su ambiente, sus hábitos y su entorno, podemos favorecer la aparición de problemas de salud y trastornos de comportamiento.

  1. Respetar su tiempo de adaptación

  • Obligar un animal asustado a realizar alguna actividad contra su voluntad puede resultar verdaderamente peligroso.
  • Nuestra mascota puede adoptar una postura autodefensiva al sentirse amenazada o insegura, y reaccionar a través de conductas agresivas. Además, exponemos a nuestro compañero a situaciones de elevado estrés y favorecer la aparición de síntomas negativos a su salud.
  • Debemos recordar que la adaptación es un proceso y cada individuo lo experimenta de una forma única. Para acostumbrar a tu peludo a su nuevo bolso o trasportín, es fundamental tener paciencia y respetar su propio tiempo de reconocimiento y de adaptarse. Para ayudarlo, podemos estimular su curiosidad y recompensar sus actitudes positivas.
  1. ‘Presentar’ el bolso a tu perro

Antes de pasear con tu perro en un bolso, es fundamental ‘presentarle’ este nuevo elemento en su vida cotidiana. Para empezar, debemos dejar el bolso a su alcance y mantenerlo siempre abierto.  También es importante estimularlo a explorar el interior del bolso. ¿Cómo? Deja algún bocadillo o algún juguete justo en medio del bolso.

Al percibir que el perro se muestra tranquilo en el interior del bolso, podemos comenzar a llevarlo a la calle, y así aumentar progresivamente la duración de sus paseos.

Te puede gustar