Cómo enseñar al perro a pasear con correa

Aunque es más fácil enseñar a un cachorro a pasear con correa, los perros adultos también pueden aprender. Lo importante es que en cualquiera de los casos tengas mucha paciencia y no bajes los brazos. El entrenamiento exitoso depende de la constancia y el compromiso del dueño, más que de la capacidad de la mascota. Conoce más en este artículo.

Pasos para enseñar a tu perro a pasear con correa

Quizás te lleve algo de tiempo, y deberás tomarte un rato cada día hasta que aprenda, porque si esperas a la siguiente semana, quizás el animal olvide la lección anterior. Presta atención a estos pasos para enseñar a tu perro a pasear con correa:

1. Escoge una correa y collar

Esta tarea es fundamental y no puede ser tomada a la ligera. Para empezar, opta por un collar plano y ligero y una correa ligera. Así, el animal se acostumbrará a llevar algo alrededor del cuello, y a quedarse a cierta distancia de ti. Que no le ajuste demasiado (debes poder introducir dos dedos de la mano sin problemas entre el cuello y el collar).

Persona paseando a su perro

2. Ponle el collar

Es necesario que tu mascota se acostumbre a llevar el collar cuando está en casa, y que no sea sólo algo para salir a pasear. Al principio, intentará quitárselo y si lo hace deberás colocárselo de nuevo. Quizás intente morderte o se ponga demasiado inquieto, pero poco a poco lo aceptará.

3. Preséntale la correa

Así como tiene que acostumbrarse al collar, también debe hacerlo con la correa, ya que esta sólo se coloca para salir, y no para andar en casa. Deja que olfatee ese objeto nuevo, que juegue un poco con él, y luego, después, engánchala al collar.

4. Entrénalo en un ambiente tranquilo

Para enseñar a tu perro a pasear con correa, trata de elegir un momento del día o un sitio donde no haya otros animales, niños corriendo o demasiada gente. La idea es que tu mascota preste atención a lo que le estás indicando, y que no se ponga nervioso. Además, esto servirá para que tú también estés calmado, y el can pueda tomar tu energía y seguirte como ejemplo.

5. Lleva premios contigo

Elige el sistema de recompensa que quieres poner en práctica con el peludo. Puedes comprarle golosinas pequeñas o llevar un poco de pienso en el bolso. Incluso puedes darle trozos pequeños de salchicha o de queso (si el veterinario te da permiso de darle esa comida). Lo importante es que sea un snack que lo pueda comer mientras camina. Así, nada interrumpirá el proceso de enseñanza.

6. Detén una mala conducta

Así como debes premiar al perro en el momento que se porta bien, también debes llamarle la atención cuando no hace lo correcto. No hace falta gritarle, y mucho menos pegarle para que entienda. Existen otras maneras más “pacíficas” y con resultados más eficaces.

Por ejemplo, si el animal tira de la correa deja de caminar. Así se dará cuenta de que no importa cuánto tire, no irá muy lejos. Si se sienta, se acuesta o no quiere caminar, aléjate unos pasos (la distancia que permita la correa), llámalo y ofrécele una golosina.

7. Lidera la situación

El dueño debe ser “la voz de mando” en todo momento y, sobre todo, cuando están en la calle donde pueden pasar muchas cosas. Trata de mantenerte siempre un poco más adelante que el perro, así te trata como el líder de la manada.

Perros de paseo

A su vez, presta atención a su comportamiento cuando hay otros perros cerca. No cambies tu actitud ni te pongas nervioso, porque el animal lo sentirá y actuará en consecuencia. Si te quedas tranquilo paseando, tu mascota entenderá que no hay de qué preocuparse, y que no debe atacar ni estar en guardia.

8. Mantén el entrenamiento

Una vez que le hayas enseñado a tu perro a pasear con correa, no debes dejar de salir con él. Si es posible, varias veces al día. No sólo es un excelente ejercicio para ambos, sino que también le ayudará a no olvidarse del entrenamiento.

Fuente de la imagen principal: Carlos Varela

Categorías: Adiestramiento Etiquetas:
Te puede gustar