Bichos de la suciedad más comunes y cómo evitarlos

Mantener el orden y la limpieza en el hogar es importante para evitar visitantes indeseados. ¡Acá te presentamos los 5 bichos de la suciedad más comunes!
Bichos de la suciedad más comunes y cómo evitarlos
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 05 agosto, 2023

Existen diferentes animales molestos que pueden acercarse a nuestros hogares. Algunos son hasta peligrosos, por el hecho de que transmiten enfermedades a los seres humanos y a las mascotas. Entre estas problemáticas criaturas se encuentran los bichos de la suciedad. ¿Sabes cuáles son y cómo evitar que se instalen en tu casa?

Por lo general, estos bichos llegan a tu hogar cuando existen condiciones apropiadas para ellos, como un incremento de la humedad ambiental. Sin embargo, este elemento no es el único necesario para su estadía en tu casa. En este artículo, te compartimos una lista de los 5 artrópodos más comunes que pueden invadir tu lugar de residencia y la forma de evitarlos. ¡Veamos!

5 bichos de la suciedad más comunes

Los bichos de la suciedad pueden aparecer por ciertas condiciones en tu casa. Entre las más frecuentes podemos mencionar las siguientes:

  • mayor humedad;
  • una limpieza inadecuada;
  • fallas en la ventilación o hasta por la presencia de tu mascota, en particular, si no tienes los cuidados apropiados con ella.

La palabra «bicho» es bastante genérica, pues suele emplearse no solo con cualquier insecto, sino también con animales del grupo de los artrópodos. De esta manera, en la siguiente lista, te presentamos tanto integrantes de la clase Insecta, como del filo Arthropoda.

1. Pececillos de plata

Lepisma saccharina o pececillo de plata.
Los pececillos de plata suelen encontrarse en las áreas húmedas del hogar. Son bastante ágiles y pueden recorrer ciertas distancias en búsqueda de su alimento. Crédito: AJC1/Wikimedia Commons.

Se trata de insectos muy pequeños, que apenas alcanzan unos 13 a 15 milímetros. A continuación, te contamos más detalles sobre su apariencia, hábitos y habilidades:

  • cuerpo alargado cubierto con escamas plateadas (de allí su nombre común);
  • ojos compuestos y pequeños;
  • no tienen ocelos, ni tampoco alas, por lo que no vuelan.
Les gustan los sitios oscuros, cálidos y con mucha humedad, por lo que pueden esconderse en grietas, en los baños y cocinas de nuestro hogar.

También es usual observarlos en las repisas y los libros, tanto por fuera, como en su interior. Para evitar que aparezcan en casa, se pueden seguir algunas medidas sugeridas por una publicación de la revista Agricultura & Food:

  • Mejorar la ventilación del hogar y usar deshumidificadores: de esta forma se puede disminuir la humedad ambiental.
  • Mantener la limpieza y aspirar de manera regular: esta práctica permite eliminar cualquier resto de comida de las alfombras, pisos y tapicería.
  • Reparar fugas en tuberías o grietas: sobre todo, hacerlo en pisos o paredes.
  • Cuidar la parte exterior del hogar: es importante que se encuentre pintada y bien sellada.
  • Verificar de manera regular la limpieza de las canaletas: del mismo modo, se requiere que la casa posea un drenaje adecuado.
  • Guardar la comida en recipientes herméticos: esto se debe a que los pececillos de plata la buscan y se quedan cerca de ella.
  • Emplear una solución de ácido bórico al 5 % en agua: esto aplica en caso de que estos insectos ya se encuentren instalados en el hogar. También se puede utilizar tierra de diatomeas o piretrina, para aplicarse en las grietas y escondites de estos insectos.
Cuando se emplean productos químicos para combatir a los lepismas, hay que tener precaución y evitar el contacto con mascotas y niños.

2. Cochinillas de la humedad

Cochinilla de la humedad.
La presencia de la cochinilla en casa puede eliminarse con medidas como la reducción de la humedad y al permitir la entrada de luz, porque huyen de ella. Crédito: Jacilluch/Wikimedia Commons.

También se conocen con el nombre de chanchitos, bichos bola o de la humedad. Son animales invertebrados pequeños, de entre 0,2 y 2,5 centímetros de longitud. Pertenecen al grupo de los crustáceos, al orden Isopoda y el suborden Oniscidea, que cuenta con alrededor de 3894 especies, según cifras de Catalogue of Life. Se distinguen con facilidad por su morfología:

  • cuerpo aplanado dorso-ventralmente, cubierto por un exoesqueleto duro y dividido en varios segmentos;
  • ojos y dos pares de antenas (aunque unas son muy pequeñas, incluso vestigiales en algunas especies);
  • 7 pares de patas;
  • apéndices abdominales que emplean para la respiración;
  • marsupio para alojar a sus huevos.
Sus tonalidades son oscuras, grises, negras, marrones y hasta naranjas.

Muchos ejemplares se enroscan en sí mismos, en forma de pelotas, lo que les brinda el nombre común de bichos bola. No obstante, algunas especies carecen de esta cualidad.

Las cochinillas de la humedad son animales inofensivos, ya que no representan ningún peligro para los seres humanos o las mascotas. Sin embargo, puede que su presencia en el hogar genere molestia, por lo que es mejor mantenerlos alejados con las siguientes recomendaciones:

  • Reducir la humedad del ambiente: puesto que estos crustáceos ameritan para sus funciones vitales intervalos bastante altos, de entre 60 y 80 % como mínimo. Esto se puede lograr al abrir las ventanas, armarios y otros muebles. También se puede colocar un deshumidificador.
  • Revisar el estado de la madera o los muebles en el hogar: estos animales se alimentan de materia orgánica en descomposición. Por eso, hay que deshacerse de cualquier residuo orgánico para no atraerlos.
  • Cubrir las áreas húmedas con tierra de diatomeas: se trata de un pesticida natural que puede ser muy efectivo en estos casos.


3. Colémbolos

Colémbolo sobre hoja.
La aparición de los colémbolos en las casas se relaciona con el exceso de humedad. Crédito: Katja Schulz/Wikimedia Commons.

Otros de los bichos de la suciedad son los colémbolos (Collembola), unos artrópodos pequeños que miden entre 0,2 y 10 milímetros. Se distinguen por las siguientes características:

  • cuerpos segmentados (con forma alargada o globular y coloraciones diversas);
  • ojos y antenas;
  • 3 pares de patas.

En ellos destaca un apéndice abdominal retráctil, que recibe el nombre de furca o fúrcula, y los ayuda a propulsarse en dirección vertical. The Pennsylvania State University detalla que liberan esta estructura como defensa. De esta forma, logran impulsarse hasta 100 veces su longitud.

Los colémbolos también aparecen por humedad excesiva y abundancia de alimento. En este sentido, su dieta está integrada por los siguientes componentes:

  • hongos,
  • bacterias,
  • algas,
  • materiales vegetales en descomposición.
Pueden llegar a constituir verdaderas infestaciones, con concentraciones por encima de los 100 individuos por cada metro cuadrado.

En España, existen reportes de casos domiciliarios en los que se reportaron las especies Ceratophysella engadinensis y Folsomides centralis en una piscina. Así, lo detalla una publicación en la revista Arquivos Entomolóxicos. También se han observado otros ejemplares en jardines, interiores y alrededores de los hogares en la región de Málaga y Barcelona.

No dañan muebles o transmiten enfermedades, pero pueden convertirse en una molestia. Además, tienden a considerarse plagas agrícolas y hortícolas. La mejor manera de deshacerse de ellos es mediante la eliminación de las acumulaciones de hojas y materia orgánica, así como de agua estancada. Es imprescindible mantener los jardines y alrededores de la casa lo más seco posible.

4. Moscas

Mosca sobre una superficie de una casa.
Las moscas son vectores de enfermedades bacterianas y parasitarias. Crédito: Wirestock/Freepik.

Sin duda uno de los bichos de la suciedad más abundantes son las moscas. Diversas especies del orden Diptera reciben ese nombre común y algunas se relacionan con los entornos humanos. Se trata de insectos molestos y transmisores de enfermedades infecciosas, ya que portan diferentes patógenos microbianos.

Presentan un cuerpo cubierto de sedas y dividido en tres partes: una cabeza, un tórax y un abdomen.

Tienen dos pares de alas, pero solo una es funcional, mientras que las inferiores están modificadas en unas estructuras llamadas halterios o balancines, que les ayudan a mantener el equilibrio.

Para evitarlas, es necesario mantener buena higiene y limpieza en el hogar, mediante la recolección de los desechos y la basura en contenedores con tapa. Se pueden colocar mallas en puertas y ventanas para impedir la entrada a la casa. En el mercado, también se comercializan trampas para este tipo de insectos.



5. Cucarachas

Para evitar la aparición de cucarachas en el hogar, se recomienda tomar medidas preventivas como sellar agujeros o fisuras, a fin de impedir su ingreso. Crédito: Freepik.

Estos bichos de la suciedad son de tamaño mediano a grande y, como todos los insectos, poseen las siguientes partes:

  • cuerpo dividido en una cabeza (en este caso pequeña y móvil);
  • un tórax con 3 pares de patas;
  • abdomen.
Algunas especies cuentan con dos pares de alas, otras poseen las posteriores vestigiales o ausentes o también hay ejemplares que carecen de ellas.

Por lo general, presentan tonalidades oscuras, entre ocres, pardas o negras. Son animales omnívoros, a los que les gustan los sitios húmedos. Ciertas especies son domiciliarias, ya que pueden encontrarse dentro de las viviendas o cualquier establecimiento humano, incluso invaden barcos.

Aparte de molestas, las cucarachas sí resultan dañinas, por la gran variedad de alimentos que pueden consumir y el hecho de que, impregnan todo a su paso con un olor desagradable, producto de sus heces y las glándulas que poseen. Además, pueden actuar como vectores de patógenos y generar reacciones alérgicas, en especial, en niños pequeños.

Erradicarlas no es una tarea tan sencilla, debido a su habilidad de esconderse en espacios muy pequeños y la protección que presentan sus huevos. Sin embargo, en el mercado existen variedad de productos para combatirlas. En la actualidad, también se prueban insecticidas naturales, como el aceite esencial de hoja de neem y semilla de crotón.

También es importante mantener la limpieza y el orden. Esto se logra con la eliminación de todo lo que pueda servir de refugio para ellas en el hogar. Además, se recomienda evitar los aerosoles que pueden tener un impacto negativo en las personas, los animales y el entorno.

Contactar a un especialista ante los bichos de la suciedad en el hogar

Como ves, son diversos los bichos de la suciedad que pueden encontrarse en el hogar o los alrededores. Sin duda, esta lista ha quedado corta. La prevención radica en la limpieza, el orden y reducir la humedad ambiental. No obstante, existen situaciones que pueden salirse de control.

Por ello, ante estas y otras plagas, la mejor opción es buscar ayuda profesional, con alguna empresa especializada en controlar los bichos. En especial, si la infestación es grande. Recuerda que tu salud, la de tus familiares y mascotas, puede estar en riesgo, dependiendo de la especie en particular y la magnitud del problema.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.