Aspectos legales de las terapias con animales

20 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
La consideración de perros y otras mascotas como sujetos de derechos avanza con los años; cada vez son más las voces de diferentes ámbitos que exigen una regulación de las terapias con animales en personas enfermas

Las terapias con animales son un recurso que cada vez se utiliza más. Se trata de intervenciones orientadas por profesionales de la salud y educación. En ellas, el vínculo del paciente con el animal es el medio para la rehabilitación. Se utilizan en casos muy diversos y la opinión general es que los resultados son excelentes.

Aunque estas estrategias terapéuticas se han extendido en estas épocas, en realidad su uso es muy antiguo. La mitología griega reconoce a Quirón, mitad hombre mitad caballo, que poseía dotes para curar a humanos y a animales.

En el año 1792 están documentadas terapias con animales, en un centro de rehabilitación para personas con trastornos de la salud mental en Inglaterra. También se encuentran registros en diversos años de tratamientos asistidos con animales para epilépticos, por ejemplo.

En el caso específico de España, las terapias con animales comienzan a utilizarse formalmente a través de la Fundación Affinity, en 1987. En esos años se reconoce como tratamiento científico, aunque ya venía empleándose con carácter más informal.

Existen diversidad de clínicas que disponen de estas terapias con animales. Además, España las ha implantado en varios centros penitenciarios, especialmente para internos con déficits afectivos e inestabilidad emocional.

A nadie sorprende que los animales beneficien la salud de las personas. Por algo es que las mascotas ocupan un lugar privilegiado en la vida de mucha gente.  Y cuando estas relaciones están mediadas por un profesional, los resultados son óptimos.

Terapia de perros con niños hospitalizados

Terapias con animales: el bienestar animal

Si bien las prácticas terapéuticas con animales vienen desde hace muchos siglos, la consideración del animal como sujeto al que hay que cuidar es bastante reciente. Las voces multitudinarias de defensa del animal se hacen oír y reclaman por un trato respetuoso.

En la actualidad, muchos profesionales se han involucrado con este concepto de una estrategia terapéutica que atienda al paciente y también al animal. Provenientes de ámbitos diferentes de la salud y la vida humana, trabajan en el fortalecimiento de protocolos de atención al animal que participa de las terapias. La idea es evitar la explotación.

Si bien en España no existe aún ninguna legislación a nivel nacional que regule las terapias con animales, sí han empezado a surgir en otros países, especialmente en América del Sur.

Este vacío legal español a nivel nacional ha hecho que las comunidades autónomas hayan asumido la responsabilidad de regular estas actividades. La meta es evitar conductas que puedan resultar perjudiciales tanto para las personas que reciben la terapia como para los propios animales.

Código de ética en las terapias

La ausencia de normas legales no exime de compromisos éticos declarados. Se han elaborado protocolos de actuación que ayudan a establecer las condiciones de la terapia dentro del marco de bienestar animal.

Terapia de niños con delfines

Por todo ello, la Fundación Affinity, por ejemplo, ha señalado algunos preceptos básicos del trabajo con animales para terapias. Entre los principios más destacados se encuentran:

  • El bienestar animal debe anteponerse a la actividad de terapia. Esto implica que no se pueden maltratar animales ni exponerlos a circunstancias adversas con el pretexto de la terapéutica.
  • Es necesario que el terapeuta esté atento a las señales de estrés, ansiedad o miedo de los animales, así como a sus estados físicos.
  • Si un animal muestra algún conflicto con una persona, no se debe forzar la interacción.
  • Cada sesión tiene un tiempo estipulado que no debe excederse. Este tiempo está determinado atendiendo tanto a la persona en terapia como al animal que colabora.
  • Es imprescindible la revisión médica de los animales.
  • El animal debe ser libre para expresar sus comportamientos naturales normales esperables en su especie. Esto implica que actúe libre de miedo y de angustia, lo que redundará en un comportamiento emocional y conductual adecuado a la tarea.

¿Qué ocurre si se detecta maltrato de animales en sesiones de terapia? Como no existe normativa específica, hay que recurrir a las leyes de protección animal de cada comunidad autónoma.

Es indudable que la profesionalidad en las terapias con animales exige inversión de esfuerzos y de dinero. La calidad, la profesionalidad y la ética tienen costes. A la hora de elegir un centro, es importante asegurarse de las condiciones del servicio. Si la sesión estuvo bien desarrollada, existirá un fluido equilibrio que redundará en beneficio de todos los participantes.

  • EDURNE GARAY LAUCIRICA. Directora de Canadd Ayuda. Terapia asistida con animales de compañía. Extraído de: http://www.colvema.org/PDF/1219Terapia.pdf
  • UN ANÁLISIS SOBRE LA TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES Y SU CONTRIBUCIÓN AL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS SOCIOEMOCIONALES Y LA INCLUSIÓN SOCIAL. Silvina Graciela. Extraído de: http://fes-sociologia.com/files/congress/12/papers/4946.pdf