Beneficios de usar perros en terapias asistidas

Virginia Duque Mirón · 30 septiembre, 2016

Los canes a través de los años han conseguido distintos trabajos tales como perros de rescate, perros policía, perros de asistencia y otros muchos. Hoy hablaremos de un trabajo muy digno y útil para otros de nuestros amigos los peludos. Se trata de usar caninos en terapias asistidas.

No se debe confundir a los canes en terapias asistidas con los perros de asistencia. Los peludos de asistencia son animales que viven con personas que lo necesitan, como por ejemplo los caninos lazarillos. No obstante, los perros usados en terapias asistidas tienen un papel diferente. Por ello, antes de conocer los beneficios, veamos qué papel desempeñan.

El papel de los perros en terapias asistidas

terapia canina

Para comenzar, debemos saber que los animales que participan en terapias asistidas viven con uno de los terapeutas, o bien en el centro en el que trabajan. Solo hacen su labor a horas concertadas, es decir, cuando hay citas con las personas que necesitan terapia.

Los perros no son los únicos usados en terapias asistidas, ya que también se conocen disciplinas en las que se han usado delfines, caballos y hasta peces.

Los perros son los más utilizados por la sencillez para tratarlos y su sexto sentido para entendernos. Y es que las relaciones humanas son complejas, y la mayor parte de las veces es muy difícil comprendernos. Esto, sin embargo, no sucede así con los canes, ya que ellos nos transmiten paz y sosiego, por lo que son de gran ayuda en las terapias asistidas.

¿Para qué se usan los perros?

Los perros tienen el propósito de mejorar el funcionamiento cognitivo, funcional, emocional, físico y social de las personas. Para ello, son usados como “instrumentos” en las terapias asistidas logrando crear un ambiente de paz y relajación que favorece que el paciente mejore.

Cuáles son los beneficios de los perros en terapias asistidas

Los beneficios de usar los perros en terapias asistidas conforman 4 grupos: psicológico, psicomotor, sensorial y educativo. Analicemos cada uno de ello y conozcamos cómo los peludos nos ayudan a ello.

Beneficios psicológicos

  • Mejora el estado de ánimo. Dicen que tener a alguien feliz alrededor nos llena de felicidad. ¿Hay alguien más feliz que un perro? Un peludo juguetón que nos busque para jugar con él y que haga lo posible por atraer nuestra atención nos hará sentir especiales y, por tanto, subirá nuestro ánimo.
  • Ayuda a mejorar la atención. Esto ha sido cierto sobre todo en niños con TDHA. Tener a alguien que queremos que se nos acerque, alguien que nos gusta, atrae nuestra atención y nos hace estar pendiente de él.
  • Disminuye la ansiedad y el estrés.
  • Fomenta el contacto social y físico. Es posible que a muchas personas les cueste relacionarse con otras, pero esta será mucho más fácil con un perro, quien propiciará las relaciones sociales humanas más adelante.
  • Favorece la estimulación mental. Pensar en cómo llamar su atención, en cómo jugar con él, nos ayudará a mantener activa nuestra mente.

Beneficios psicomotores

  • Mejora la coordinación.
  • Mejora la fuerza muscular.
  • Favorece la motricidad fina. Esto sucede a través de gestos suaves como acariciar, ponerle una correa o darle de comer.

Beneficios sensoriales

  • Favorece la propiocepción. Este es el sentido que informa sobre la posición de músculos, por lo que también se puede incluir el equilibrio y otras formas de movimientos corporales.
  • Mejora el sistema vestibular.
  • Favorece los sentidos y crea estímulos auditivos, táctiles y visuales.

Beneficios educativos

juegos para perros

  • Fomenta y mejora habilidades sociales, fomentando la empatía, la generosidad y otras.
  • Ayuda a tomar responsabilidades y tener en cuenta la cooperación y el trabajo en equipo.
  • Reduce malos comportamientos.
  • Se aprende a través del juego.

Como ves, usar perros en terapias asistidas tiene grandes beneficios en todos los sentidos. Esperamos seguir descubriendo muchas más utilidades de nuestro amigos los canes, para que cada vez más la gente se conciencie de la importancia de incluirlos en sociedad.