Artritis en gatos: tratamiento y cuidados

17 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La artritis en gatos es una enfermedad degenerativa que afecta a los cartílagos en las articulaciones. Descubre cuáles son los mejores tratamientos para disminuir el avance de esta enfermedad y así aliviar el dolor de tu mascota.

Durante muchos siglos, ha existido la creencia de que la artritis en gatos es inexistente. Sin embargo, a pesar de su flexibilidad y gracilidad, esta patología es un problema real que, desafortunadamente, muchos tutores no tratan.

Mientras que los perros muestran signos de artritis de manera mucho más evidente, los gatos son mejores para ocultar su dolor. Descubre cuáles son los síntomas, tratamientos y cuidados que debes darle a un gato artrítico.

Causas de la enfermedad

Al Igual que sucede en humanos, la artritis en gatos puede aparecer como consecuencia natural del envejecimiento. Cuando un gato alcanza su edad adulta, el cartílago de sus articulaciones comienza un lento proceso degenerativo. Aunque este degradado es bastante progresivo, la degeneración del cartílago puede hacer que su cuerpo sea menos flexible.

La artritis también puede desarrollarse a partir de una lesión, dislocación o infección en la articulación. El exceso de peso también ha sido asociado a la artritis, pues se cree que puede ejercer tensión adicional en las articulaciones de un gato.

También influyen en la progresión de esta enfermedad otros factores como la composición genética, enfermedades inmunes y cáncer. Existen razas particularmente proclives a la artritis como son los Fold escoceses, los gatos Birmanos,  los Maine Coon, y los gatos abisinios.

La artritis en gatos es una dolencia común.

¿Cuáles son los signos de la artritis en gatos?

La artritis es una enfermedad degenerativa que afecta, principalmente, las articulaciones del cuerpo. De esta manera, un gato que padezca esta patología sufrirá dolor crónico. Estudios recientes han demostrado que hasta el 90 % de los gatos mayores de 12 años muestran signos de osteoartritis.

En la mayoría de los casos, los codos de las patas delanteras son las articulaciones más afectadas por la artritis en gatos.

Los gatos son animales extremadamente inteligentes, y muy fieles a sus instintos. La demostración de dolor es una evidencia palpable de debilidad que el felino, por instinto, no se permite. Por esta razón, se esforzará en ocultar su malestar. La mejor manera de determinar si tu mascota sufre de artritis es observar su comportamiento cuidadosamente.

Los gatos que sufren de artritis pueden mostrar rigidez general, hinchazón de las articulaciones, letargo y cojera. Además, se puede ver una disminución de la flexibilidad, e incomodidad cuando se les acaricia o maneja en ciertas posiciones. También se pueden notar cambios sutiles de comportamiento, que incluyen:

  • Disminución de la actividad. Si tu gato titubea antes de saltar de un lugar alto hasta el suelo, o duda al subir o bajar escaleras, estos pueden ser signos de artritis. Además, si notas que el animal disminuye su rutina de acicalamiento, es muy probable que se deba a dolor en las articulaciones.
  • Abandono de sus hábitos de caja de arena, debido al dolor causado por entrar y salir de ella.

Por supuesto, un signo evidente de la artritis en gatos es un cambio en su manera de caminar. De cualquier modo, si temes que tu gato pueda estar sufriendo dolor, te recomendamos consultar a un veterinario.

¿Qué hacer para manejar la artritis en gatos?

Para ayudar a tu gato a ser feliz y disfrutar la vida nuevamente, hay tres áreas importantes en las que puedes actuar:

1. Control de peso

Este es el aspecto más importante del manejo de cualquier mascota con artritis. Los animales con sobrepeso colocarán proporcionalmente más peso en sus articulaciones y, por lo tanto, causarán mayor inflamación e irritación articular.

Es importante señalar que los gatos necesitan perder peso gradualmente para prevenir problemas metabólicos. Discuta la mejor manera de hacer esto con su equipo de atención médica veterinaria.

2. Comodidades del hogar y cambios en el entorno

En casos leves, algunos pasos simples tomados en casa ayudarán a reducir el nivel de dolor e incomodidad del gato:

  • Asegúrate de que tu gato tenga un lugar cálido y cómodo para dormir, alejado de corrientes de aire.
  • Proporciona bandejas de arena para gatos que tengan un lado bajo para un fácil acceso y para ayudar a prevenir accidentes de uso del baño.
  • Coloca escalones cerca de los muebles y las camas favoritas para ayudarlo a subir y bajar.
  • Cepilla el pelaje de tu gato regularmente para que no se desarrollen nudos.
Los antibióticos para gatos debe administrarse con cuidado.

3. Tratamientos para aliviar el dolor

Los diferentes tratamientos que se pueden ofrecer incluyen:

  • Medicamentos para la osteoartritis modificadores de la enfermedad (polisulfato de pentosano): estos medicamentos se administran en una serie de inyecciones.
  • Medicamentos antiinflamatorios y analgésicos: los gatos pueden ser particularmente sensibles a algunos AINE (drogas antiinflamatorias no esteroideas) y es importante usar solo los recetados por su veterinario.
  • Nutracéuticos y dietas recetadas: Estos son suplementos dietéticos o dietas recetadas que contienen ingredientes como glucosamina, sulfato de condroitina, aceites de pescado y mejillón de labios verdes.

Si tu gato padece de artritis, probablemente sufra también dolor constante. Como tutor, debes intentar que este malestar disminuya lo más posible. Consulta a tu veterinario cuál es la mejor opción para su tratamiento.

  • Hardie, E. M., Roe, S. C., & Martin, F. R. (2002). Radiographic evidence of degenerative joint disease in geriatric cats: 100 cases (1994–1997). Journal of the American Veterinary Medical Association, 220(5), 628-632.
  • Godfrey, D. R. (2005). Osteoarthritis in cats: a retrospective radiological study. Journal of small animal practice, 46(9), 425-429.
  • Scott, H., & Cert, S. A. D. (2007) Tratamientos médicos actuales para la osteoartritis canina y felina. Conocimiento y Respeto... De los perros de utilidad a los perros de deporte p. 02, 18.