8 chistes sobre mascotas

Las mascotas y sus dueños desarrollan una relación de cariño, alegría y ternura. Entre otras cosas, quien tiene una mascota ya no se encuentra solo.

Tener una mascota genera en el dueño un aumento de la autoestima. Esto ocurre debido a que la dedicación que se le pone a los cuidados de una mascota hace que las personas se sientan útiles y necesarias.

Los animales también realizan un gran aporte en el proceso de aprendizaje de los niños.  Desarrolla en ellos importantes sensaciones, como el respeto a lo diferente y a la vida. Por otra parte, crea en los pequeños un sentido de la responsabilidad que les servirá en todas las etapas de su vida.

Las mascotas también promueven la sociabilidad. Al tener una mascota se conoce a otras personas. De pronto el círculo de conocidos trasciende hasta desarrollar nuevas amistades.

Cuando hay cariño surgen bromas y chistes sobre mascotas y animales. Hay empatía con el tema y es más fácil reír sobre temas con los que se está familiarizado.

Algo fundamental es que las mascotas intervienen en mejorar el humor de sus dueños. Cada nueva gracia, cada truco o cada acercamiento enternecen y brindan alegría. Reírse y hacer chistes sobre mascotas es un pasatiempo sano y que no pasará de moda.

Los mejores chistes sobre mascotas

1.- El lagarto y el perro

 En pleno campo va pasando un lagarto y, al atravesarse un perro, le dice:

– ¿Cómo te va, bolsa de pulgas?

A lo que el perro responde con mucha agilidad:

– ¡Me va muy bien, bolso de mano!

Familia de lagartos en una rama

2.- El perro y las dos pulguitas

A dos pulgas se les había hecho tarde para volver a casa y se escucha lo siguiente:

– ¿Te parece si nos vamos saltando o esperamos al próximo perro?

3.- Las mascotas y el futuro

 Un hijo le pregunta a su padre:

– Papá, papá: ¿Cómo serán las fábricas en el futuro?

– El padre responde: No lo sé muy bien, pero sí te puedo decir es que en el futuro las fábricas tendrán solamente dos empleados.

– ¿Dos empleados?, pregunta el niño.

– Sí hijo. Dos. Un hombre y un perro. El hombre que alimentará a un perro para que el perro evite que nadie apriete un botón.

4.- Dos gallegos y un pato

Después de todo un día en el campo un par de gallegos regresan a su hogar y alguien les pregunta:

– ¿Cómo les fue en la caza?

– Nada, no pudimos cazar ningún pato.

– ¡Pero si el campo está repleto de patos!

– Los gallegos se miran y uno le dice al otro: ¿Ya ves? ¡Te dije que debíamos lanzar al perro mucho más alto!

5.- Los patos y el río

Estando en las orillas de un río un hombre le pregunta a otro:

– ¿Sabe si el río está crecido?, ¿puedo pasar sin dificultad?

El otro hombre, que se encuentra en la otra orilla, le dice que sí, que el río no está profundo.

De esa forma, el primer hombre se mete en el río con mucha confianza, pero inmediatamente se hunde y casi se ahoga.

Una vez a salvo le dice al otro hombre: ¡Casi me he podido matar! ¡Tú me dijiste que no habría problema en cruzar y que el agua no me cubriría! Y este le respondió:

– ¡Disculpe! Pero casi podría jurar que hace unos minutos vi a un pato pasando por el río y el agua no lo cubría.

6.- El perro maravilla

Dice la dueña, muy orgullosa:

– Si mi perrito lo desea baila como en un circo. Cuando el perrito lo desea puede buscar el periódico. Si mi perrito lo desea canta como Pavarotti.

– ¿Estás segura?

– ¡Sí! ¡El problema es que hasta ahora no ha querido nunca!

Persona besando a su perro

7.- El perro y el taladro

 – ¿Qué hace ese perro con ese taladro?

– Taladrando.

8.- El síndrome de las vacas locas

– Por ahí andan diciendo que estamos locas.

– Ni que lo digas. Yo soy un perro.

9.- Un perro inteligente

La maestra le pregunta a Ana:
– Quiénes crees que son más inteligentes, ¿las personas o las mascotas?
Ana le responde:
-Los perros, señorita.
– A ver, ¿por qué lo dices?
Luisa contesta:
– Cuando yo le digo algo a mi perro, entiende todo, pero cuando él me habla a mí no le entiendo absolutamente nada.

Hoy hablamos de los “lobos” de “Juego de Tronos”

Fuente de la imagen principal: Cody Wellons

Te puede gustar