6 técnicas de pesca de aves marinas

Yamila · 14 noviembre, 2017
La forma de cazar de estos animales puede ir desde la más básica hasta la más espectacular que se pueda imaginar; los albatros, los cormoranes y los pelícanos, por ejemplo, son muy distintos entre sí, en este sentido

Los pinguinos no capturan igual sus presas que los cormoranes o que los pelícanos, y esto se debe a que existen diferentes técnicas de pesca de aves marinas en el reino animal, una más sorprendente que la otra. Infórmate sobre ellas a continuación.

¿Cuáles son las técnicas de pesca de aves marinas?

Algunas especies son zambullidoras, otras son excelentes nadadoras y también existen algunas que se alimentan de carroña. Las diferentes técnicas de pesca de aves marinas son:

1. Nado

Ciertas aves marinas cuentan con patas palmeadas –los dedos están unidos por una membrana ligera– y plumaje impermeable, para poder nadar sin problemas y cazar a sus presas. De esta manera, pueden aumentar la superficie de contacto con el agua y propulsarse llevando las extremidades hacia atrás.

Para poder impermeabilizar sus alas, algunas segregan una especie de cera a través de la glándula uropigia, situada en la base de la cola. Cada vez que se arreglan el plumaje aprovechan para distribuir cera por el cuerpo, algo que además les reporta ‘estatus’ entre sus compañeros.

2. Buceo

En relación a la técnica anterior podemos hablar de un método usado, por ejemplo, por los pinguinos: estas especies tienen la capacidad de estar bajo el agua hasta 18 minutos. En ese tiempo nadan hasta unos 500 metros de profundidad para conseguir peces o crustáceos que no están cerca de la superficie.

Además, los pingüinos tienen un cuerpo aerodinámico, un tipo de sangre que les permite estar más tiempo sin oxígeno; y un metabolismo que ‘pausa’ ciertas funciones y órganos cuando está buceando.

Técnicas de pesca de las aves marinas: pingüino

Otro caso es el del cormorán, el cual no cuenta con alas impermeabilizadas, pero ha sabido aprovechar el contacto con el agua: cuando se moja el plumaje es más pesado y esto le permite llegar hasta mayores profundidades, ideal si no puede encontrar una presa disponible cerca de la superficie.

3. Zambullidas

Para hablar de una de las técnicas de pesca de aves marinas más asombrosas tenemos que nombrar a una de las especies que la lleva a cabo: el alcatraz. Estos animales vuelan a muy alta velocidad –hasta 100 km/h– y su cuerpo está adaptado para poder zambullirse en el agua sin disminuir esa velocidad.

¿Cómo lo hacen? Primero porque no tienen agujeros externos en la nariz, segundo porque las aberturas de los oídos son pequeñas y están cubiertas de plumas, y tercero porque su esternón es muy fuerte y protege los pulmones del impacto contra la superficie del agua.

Básicamente, cuando ven un pez cerca de la superficie se dejan caer en picado desde una altura que alcanza los 50 metros para cazarlo. Pueden pasar hasta 20 segundos en una profundidad de cuatro metros sin necesidad de salir a la superficie para respirar.

4. Tipos de picos

Gracias a sus picos, las aves marinas pueden conseguir su alimento de diferentes maneras. Por ejemplo, los pelícanos tienen una famosa ‘bolsa’ elástica debajo del pico, la cual actúa como si fuese un cucharón para capturar peces. Luego filtra el agua y traga las presas.

Técnicas de pesca de las aves marinas: pelícano

En el caso de los albatros, cuentan con picos en forma de gancho para sujetar peces rebeldes o medusas; las rapaces litorales trocean a sus presas, mientras que las que viven más tiempo en tierra utilizan sus largos picos para buscar comida entre el barro y los humedales.

5. Carroña

Otra de las técnicas de las aves marinas no tiene que ver con la pesca sino con el hecho de conseguir alimento de cualquier forma posible. Por ejemplo el petrel gigante es un ave que habita en el Hemisferio Sur, muy ágil en tierra, y que se alimenta de carroña, como por ejemplo focas muertas; o bien caza aves más pequeñas.

6. Recolección en la superficie

Por último, tenemos otra de las técnicas de pesca de aves marinas que llaman más la atención de los científicos: algunos albatros pasan una gran parte del tiempo nadando paralelos al agua y capturando peces y calamares que discurren por las corrientes. Básicamente se quedan esperando a que ‘la comida llegue a ellos’.