5 animales con el sentido del oído más desarrollado

El sentido del oído es esencial para muchísimos seres vivos, pues los ayuda a ubicarse en el entorno tridimensional de forma efectiva.
5 animales con el sentido del oído más desarrollado
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 11 marzo, 2021

El oído es un órgano sensorial que permite a los seres vivos que lo presentan percibir los sonidos. Gracias a él, es posible el sentido de la audición, es decir, la captación de ondas sonoras presentes en el aire y su posterior traducción en información relevante, que será interpretada por el cerebro.

La estructura común en muchos de los aparatos auditivos del reino animal es el tímpano, una membrana elástica, semitransparente y de forma cónica que tiene capacidad vibratoria. En general, para que un ser vivo sea capaz de escuchar, debe contar con un tímpano, una cámara auditiva llena con aire y ciertos órganos para detectar estímulos auditivos.

Las aves, mamíferos, reptiles, anfibios y algunos insectos son capaces de escuchar. De todas formas, la manera en la que se percibe el sonido y el rango de escucha son drásticamente diferentes entre taxones. Para ejemplificar esta diversidad auditiva, en las siguientes líneas te presentamos a los 5 animales con el sentido del oído más desarrollado.

¿Cuáles son los animales con el mejor oído?

Antes de sumergirnos en este curioso mundo, es conveniente usar al ser humano como sistema de referencia. Nuestra especie es capaz de captar frecuencias de 20 a 20 000 hercios (Hz), pero el oído se encuentra más cómodo en rangos entre 2000 y 5000 Hz. Con estos datos en mente, te presentamos los 5 animales con el sentido del oído más desarrollado.

1. Murciélagos

Los murciélagos no son ciegos —pues utilizan su aparato visual para múltiples actividades—, pero sin duda la audición es el sentido que más desarrollado tienen estos mamíferos alados. Estos animales generan un ultrasonido en la laringe y lo emiten a través de la nariz o por la boca, a una frecuencia imperceptible para muchos seres vivos.

La grama de frecuencias utilizada por los murciélagos va desde los 10 000 a los 100 000 Hz, por encima de la capacidad auditiva del ser humano y otros muchos mamíferos más. Gracias a este sistema de detección ultrasónica, el murciélago es capaz de ecolocalizar insectos tan diminutos como un mosquito en movimiento.

Un murciélago pescador.

2. Cetáceos

Los cetáceos utilizan la ecolocalización de forma similar a los murciélagos. Por ejemplo, los delfines emiten una serie de clics en forma de ráfagas de impulsos sonoros y obtienen información del entorno según los ecos que vuelven a ellos. Este biosonar es extremadamente útil, sobre todo en medios acuáticos turbios que impiden la visión.

Gracias a este sistema de escucha tan sofisticado, algunos cetáceos pueden percibir sonidos hasta a 20 kilómetros de distancia.

Los delfines son unos de los animales con el sentido del oído más desarrollado.

3. Búhos

Al ser primordialmente nocturnos, los búhos deben guiarse mediante sus sentidos de la vista y la audición para volar en la oscuridad. Cabe destacar que muchas especies de búhos presentan las orejas colocadas de forma asimétrica en el cráneo —una más arriba que la otra—,  de modo que una de ellas percibe el sonido antes.

Gracias a este oído asimétrico y escucha direccional, muchas aves nocturnas son capaces de triangular de forma exacta la posición de sus presas. Además, los búhos no sufren pérdida auditiva a medida que envejecen, ya que son capaces de regenerar las células de sus oídos internos.

Los búhos son unos de los animales con el sentido del oído más desarrollado.

4. Elefantes

Los elefantes tienen un sentido del oído extraordinario, el cual les permite escuchar sonidos a frecuencias 20 veces más bajas de las que captamos los seres humanos. Además, sus orejas cumplen un papel muy importante más allá de la audición.

Estos paquidermos viven en ambientes abrasadores generalmente y, por tanto, requieren mecanismos fisiológicos para poder disipar el exceso de calor que acumulan en sus organismos. El gran tamaño de sus orejas es esencial para este proceso, pues aumenta drásticamente la superficie de intercambio corporal de los elefantes sin comprometer su morfología.

El elefante es uno de los animales digitígrados.

5. Polillas

En comparación con los humanos y el resto de seres vivos, las polillas se han ganado el mérito de ser los animales con el sentido del oído más desarrollado del mundo. Estos lepidópteros alados son capaces de percibir frecuencias de hasta 300 000 Hz, un valor astronómico comparado con los 20 000 Hz en humanos.

Los investigadores aún no tienen claro a qué se debe esta especialización evolutiva tan llamativa. De todas formas, se estima que podría haber surgido en respuesta a las presiones adaptativas del medio, específicamente, por la capacidad de caza de los murciélagos.

Como estos mamíferos alados son capaces de percibir frecuencias extremadamente altas, las polillas podrían haber desarrollado un sentido del oído aún mejor para comunicarse sin llamar la atención de sus depredadores. Sin duda, estamos ante un mecanismo evolutivo fascinante.

Una polilla gato adulta.

Te hemos presentado 5 animales con un sentido del oído excepcional, pero estos no son los únicos que destacan en el frente sensitivo de la audición. Cada taxón responde a las demandas del medio de formas concretas y, en muchos casos, la agudeza auditiva puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte en la naturaleza.

Te podría interesar...
Sordera en dálmatas: ¿a qué se debe?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Sordera en dálmatas: ¿a qué se debe?

La sordera en dálmatas es producto de una selección genética sin regulación a lo largo de la historia. A día de hoy, se trata de solucionar.



  • Spangler, H. G. (1988). Moth hearing, defense, and communication. Annual review of entomology, 33, 59-81.
  • Jones, G., & Siemers, B. M. (2011). The communicative potential of bat echolocation pulses. Journal of Comparative Physiology A, 197(5), 447-457.
  • Jones, G., & Holderied, M. W. (2007). Bat echolocation calls: adaptation and convergent evolution. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 274(1612), 905-912.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.