5 animales que viven en lagunas

Yamila · 27 junio, 2018
Reptiles, insectos, anfibios y aves aprovechan el lapso de unas dos semanas que duran la mayoría de estas pequeñas reservas de agua dulce para sobrevivir con los recursos que les ofrecen

Las reservas de agua dulce de menores dimensiones que un lago albergan una gran cantidad de fauna. Formadas en la mayoría de los casos por el agua de las lluvias, estos ecosistemas vulnerables son el hogar de aves, anfibios, insectos y reptiles. En este artículo te informamos sobre los animales que viven en lagunas.

¿Cuáles son los animales que viven en lagunas?

Muchas veces, estos espejos de agua son estacionales y se mantienen solo durante un par de semanas. En ese lapso, los animales deben hacer lo posible por sobrevivir y aprovechar al máximo los recursos ofrecidos. En cuanto a la flora, podemos hallar una gran variedad de plantas adaptadas a medios muy húmedos: junco, totora, repollito de agua, etc.

Entre los animales que viven en lagunas encontramos:

1. Garza

Es uno de los principales habitantes de las lagunas de diferentes partes del mundo –hay 60 subespecies en total– y, si bien suele tener hábitos solitarios, es normal que en la época de cría se reúna en comunidad en las inmediaciones del agua y zonas pantanosas.

La garza –foto que abre este artículo– es un ave zancuda que puede medir hasta 85 centímetros de alto, su plumaje varía dependiendo la época del año y gracias a su largo pico captura anfibios y crustáceos en el agua.

2. Libélula

Este insecto, cuyo nombre científico es Anisóptera, tiene la particularidad de poder plegar sus alas –transparentes– sobre el abdomen. Además, la libélula se caracteriza por sus ojos multifacetados y por su abdomen alargado.

Libélula: hábitat

El hábitat natural está compuesto por lagos, lagunas, charcos, ríos y tierras pantanosas. Allí las hembras pueden poner los huevos (entre las plantas flotantes y emergentes) y las ninfas pueden desarrollarse. Además, consiguen allí su alimento mosquitos, moscas, abejas, polillas y mariposas.

3. Rana

Si hay libélulas y demás insectos en un lugar… ¡también hay ranas! Estos anfibios sin cola y cuerpo robusto cuentan con patas posteriores muy desarrolladas para poder saltar muy alto y atrapar la presa que desean. A eso hay que sumarle su lengua, que se estira y tiene ‘pegamento’ para capturar sin problemas la comida.

Rana arbórea de Tasmania

La mayor parte del tiempo los anuros están dentro del agua dulce, ya que depositan allí los huevos y es dónde se alimentan. Se los puede ver ‘reposando’ sobre las hojas o ramas de algunas plantas esperando el momento perfecto para alimentarse.

4. Flamenco

Esta es otra de las aves que viven en lagunas, así como también en otro tipo de extensiones de agua, siempre y cuando se trate de un lugar a escasa profundidad. Vive en todos los continentes –excepto Oceanía– y entre sus particularidades podemos destacar su color rosado y sus largas patas, como las demás zancudas.

Animales con patas más largas: flamenco

El flamenco hace los nidos con barro en la orilla del agua y pone un solo huevo por temporada. En cuanto a su alimentación, su dieta está basada en algas y crustáceos (de estos últimos depende la tonalidad de sus plumas). Tiene un sistema más que interesante y curioso para ‘separar’ la comida del barro: su pico cuenta con una especie de filtro entre las mandíbulas y la lengua.

5. Pato

Para terminar este listado de animales que viven en lagunas no podíamos dejar de lado a una de las aves más famosas y extendidas de todo el mundo. Entre todas las especies de patos, la doméstica es la que mejor se adapta a espacios de agua dulce de pequeño tamaño, incluidas charcas, estanques y piscinas.

Especies de patos: características

El pato pesa unos cuatro kilos y su plumaje es blanco por completo. Destacan las patas y el pico, por ser naranjas. Los polluelos pueden ser amarillos o negros. Para anidar elige sitios secos un poco alejados del agua, pero el resto de su vida permanece sumergido en el agua. Sus plumas tienen un aceite especial que evita que se moje.

Si bien se trata de una especie domesticada, conserva muchas características salvajes y puede vivir, alimentarse y reproducirse sin la intervención del hombre.