4 tratamientos para la tos en perros

04 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La tos en perros puede ser una ocurrencia muy común y no siempre es síntoma de un problema grave. De todas formas, su abordaje es necesario para el bienestar de la mascota.

Cuando un perro comienza a toser, es normal que se enciendan todas las alarmas y el tutor se preocupe. Muchas veces la tos es un signo clínico de enfermedades más o menos graves, por lo que siempre hay que visitar al veterinario en estos casos. Este profesional ofrecerá los mejores tratamientos para la tos en perros.

Aunque siempre hay remedios caseros que pueden combinarse con los abordajes farmacológicos, el tratamiento para la tos irá ligado en todos los casos a la causa de esta, que puede ser muy variable. Por ejemplo, no sirve de nada administrar antibióticos a un can con una enfermedad vírica.

Más allá de la medicina veterinaria clásica, los tratamientos caseros buscan ayudar a que el animal sienta menos molestias, es decir, actúa sobre los síntomas y no sobre la enfermedad. En las siguientes líneas, se tratarán los remedios que pueden usarse en el hogar ante casos de tos en perros.

Tratamientos farmacológicos para la tos en perros

Existen muchos tratamientos recetados por veterinarios para la tos en perros. Sin embargo, estos no van dirigidos al signo clínico que es la tos, sino a curar la patología que la causa. Las enfermedades más comunes que pueden causar tos en los perros son las siguientes:

  • Tos de las perreras.
  • Dolor de garganta por infecciones víricas o bacterianas.
  • Problemas pulmonares como parásitos, bronquitis, cáncer, etc.
  • Colapso traqueal, muy común en razas toy.
  • Enfermedades cardiacas: algunas de ellas son hereditarias, como en los cavalier king charles spaniels —o de otra índole—. 
Un perro enfermo con un respirador.

Estas enfermedades necesitan tratamientos específicos para ser curadas y nunca debe ponerse en marcha ningún tipo de procedimiento —ya sea casero o ideado por parte del tutor— para intentar sanar al perro por cuenta propia. Siempre hay que acudir al veterinario.

Una vez hayas acudido al veterinario, es necesario seguir a rajatabla el régimen de medicamentos recetados. A parte de curar la enfermedad con fármacos, pueden usarse tratamientos caseros para aliviar esa tos molesta que sufren los perros con estas patologías. Te contamos 4 esenciales.

1. Usar un humidificador en casa

La calefacción, el aire acondicionado, la polución del aire o el humo del tabaco son factores que pueden reducir considerablemente la humedad contenida en el aire. Esto puede propiciar que las vías respiratorias superiores del can se irriten y, si además existe una patología previa, esta irritación puede ser muy molesta.

Adquirir un humidificador y colocarlo en la habitación de la casa donde más tiempo pase la mascota puede ayudar a aliviar la tos y la irritación de la garganta. En el mercado existen muchos tipos de humidificadores con una amplia gama de precios, pero al fin y al cabo es un trasto más en casa que ocupa un espacio que a lo mejor el tutor no tiene.

Una solución más rápida, fácil y económica es crear una sala de vapor en el baño. Para ello, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Abre el grifo de la ducha o bañera con el agua lo más caliente posible.
  2. Cierra el baño y deja que se llene de vapor.
  3. Puedes aprovechar el vapor que queda en el baño cuando te duchas, pues así se reduce al mínimo el gasto de agua y se protegen los ecosistemas —y tu cartera—.

Por otro lado, invitar al perro a pasar al baño mientras el tutor toma un baño es una buena idea para no malgastar agua y, a la vez,  se consigue que el can pueda aliviar sus vías respiratorias con un poco de vapor.

2. Tratamientos dulces para la tos en perros: la miel

Es cierto que la miel tiene ciertas propiedades que ayudan a aliviar la irritación y que, además, puede actuar como cicatrizante. Sin embargo, estamos hablando de un producto que es prácticamente azúcar— y no un tipo de monosacárido dentro de la matriz de un alimento, como podría ser una fruta— sino azúcar libre.

Este tipo de azúcar no es sano, pero en pequeñas dosis no tiene porqué tener efectos negativos sobre el organismo del animal. Así, diluir media cucharadita de miel en un poco de agua tibia y ofrecérsela a la mascota una vez al día puede ayudar a calmar la irritación.

3. Descanso, clave para la curación

Los perros con tos son animales enfermos y, como cualquier ser vivo en esta situación, necesitan descansar más de lo normal. La mascota debe seguir con sus paseos diarios, pero es mejor evitar ciertas situaciones de excitabilidad que puedan empeorar el estado de su garganta.

Por otro lado, los collares y correas al cuello deben ser sustituidos por arneses, para no producir presión sobre la zona de la garganta. Además, es mejor salir cuando la temperatura sea algo más alta y evitar paseos muy tarde o muy temprano.

Cómo cuidar a un perro con cáncer.

Ahora ya sabes cómo puedes ayudar a tu perro con su malestar de garganta cuando padezca tos. Ante todo no olvides que, si observas cualquier signo de enfermedad en tu mascota, lo más indicado y más seguro es visitar al veterinario en todos los casos.

  • Burke, A. (November, 2016). Dog Coughing: Causes and Treatment Options. American Kennel Club. Disponible en: https://www.akc.org/expert-advice/health/dog-coughing/
  • Chung, K. F. (2005). Drugs to suppress cough. Expert opinion on investigational drugs, 14(1), 19-27.
  • White, R. A. S., & Williams, J. M. (1994). Tracheal collapse in the dog‐is there really a role for surgery? A survey of 100 cases. Journal of small animal practice, 35(4), 191-196.