Cómo duchar a tu perro y no morir en el intento

Virginia Duque Mirón · 8 marzo, 2018
Para bañar a la mascota, sobre todo si esta se pone nerviosa, habrá que preocuparse porque se sienta a gusto; es preciso tranquilizarla y tener paciencia para combatir la ansiedad del can

Aunque hay muchos perros a los que le gusta el agua, por norma general los canes salen corriendo en cuanto te ven coger el champú y la toalla. Si te preguntas cómo duchar a tu perro y no morir en el intento te damos unos consejos sencillos.

Cómo duchar a tu perro sin que se ponga nervioso

Si tu perro es de lo que tiene miedo al agua, tendrás que tomar unas precauciones para no crear un trauma con el agua al animal. Estas son algunas:

Engáñalo

Quizá te haya sonado extraña esta palabra pero no queremos decir más que no seas directo a la hora de duchar a tu perro. Si siempre tienes que estar corriendo detrás de él porque se huele que lo vas a llevar, cambia la táctica.

No vayas al baño, no prepares nada por anticipado, a no ser que lo hagas cuando él no está o no te ve. Haz como si fuera un día normal, siéntate en el sofá y espera a que venga a buscar tus mimos.

Ahora es el momento, después de haberle hecho unas caricias, de duchar a tu perro. Por supuesto, está de más decir que tienes que cerrar la puerta para que no se escape.

Cómo bañar a tu perro

Tranquilízalo

Ahora ha llegado el momento de meterlo en la ducha, momento en el que el animal estará muy nervioso. Debes hablarle de forma suave mientras lo acaricias.

Abre el agua suave y échala sobre tu mano mientras le dices que no pasa nada, que todo está bien. Pasa tu mano mojada por su cabeza a ver cómo reacciona. Si ves que aún está muy alterado dale tiempo. No hagas movimientos bruscos ni lo fuerces a bañarse. Seguro que con unas dosis de cariño y paciencia puedes conseguirlo por las buenas.

La hora del secador

En cuanto enciendas el secador, tu perro querrá esconderse y se pondrá nervioso. En vez de aplicar el secador sobre él a la primera de cambio, haz que se familiarice con él.

Enciéndelo haciendo que tú te secas tu pelo, o dándole a la toalla con la que lo has secado por ejemplo. No lo pongas a mucha potencia y ve acercándolo poco a poco a él. Mejor con el aire templado pues el calor que desprende el aparato lo tranquilizará y le dará confianza.

Perro con miedo al secador

Cómo realizar el baño

Hay muchas personas que no saben por dónde empezar a la hora de bañar al perro. Sabemos que no es tu caso, pero queremos recordarte como hacerlo.

  • Temperatura del agua. Asegúrate de que el agua no está demasiado fría ni demasiado caliente. Debe tener una temperatura agradable para que el animal se sienta cómodo.
  • Comienza a mojarlo por el lomo. No le eches agua en la cara de primeras o el animal querrá huir. Comienza por las patas o el lomo que son zonas menos sensible. Paulatinamente puedes ir subiendo por el cuello hasta la cabeza.
  • Haz lo mismo con el jabón. Comienza por las patas y el lomo hasta que poco a poco vayas llegando a la cabeza.
  • Recuerda limpiar bien la zona de detrás de sus orejas y ten cuidado con sus ojos. Limpia bien la zona íntima y los rincones que puedan haber cerca de esta.
  • Que no le entre agua en las orejas. Te cuidado de que no entre agua en sus orejas pues esto podría provocarle infecciones y una zona de humedad muy atractiva para parásitos y bacterias.