Consejos para evitar el olor a perro mojado

Si tras una higiene específica y pautada la mascota sigue desprendiendo el desagradable hedor es posible que presente algún tipo de afección dermatológica

La convivencia con los perros trae muchas satisfacciones a la familia, pero también algunos problemas incómodos. Uno de ellos sucede cuando los canes se mojan, pues despiden un olor bastante fuerte y característico al que no estamos acostumbrados y que choca con la higiene de los hogares humanos.

Se trata de un hedor dulzón y ácido, similar a materia en descomposición; y puede intensificarse más en un entorno de mucho calor y humedad.

¿Cuál es la explicación de este olor? Se forma por las particularidades fisiológicas del perro. Dermatológicamente hablando, ellos poseen bajo su pelaje capas de grasa que les protegen de la deshidratación y de factores externos. Esa capa oleosa se llena de suciedad, de bacterias y sus excretas, que se quedan retenidas sin penetrar en su piel.

Al mojarse se movilizan todos los gérmenes, lo que genera un desagradable y fuerte olor. Ocurre tanto en el perro como en las superficies en contacto, como por ejemplo alfombras, muebles y el propio espacio del animal.

Perro mojado que se sacude

Te puede gustar