4 curiosidades sobre la mantis religiosa

El cuerpo de las mantis religiosas está hecho para matar. Con sus extremidades en forma de gancho y sus habilidades miméticas, estos insectos son unos de los mejores depredadores del reino animal.
4 curiosidades sobre la mantis religiosa
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 14 Mayo, 2021.

Escrito por Brayan Andres Guerra Parada, 16 Mayo, 2021

Última actualización: 16 Mayo, 2021

La mantis religiosa es una especie de insecto que pertenece a la familia Mantidae, muy conocida por sus patas delanteras, que se mantienen recogidas hacia su cabeza. Esta posición asimila como si el insecto estuviese rezando, razón por la que recibe su nombre. Aunque unas sean más populares que otras, son varias las curiosidades sobre la mantis religiosa.

Los mantodeos son depredadores letales, pues sus patas presentan espinas y les facilitan la captura de presas. Aunque a simple vista parezca inofensiva, las mantis hacen parte de los principales depredadores del mundo de los insectos. A continuación, te presentamos algunos de sus principales atributos.

1. Un cuerpo particular

Como se mencionó anteriormente, las patas atraídas hacia la cabeza de la mantis es uno de sus rasgos distintivos más conocidos. Sin embargo, su cuerpo tiene mucho más por enseñar. Su particular cara en forma triángulo es una de las características que más destaca.

La mantis religiosa puede girar su cabeza en 180º y cuenta con un solo oído, ubicado en su tórax.

El cuerpo de esta especie es alargado y muy fino, ya que mide entre 4 y 7,5 centímetros de longitud. Del tórax emergen 2 pares de alas, aunque estas no siempre están presentes. Tanto machos como hembras adquieren alas tras su última muda, lo que indica el inicio de la edad reproductiva. Los machos tienden mucho más a usarlas para volar.

Una mantis religiosa sobre un fondo blanco.

2. Ojos estereoscópicos

Este insecto cuenta con un total de 5 ojos, divididos en 2 compuestos y 3 sencillos. Sus ojos más grandes les ayudan a las mantis a diferenciar colores y se encuentran en la parte superior de su cabeza. Los 3 ojos restantes se denominan ocelos y detectan cambios de intensidad lumínica, lo cual ayuda a complementar la visión de los otros 2 ojos.

Los ojos de la mantis religiosa tienen una fóvea que les permite cazar con mucha agilidad a sus presas, por lo que se dice que pueden ver en 3D.

3. Maestras del camuflaje

Una de las características más conocidas de la mantis religiosa es su camuflaje, que le ayuda a sobrevivir ante la amenaza de sus depredadores. Esta especie ha desarrollado varias características a lo largo de su proceso evolutivo, para adaptarse al medio ambiente y mimetizarse casi de manera perfecta.

Tal es el caso de la mantis orquídea (Hymenopus coronatus), una especie que logra confundirse sin ninguna dificultad con las flores de las selvas asiáticas, de las que recibe el nombre. El mimetismo que aplica se considera agresivo, pues ataca a sus presas aprovechándose del engaño que proyecta, al ser confundida con la orquídea original.

La mantis religiosa suele ser de color verde y marrón. De esta manera, se camufla en las ramas y hojas del lugar donde habita. Por esta razón, podría decirse que su color determina su hábitat en cierto modo.

Una mantis orquídea ejerciendo el camuflaje.
Una mantis orquídea.

3. Apetito voraz

Una de las curiosidades sobre la mantis religiosa es su poderoso sistema de caza. Tomando como base su camuflaje, la mantis se dispone a estar inmóvil la mayor cantidad de tiempo posible para capturar a su presa. Su dieta es absolutamente carnívora y puede llegar a comer miembros de su propia especie o cualquier otro insecto o artrópodo, como las polillas.

Su comida favorita son las moscas, que puede atrapar en pleno vuelo, gracias a la velocidad de sus patas. Sin embargo, la mantis también puede alimentarse de saltamontes, arañas, grillos o escarabajos. En casos en los que la presa supera su tamaño regular, puede cazar pequeñas lagartijas, ranas, serpientes e incluso colibríes.

Cuando una mantis captura a su presa con sus tenazas, se dispone a devorarla casi en su totalidad. Curiosamente, no se come las patas, alas o extremidades de su víctima. Tal es su apetito que, en casos de hambruna, la hembra de la mantis religiosa devora al macho durante la cópula, con el fin de conseguir más energía para su descendencia.

4. Apareamiento mortal

Esta especie es solitaria, así que la única manera de ver 2 individuos a una distancia cercana es cuando está en etapa de apareamiento. La hembra de la mantis religiosa expulsa feromonas para atraer al macho y la copulación llega a durar más de 2 horas.

Es aquí donde surge otra de las curiosidades de la mantis religiosa más conocidas: su agresividad durante la reproducción. Su ferocidad es tal que las hembras no esperan a que el macho termine de copular y empiezan a devorarlo desde la cabeza, teniendo mucho cuidado de no dañar la estructura del sistema nervioso encargada de la fecundación.

El canibalismo en la mantis religiosa está entre el 13 % y 28 % de los casos, presentándose con mayor frecuencia en cautividad.

Algunos estudios explican este comportamiento, afirmando que las hembras lo practican para asegurar que la prole nazca, ya que el macho aporta proteínas extras a los huevos y, de esta manera, se forman correctamente. Otras teorías refieren que lo hacen porque, al comerse la cabeza, les generan convulsiones a los machos y aumenta el flujo de esperma.

Los huevos suelen ser entre 100 y 300, en los que la hembra segrega una espuma protectora llamada ooteca. Las mantis religiosas ponen sus huevos en otoño y eclosionan en primavera.

Una mantis religiosa comiendo.

Como pudiste apreciar, son varias las curiosidades de la mantis religiosa que pueden pasarse por alto, ya que sus hábitos reproductivos son los más conocidos. Al ser una especie originaria de Asia, tiene presencia en casi todo el mundo y actualmente su estado de conservación es de preocupación menor, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Te podría interesar...
La mantis orquídea: una belleza letal
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
La mantis orquídea: una belleza letal

La mantis orquídea es una excelente depredadora que se camufla a la perfección con el entorno que domina: las flores.