Viajar con tu perro en coche: consejos y cuidados

Yamila · 14 octubre, 2017

Si bien para algunos es una experiencia muy divertida y les encanta, para otros no puede haber nada más traumático. ¿Quieres saber cómo viajar con tu perro en coche? Entonces, no te pierdas el siguiente artículo donde te damos algunos consejos.

Tips para viajar con un perro en coche

Ya sea que estás planificando tus próximas vacaciones, una escapada de fin de semana o llevar a tu mascota a la casa de un familiar, debes tener en cuenta los siguientes consejos para viajar con el perro en coche:

1. Presta atención a la seguridad de todos

No sólo la del animal, que es muy importante, sino también la de los demás ocupantes del vehículo. Los canes no pueden ir en el asiento delantero del acompañante y mucho menos en la falda de quien conduce. Tampoco se recomienda que vaya suelto en el asiento trasero ni en brazos de alguien.

Perro dentro de un coche

Si el coche hace un movimiento brusco, gira de forma pronunciada o se detiene velozmente, el canino puede accidentarse o golpear a los demás.

2. Sujétalo con el cinturón especial

No se puede tampoco sujetar con el cinturón para las personas porque no son del todo seguros. La buena noticia es que existen cinturones especiales para perros que se compran en las tiendas de mascotas y que se ajustan al otro cinturón. De esta manera el animal estará doblemente sujeto y, en caso de accidente, no se moverá del lugar.

3. Ponlo en un transportín

Si el perro es de pequeño tamaño, una buena manera de llevarlo en el coche es colocándolo dentro de un transportín especial, el cual deberás convertirlo en un espacio cómodo con mantas o cojines y quizás un juguete. No lo coloques sobre los asientos (siquiera sujeto con el cinturón de seguridad) sino en el suelo, entre los delanteros y los traseros.

4. Coloca una manta lavable

En el caso de los animales de tamaño mediano o grande que van sujetos con el arnés, una buena idea es envolver el asiento con una manta o sábana plástica. De esta manera evitarás que el automóvil se llene de pelos o suciedad. Además, puede ser una excelente idea si el animal hace sus necesidades o vomita.

5. Haz una prueba

Si es la primera vez que viajarás con tu perro en coche, puedes subirlo con el motor apagado para que se vaya familiarizando con el vehículo. Si la idea es irse de vacaciones a un lugar alejado, puedes empezar llevándolo de paseo cerca de tu casa y a baja velocidad. Poco a poco aumenta más el tiempo que el animal experimenta esta actividad.

Perro en un transportin dentro de un coche

Pero, además, debes llevarlo a sitios que sean divertidos para él, como por ejemplo, el parque. De esta manera relacionará el coche con los juegos al aire libre. La primera vez que lo subas al vehículo, que no sea para ir al veterinario, porque esa será su asociación, la próxima ocasión en que quieras llevarlo a algún sitio sería más problemática.

6. No le des comida

El estómago de tu mascota puede ser sensible a los movimientos típicos de un coche. En algunos perros los viajes le causan mareos o vómitos. Una manera de evitarlo es no darle de comer las 3 horas anteriores al paseo. Tampoco agua.

Trata de no alimentarlo en las paradas que realices, aunque si el trayecto es muy largo, sí puedes ofrecerle un recipiente con agua fresca.

7. Lleva juguetes

Así como sucede con los niños pequeños, viajar con tu perro en coche puede ser una mala experiencia si el animal se aburre. Probablemente al principio del paseo esté expectante y atento a todo. Pero con el paso de las horas, es posible que se canse y se duerma. Pero si eso no sucede, debes estar preparado. Llévale algún juguete que no haga ruido para que se entretenga.

8. Para cada dos horas

En viajes extensos, todos tenemos que ir al baño alguna vez. Y esto incluye a la mascota. Además, detente en aquellos sitios donde estén permitidos los perros y antes de abrir la puerta, asegúrate de que lleva bien sujeta la correa y el collar. No lo dejes descender solo y que siempre se mantenga a tu lado. También en algunas paradas puede haber otros perros o ruidos de coches que lo desorienten.