Ver animales junto a personas nos hace creerlos abundantes

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 23 enero, 2019
Varios estudios demuestran que ver animales junto a personas, precisamente aquellas especies no domesticadas que deberían estar en la naturaleza, puede hacer pensar que no se trata de ejemplares amenazados

El uso de animales en anuncios y películas está extendido y, aunque es conocido que normalmente estos animales no están bien cuidados, se desconocen los efectos que tiene ver el hecho de que se dan casos de animales junto a personas en la televisión.

Una especie interesante para estudiar esto es el chimpancé (Pan troglodytes), pues es una especie ampliamente usada en cine y televisión a lo largo de los últimos años, a pesar del enorme grado de amenaza que posee en libertad.

¿Están los chimpancés amenazados?

Pese a su grado de amenaza en la naturaleza, los chimpancés aún son animales usados como mascotas en Estados Unidos y otros países. Son muchos los científicos que alertan que ver a animales junto a personas o imitándolas puede llevar a pensar que están menos amenazados o que son buenas mascotas.

En 2005 se realizó una encuesta en el Zoo de Lincoln, donde una de las preguntas era qué especies de grandes simios estaban más amenazadas. La inmensa mayoría de encuestados coincidieron en que gorilas (95 %) y orangutanes (91 %) estaban amenazados, pero solo el 66 % de los encuestados pensaron que los chimpancés estaban amenazados.

Pan troglodytes

Cuando a estas mismas personas se les informó de que las tres especies estaban amenazadas, se preguntó las razones tras la diferencia de respuestas en los chimpancés. Un tercio de los encuestados hizo referencia a su presencia en películas o televisión, por lo que ver animales junto a personas en estos medios podría tener un efecto en su percepción. Una encuesta similar realizada en Great Ape Trust en Iowa arrojó resultados similares.

¿Cómo afectan las imágenes a nuestra percepción?

En 2011, un estudio liderado por Stephen R. Ross intentó demostrar aún con más pruebas cómo ver animales junto a personas nos hace creerlos más aptos como mascotas y menos amenazados. Para ello, se mostró a los encuestados 48 imágenes distintas que combinaban diferentes fondos (como un chimpancé en un sofá o un chimpancé en la selva), y el chimpancé podía estar vestido con ropa o sin ella, y acompañado o no por personas.

Tras mostrar alguna de estas imágenes a los encuestados, se realizaban dos preguntas: una hacía referencia al estado de conservación del chimpancé, y la otra a su tenencia como mascota.

El trabajo demostró que ver animales junto a personas hacía pensar a los encuestados que estaban menos amenazados y eran buenas mascotas. Aunque el efecto del fondo no fue tan significativo, es cierto que la presencia de un chimpancé en una casa hacía pensar a los encuestados que eran más aptos como mascotas.

Chimpancé común

El efecto de los anuncios

Ese mismo año, un equipo de la Universidad de Duke trató de demostrar cómo el uso de chimpancés en anuncios también influye en su conservación. En este estudio, 165 personas vieron tres spots publicitarios: uno era de conservación de chimpancés, otro usaba a los chimpancés como entretenimiento y otro era una grabación de chimpancés en su hábitat.

En este trabajo, los investigadores vieron cómo aquellos que habían visto el anuncio de conservación eran los más dados a entender que los chimpancés estaban amenazados y no eran mascotas, seguidos de aquellos que habían visto el vídeo de chimpancés en su hábitat.

Finalmente, aquellos que vieron los chimpancés comportándose como personas, en anuncios donde se les vestía y se podían ver animales junto a personas interactuando, eran menos dados a entender estos conceptos. Los participantes eran pagados, y se les daba la opción de donar para la conservación de esta especie, algo que hacían principalmente aquellos que habían visto los anuncios conservacionistas.

A través de estos mecanismos, no solo las campañas de televisión pueden afectar en cuán amenazados creemos que están los animales: los selfies con animales o las interacciones innecesarias con ellos pueden transmitir el mismo mensaje y perjudicar la conservación de los animales salvajes.

Ross, S. R., Vreeman, V. M., & Lonsdorf, E. V. (2011). Specific image characteristics influence attitudes about chimpanzee conservation and use as pets. PLoS One6(7), e22050.