Los orangutanes están amenazados

Eugenio Fernández · 1 diciembre, 2018
Estos grandes primates corren un serio peligro de extinción, a pesar de lo que el gobierno de Indonesia quiere mostrar.

Aunque parezca una obviedad, los orangutanes están amenazados: el gobierno de Indonesia ha anunciado un incremento en el número de animales del país en plena crisis del aceite de palma. Sin embargo, un comité de expertos advierte que estos datos no son reales.

Los orangutanes están amenazados, aunque Indonesia diga lo contrario

A Indonesia no le interesa que se sepa que los orangutanes están amenazados, ya que gran parte de su economía se basa en industrias que dañan sus selvas. Tal vez por eso, el informe que han presentado es demasiado positivo, o al menos eso señalan reputados biólogos y otros profesionales.

Y es que pese al alarmante estado en el que se encuentran las poblaciones silvestres de orangután, el gobierno de Indonesia afirmó en su informe que la población pasó de 1.153 ejemplares a 2.451 en tan solo un año.

Sin embargo, los investigadores alertan de que esto no solo es falso, sino biológicamente imposible que una especie de reproducción tan lenta duplique su tamaño en un año. Hay que recordar que los primates tenemos vidas muy lentas y en el caso de los grandes simios tardamos casi una década en reproducirnos.

Orangutanes en la selva.

Un estudio plagado de errores que favorece el negocio del aceite de palma

El estudio puede no ser totalmente falso, simplemente es que las zonas de observación usadas para realizar el estudio son lugares donde se reintroducen orangutanes, por lo que es probable que muchos individuos fueran contados dos veces: en su antiguo emplazamiento y en su reubicación.

Además, los investigadores han criticado que el informe del gobierno de Indonesia trabaja menos del 5% de la extensión del hábitat de los orangutanes de Borneo y de Sumatra. Ni siquiera parece tener en cuenta ningún porcentaje del hábitat de nueva especie de orangután: el orangután de Tapanuli.

Desde la iniciativa Borneo Futures, los autores de esta publicación recuerdan que las tres especies de orangutanes se encuentran en una de las categorías de peligro de extinción más peligrosas: están en peligro crítico de extinción, una categoría en la que hasta hace nada se encontraban el lince ibérico, el panda gigante o el gorila de montaña.

Los datos que aportan otros estudios son mucho más negativos: en los últimos quince años han desaparecido más de 100.000 orangutanes de Borneo, principalmente por la demanda de recursos naturales de estas selvas a nivel global.

Otros estudios no son mucho más positivos: el orangután de Tapanuli y el de Sumatra habrían perdido el 60% de su población en un período de apenas 22 años, hasta el año 2 007. Estos datos parecen mucho más claros que aquellos que ha aportado el gobierno de Indonesia, por lo que esta publicación ha servido como tirón de orejas a los gobernantes asiáticos.

Bebé orangután.

¿Por qué los orangutanes están amenazados?

No es ningún secreto, pero la principal causa por la que los orangutanes están amenazados es la deforestación. Miles de hectáreas de selva desaparecen día tras día en el Sudeste Asiático, y son varias las causas de este declive, aunque a nadie se le escapa que la principal sigue siendo el aceite de palma.

El aceite de palma es un aceite vegetal que se encuentra en gran parte de los productos que consumimos habitualmente: sin duda se encuentra en alimentos procesados como bollería o precocinados, pero también en jabones o productos de limpieza.

Este aceite es muy barato de producir, a pesar de que se ha demostrado que podría ser uno de los aceites vegetales más peligrosos para nuestra salud, e incluso ha sido relacionado con procesos cancerígenos. Además, las plantaciones suelen pecar de respetar pocos derechos laborales.

El principal problema es que para producir este aceite se queman grandes porciones de selva en las que se plantan monocultivos de palma aceitera: esta planta no es autóctona y en las plantaciones desaparece la biodiversidad, por lo que la selva está desapareciendo por el consumo de Europa. ¿Eres capaz de consumir de forma responsable?