Vencejo: el pequeño más veloz

Yamila · 19 abril, 2018
Este pájaro es capaz de alcanzar nada menos que 170 km/h y mantenerse 20 meses volando sin parar; pueden alimentarse, dormir y copular sin pisar tierra firme

Podríamos decir que el vencejo es un ave de ‘récords’, ya que son varias sus características y hábitos que merecen un premio Guinness. Entérate de todo sobre este pequeño pero muy veloz pájaro en el siguiente artículo.

Características del vencejo

Se trata de un ave de pequeñas dimensiones (unos 17 centímetros de longitud y menos de 50 centímetros de envergadura alar) con cola cola dividida en dos puntas, alas aerodinámicas curvas –parece una media luna cuando vuela– y patas cortas sin garras, pero muy fuertes para aferrarse a superficies verticales.

El pico del vencejo es muy pequeño, su plumaje es negro con manchas blancas o grises en el cuello, las cuales se distinguen solo en corta distancia.

Comportamiento y hábitat del vencejo

El nombre científico de este ave nos indica algo muy puntual de su comportamiento: Apus quiere decir ‘sin pies’, y hace alusión a sus costumbres aéreas. Pasa muy poco tiempo en tierra firme o apoyado sobre alguna superficie.

Vencejo: hábitat

Pueden comer, dormir y hasta copular en el cielo; solo se detienen para poner los huevos, incubarlos y criar los polluelos. Estos ‘aprenden’ de un día para el otro cómo desplegar sus alas y abandonan el nido –ubicado en riscos elevados y paredes elevadas– siendo muy pequeños.

Durante nueve meses seguidos están volando y por la noche se elevan hasta los 2 000 metros de altura para descansar. Durante el sueño aletean menos (siete veces por segundo) que cuando están despiertos (diez veces).

Una de las particularidades de este ave es que puede predecir las bajadas térmicas y las zonas tormentosas y virar su rumbo. También rodean el ‘mal tiempo’ y regresan a la ruta inicial pasada la lluvia o la nieve. Muchos investigadores creían que en realidad perdían el rumbo y se desorientaban, pero luego se constató que pueden desviarse cientos de kilómetros para evitar las malas condiciones climáticas.

No podemos dejar de lado, además, que se trata de una de las aves más rápidas del mundo: puede alcanzar los 90 km/h en vuelo sostenido; sin embargo, presenta ‘picos’ de mayor velocidad: ¡nada menos que 170 km/hora!

Vencejo: velocidad máxima

Existen dos subespecies de vencejo: una que vive en Europa, África y Asia, que pasa el invierno en África Austral, y otra que habita en Asia (Irán, Mongolia y China), pero que viaja a África oriental durante los meses fríos.

Reproducción y alimentación del vencejo

Una vez que elige el sitio de nidada, es probable que la pareja (son monógamos) regrese cada temporada. En el caso de que el hogar haya sido destruido parcial o totalmente se encargan de repararlo o realizarlo desde cero.

El vencejo presenta un solo periodo de reproducción por año, cada hembra pone como máximo tres huevos y los incuba por tres semanas. Una vez que nacen los polluelos, se mantienen en el nido no más de dos meses –pueden soportar varios días sin la presencia paternal porque reducen el ritmo cardíaco y la temperatura– y cuando lo abandonan es de forma definitiva.

En ese momento son unos siete gramos más pesados que sus padres: la reserva de grasa les sirve para afrontar las primeras dificultades que tendrán en su vida aérea. El desarrollo de los juveniles se relaciona con la temperatura ambiente.

A partir del segundo año de vida ya son maduros sexualmente. Esto quiere decir que desde que dejan el hogar familiar hasta que forman su propia pareja… ¡Están unos 20 meses volando sin posarse en ningún sitio!

En cuánto a su alimentación, atrapa insectos voladores con su pico, el cual siempre lo deja abierto. A veces persigue bandadas de mosquitos, moscas o cualquier otro invertebrado volador. También utiliza esta técnica para proveerse de los materiales necesarios para construir o reformar el nido.