Una vez necesité una mano amiga y recibí una pata

Virginia Duque Mirón · 2 octubre, 2015

En muchas ocasiones, se ha cuestionado si los animales tienen o no sentimientos, si tienen la capacidad de amarnos y si poseen algo a lo que podemos llamar sexto sentido que les permite saber cuándo estamos mal.

Independientemente de lo que muchos digan, aun cuando sean mayoría, lo cierto es que hay muchas experiencias reales de que estos fieles amigos te tienden la pata cuando más lo necesitas.

Los perros son conocidos como los animales más fieles, y es que tienen la capacidad de estar ahí siempre, independientemente de las circunstancias e incluso de cómo los tratemos. Sumado a ello, tienen la capacidad de demostrar empatía: llegar a sufrir tu dolor en su corazón. ¡Eso es más de lo que muchos humanos son capaces de hacer!

¿En qué situaciones es capaz un perro de extendernos una pata?

Te tiende su pata… Soledad

Autor: natanael
Autor: natanael

Millones de personas que están solas por no haber encontrado a alguien con quien compartir su vida, o por haber perdido a quien encontraron, han hallado consuelo y compañía fiel en un amigo canino. Son muchas las personas mayores que lo único que tienen es a su perro, o los solteros que buscan uno como compañero de piso y llegan a amarlo como un amigo, o los hijos únicos que llegan a ver en un perro su hermano y compañero de juegos.

Te tiende su pata… Frustración

Hay tantas cosas en esta vida que nos causan frustración que son incontables. Se nos recomienda leer libros de auto ayuda, ir a psicólogos y demás. No estamos diciendo que no se deba hacer eso, pero lo cierto es que muchas de las frustraciones que sentimos se pueden calmar o apaciguar un poco cogiendo la pata que un amigo nos puede tender.

Hay millones de parejas que desean tener hijos y desgraciadamente no pueden. Un animal no puede llenar totalmente ese vacío, es obvio, pero puede ayudar a tener alguien que cuidar y a quien querer toda su vida.

Personas que se quedan sin trabajo también pueden calmar su frustración cuidando de un animal, sin contar las risas que este puede proporcionarle en sus ratos de juego o en cualquier otro momento.

Te tiende su pata… Tristeza

Si ya has tenido o tienes un perro, seguro que has llorado delante de él en más de una ocasión. ¿Cuál recuerdas que fue su reacción? ¿Indiferencia? ¿Desprecio? ¡Claro que no! De seguro tu amigo te tendió su pata intentando desvivirse por darte mimos, amor y cariño y por intentar hacerte sonreír y verte feliz. ¿No es eso más de lo que muchos “amigos” han hecho nunca por ti?

Maneras en que te tienden su pata

ayudar a los animales

Ya hemos visto en qué situaciones podrás siempre contar con tu amigo peludo y con su pata. Pero, ¿de qué maneras nos tiende su pata nuestra mascota?

  • Siguiéndonos a todos lados. Seguro que a veces te ha molestado porque tu animal ha hecho esto, pero es una forma de decirte: ¡Ey! Te quiero y estaré aquí siempre, cuenta conmigo. No lo rechaces cuando te siga, agrádecele su amistad y fidelidad.
  • Lamiéndonos. Otra actitud molesta y un tanto sucia, pero es una de las únicas formas en que los perros pueden demostrarnos su cariño.
  • Tumbándose a nuestro lado o en nuestros pies. Es como si velaran por nosotros y por nuestros sentimientos negativos a la espera de que estos cambien y se conviertan en algo mejor.
  • Mirándonos fijamente. ¿Has pillado a tu mascota mirándote fijamente sin apartar la mirada de ti? Esto puede pasar especialmente si el animal siente que estás enfermo. Tan solo está velando por ti y asegurándose de que tu situación no empeora.
  • Llorando. De este modo quiere atraer tu atención. Sabe que estás mal y no soporta que no lo mires y entiendas que él está ahí para apoyarte, para amarte y para tenderte una pata.

Como ves, tu perro es alguien que siempre te tenderá una pata, que nunca te fallará y que estará atento a tus necesidades, sentimientos y circunstancias. Quizá, las maneras en que lo haga no te parezcan del todo agradables (como lamerte por ejemplo), pero piensa en el bello sentimiento que esos gestos esconden. Tu perro te quiere, te tiende su pata, ¡agárrala!

Imagen cortesía de Barcelona · Three Looks.