Todo sobre el prurito canino

Francisco María García · 10 enero, 2018
Este comportamiento lleva a las siguientes consecuencias: enrojecimiento e inflamación cutáneas; heridas y lesiones derivadas de la automutilación; pérdida parcial o completa de pelos, la denominada alopecia

Esta denominación nos puede sonar a desconocido, pero el prurito canino afecta frecuentemente a perros de todas las razas y edades. También puede afectar a felinos domésticos. A continuación, te presentamos sus principales síntomas y recomendaciones para ayudarte a cuidar de tu mascota.

Prurito canino: qué es y cómo se desarrolla

La medicina veterinaria utiliza el término ‘prurito canino’ para denominar el picor o la sensación que lleva a la picazón. Su manifestación provoca un deseo intenso y persistente de frotarse, rascarse, lamer y morder su piel y pelaje.

Perro rascando

Algunas veces, el prurito puede aparecer aisladamente y, generalmente, asociado al sistema nervioso. Pero puede ser un síntoma de otras patologías. Se desarrolla debido a inflamaciones y alergias cutáneas o infestaciones de ectoparásitos.

El pronóstico del prurito canino suele ser positivo, pero depende del diagnóstico temprano. Si no es tratado debidamente, puede provocar la pérdida completa o parcial de los pelos. En casos más graves, las heridas y ulceras derivadas del intenso rascado pueden derivar en infecciones bacterianas.

Síntomas del prurito canino

El principal síntoma del prurito en perros es, lógicamente, la propia picazón intensa y creciente. El animal puede desarrollar conductas obsesivas y pasar todo el día aislado rascándose o lamiéndose. Es más, muchos perros se refriegan y se rozan las partes afectadas de su cuerpo contra objetos y muebles del hogar, o arboles en el jardín.

Dicho comportamiento lleva a las siguientes consecuencias:

  • Enrojecimiento e inflamación cutáneas.
  • Heridas y lesiones derivadas de la automutilación.
  • Pérdida parcial o completa de pelos, la denominada alopecia.

Principales causas del prurito canino

La causa más común del prurito en perros está asociada a infestaciones por ectoparásitos. La presencia de pulgas, garrapatas y ácaros puede llevar al picor intenso y al desarrollo de irritaciones e inflamaciones cutáneas.

Dermatitis atópica

Las alergias aparecen como la segunda causa más frecuente del prurito en animales domésticos. Pueden ser ocasionadas por alimentos, parásitos, productos, polvo y algunos agentes naturales, como el moho o el polen.

Algunos endoparásitos, como las lombrices (áscaris), igualmente pueden provocar prurito en nuestras mascotas. Principalmente en cachorros menores de seis meses.

Las sustancias químicas presentes en algunos productos de limpieza y cosméticos también son peligrosas para los animales. No solamente facilitan la aparición del prurito, sino que pueden ocasionar intoxicaciones más graves.

Prurito canino: el factor psicológico

El prurito canino suele complicarse al activar lo que se conoce como ciclo vicioso del picor. La picazón lleva al animal a rascarse y a provocar lesiones. Con ello, la sensación de picor aumenta, llevando a un ímpetu más intenso de rascarse y a nuevas heridas.

Pero el ciclo vicioso no se reduce a las expresiones físicas. Esta sensación de picazón suele ser contagiosa y su avance está asociado al sistema nervioso.

El estímulo del picor provocado en la piel llega al cerebro a través de este sistema. La respuesta inmediata del animal suele ser rascarse para aliviarse rápidamente y hacer desaparecer el estímulo extraño.

Perro rascándose

Pero esta reacción provoca más irritación y lleva a nuevos estímulos de picor. Así se desencadena una serie de reacciones viciosas que puede provocar una intensa irritación cutánea y nerviosa.

El factor psicológico del prurito es tan determinante que puede provocar un contagio entre humanos y animales. En muchos casos, el propietario desarrolla un prurito imaginario por observar el prurito canino.

Tratamiento del prurito en perros

No existe un único tratamiento para el prurito canino. El veterinario podrá recetar pomadas, pastillas o inyecciones para disminuir el deseo de rascarse y evitar nuevas lesiones.

Normalmente, se recomendará un cambio en la dieta y pruebas específicas para descartar la posibilidad de alergias subyacentes.En caso de que se reconozca una infestación por parásitos internos o externos, deberán ser realizadas las debidas desparasitaciones.

Es fundamental no medicar por cuenta propia un animal que sufre de prurito. Muchos fármacos y hasta algunas soluciones caseras pueden empeorar la sensación de picor e irritar más la piel.

Dermatitis atópica

El tratamiento del prurito en perros debe ser resultado del diagnóstico llevado a cabo por un veterinario especializado en esta materia.

Prurito en perros: ¿es posible prevenir?

Es posible prevenir el prurito mediante la adopción de hábitos positivos en la higiene del hogar, como mantener el ambiente limpio y ventilado.  El animal también debe recibir sus merecidos cuidados, como baños, cepillados, caricias, etc.

Una alimentación equilibrada y práctica regular de actividad física también son fundamentales para fortalecer el sistema inmunológico. Las mascotas alérgicas deben tener una dieta hipo alergénica para controlar sus reacciones orgánicas.

La medicina preventiva es esencial para combatir las causas relacionadas con parásitos y alergias. Además, las visitas periódicas al veterinario posibilitan el diagnóstico temprano del prurito canino y otros trastornos en la piel.