Picor de orejas en tu cachorro

Francisco María García · 9 febrero, 2018
Parásitos, hongos, otitis, cuerpos extraños o alergias alimentarias pueden ser los motivos por los que un joven perro se rasque en esa zona de manera reiterada

Existen muchos motivos por los cuales los perros se rascan las orejas. Es una acción muy frecuente y molesta, y hay que buscar razones más importantes que un simple escozor.

Determinar si la causa es patológica es tarea del veterinario, por lo que hay que visitarlo de inmediato. El profesional dispone del instrumento de diagnóstico adecuado, el otoscopio, y está facultado para una sedación del animal en caso necesario.

No siempre es fácil examinar a nuestras mascotas, pues algunos ejemplares son muy inquietos. A continuación veremos algunas causas del picor de orejas en nuestros cachorros, que deberán ser confirmadas por el veterinario de cabecera.

Parásitos

Los parásitos más conocidos y que más picor en general producen a la piel de los perros son los ácaros, pulgas y garrapatas. Se instalan fácilmente en la piel o en el pelo debido a que se contagian por el contacto entre los propios animales. También se encuentran en el medio ambiente (tierra o plantas) a la espera de una oportunidad de infestar al animal.

Dermatitis atópica

Una revisión detallada de las orejas y otras partes del pelaje permitirá confirmar la presencia de estos parásitos. Al menos de aquellos que son detectables a simple vista, pues también los hay muy pequeños.

Salvo que exista una gran infestación, los parásitos mencionados se pueden erradicar con rapidez y seguridad mediante productos químicos disponibles en el mercado.

Para evitar la infección existen productos como collares antipulgas, baños profilácticos e inyecciones que se aplican con cierta periodicidad.

Perro con vómitos y diarreas

Hongos

Existen miles de posibles hongos que pueden afectar la piel y el pelaje de los perros, la mayoría favorecidos por la humedad y el calor. Sin embargo, el más conocido es el que produce la tiña.

Provoca escozor, picor de orejas, enrojecimiento o cambio de color de la piel y caída del pelo en las áreas afectadas. Cuando se observen estos síntomas en la mascota, debe llevarse al veterinario para un diagnóstico preciso y para la prescripción del tratamiento adecuado.

Otitis y otras infecciones

Es posible que la causa del picor no sea superficial y el perro presente infección aguda de oído, conocida como otitis. Hay que observar si además de rascarse, el animal tiene otras reacciones. Algunas de ellas son sacudir la cabeza, frotársela a un lado, pérdida del equilibrio, secreciones del oído o alguna inflamación visible.

Perro rascándose con la pata

La otitis y otras infecciones son patologías que pueden derivar en mayor gravedad. Por ello, debe llevarse al perro al veterinario oportunamente para que este recete los antibióticos requeridos en esos casos.

Cuerpos extraños

Otra causa de picor de orejas en el cachorro puede ser el ingreso de objetos al conducto del oído. No es inusual que se le  introduzcan accidentalmente cuerpos extraños como hojas, semillas, piedras, ramas o espigas, pero también pequeños objetos; solo el personal médico está capacitado para revisar y retirar estos elementos.

Alergias alimentarias

Las alergias de tipo alimentario que pueden sufrir los perros por consumir ciertos alimentos tienen diferentes síntomas; entre ellos está justamente el picor en algunas zonas del cuerpo, especialmente en las orejas. De tanto rascarse puede haber enrojecimiento e inducir más picor, lo que genera un círculo vicioso capaz de impedir la curación, tanto si es un trastorno como si es un síntoma.

Alergias cutáneas en perros

Nuevamente, en ese caso es el veterinario quien determinará de qué se trata la reacción de prurito y cómo restablecer la salud de la mascota con la aplicación del tratamiento apropiado.

Mitos sobre las alergias en perros

Deben aclararse algunos mitos sobre el picor de orejas y algunas enfermedades de los perros:

  • Las afecciones mencionadas en este artículo no son contagiosas para las personas.
  • Cualquier perro podría estar afectado por algunas de estas enfermedades o situaciones. No están relacionadas con mala higiene ni con la raza o procedencia del can. Las pueden sufrir por igual los de raza o los mestizos o aquellos que viven en la calle; lo único que puede influir es que el perro haya sido muy vulnerable desde pequeño.
  • Si hay más animales en casa, como otros perros o gatos, deben tomarse las mismas medidas curativas o profilácticas con ellos, pues quizá se trate de algo contagioso.
  • Debe seguirse el tratamiento médico indicado; siempre hay que recordar que, aunque en apariencia el problema haya desaparecido, si se trataba de un agente patógeno es posible que haya una recaída.